¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

90 años de verdadero amor

Mis abuelos tuvieron una historia de amor de esas que ya no existen en otro lugar distinto a los libros.

De vez en mes escribo columnas que se alejan de la dolorosa realidad nacional. De vez en mes me gusta escribir sobre historias que reflejan las carencias que hay en nuestra sociedad. De vez en mes me gusta escribir sobre el amor. Ese que tanto buscamos y que a tantos nos hace falta.

Esta semana mi abuela Bertha Pérez De Caro, la mamá de mi mamá, cumplió noventa años de vida, y aunque la celebración fue atípica por el momento que estamos viviendo, lo que dijo mientras veía a una parte de su estirpe decirle cuánto la quería me hizo reflexionar sobre las decisiones que tomamos, sobre lo que importa, sobre lo que nos llevaremos de este mundo.

En una época en la que el amor es efímero, en la que nos aburrimos de todos y de todo, en la que el placer y el sexo son más importantes que el espíritu, en la que el compromiso es un lujo, y en la que la gran mayoría de los jóvenes buscamos que nada nos ate a nada (ni a una persona, ni a un trabajo, ni a un horario), es una bocanada de aire fresco escucharla a ella hablar sobre su “eterno compañero de vida”.

Mis abuelos tuvieron una historia de amor de esas que ya no existen en otro lugar distinto a los libros. Una historia con años de intercambio de cartas. Una historia con miradas, en vez de cuerpos. Una historia donde el alma es más importante que el espejo.

Se conocieron cuando ella era una preadolescente y él era un joven que estaba a punto de irse del pueblo a estudiar medicina. Él era apuesto, alto, de ojos azules y cabello rubio. Ella era de piel trigueña, de rasgos fuertes y de estatura baja. Bertha, físicamente (en sus palabras, no las mías), nunca fue “la gran vaina”, pero honestamente jamás lo necesitó. Siempre tuvo una personalidad definida, una inteligencia “muy por encima de la media”, y una espiritualidad envidiable. “No era linda”, dice ella, pero no hubo un solo día en la que él la hubiese hecho sentir algo distinto a hermosa. La amó con locura, la respetó con firmeza, la “dejó ser” lo que quiso (en un tiempo en el que el machismo poco lo permitía) y se hicieron felices durante sesenta y cuatro años.

En la celebración de sus noventa ‘ruedas’, ‘Kika’, como le decimos sus nietos de cariño, lo recordó a él. Habló de cómo el verdadero amor es más poderoso que la muerte, de cómo desde hace ya casi cinco años nada es lo mismo y de cómo espera pacientemente para volvérselo a encontrar. “No es lo que tenemos lo que importa, sino lo que seamos y a los que amamos, lo que realmente vale”, dijo con la tranquilidad con la que siempre dice las cosas.

Así como creo que en tantos aspectos hemos estado moviéndonos hacia adelante y que la modernización ha sido vital para buscar un mundo más humano, también es cierto que como generación, cuando de amor se trata, hemos perdido el norte. Físico sobre espíritu. Cuerpo sobre alma. Sexo sobre el amor.

Y aunque no tengo muchas certezas en esta vida, esa sí que la tengo: lo único capaz de hacer que uno ame a alguien tanto por tanto tiempo va mucho más allá de lo que es visible para nuestros ojos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Manuel Moreno Slagter

Mercados ambulantes

El fin de semana pasado tuve la oportunidad de conocer una de las versiones de «Mercado a tu barrio». La iniciativa, concebida por la administración distrital, se trata de una serie de montajes ambulantes que se instalan por cinco días en el e

Leer
Eduardo Verano

Tiempos de reconciliación

El cristianismo funda al mundo occidental. Parece que no es así, pero es así. Contra la historia del hombre nada hay que hacer y la cultura occidental tiene en su seno una fuerte raíz: el cristianismo. En este mundo racionalista e ilustrado sue

Leer
Roberto Zabarain

¡No firme!

En Colombia no hay nada más permanente que lo provisional. Sobran los ejemplos de medidas y decisiones que, para evitar airada reacción ciudadana, se disfrazan de provisionales, y terminan empeoradas y sempiternas. Sobran también los ejemplos d

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web