¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Hastío de lo malo

Torrentes de información nos mantienen actualizados sobre el desarrollo de esta pandemia que nos ha tocado vivir. Por donde uno logre asomarse hay datos, noticias, testimonios, alarmas (sobre todo alarmas), y todo un catálogo desplegado para que no logremos olvidar ni por un segundo esta escabrosa situación. Se entiende la necesidad de estar informado, pero quizá a la persona común y corriente, a todo aquel que no trabaja en el campo de la salud o que no tiene responsabilidades derivadas de las funciones gubernamentales, de nada le sirve saber que hubo un muerto o un contagiado más en España o en cualquier lugar, ni la escasez de máscaras y de respiradores en Estados Unidos, o las aterradoras previsiones sobre el futuro económico. Incluso divulgar en exceso nuestras propias carencias, en todos los sentidos, puede ser algo superfluo, dado que evidentemente las conocemos y sólo asustan y tensionan de más. Ya en estos momentos sabemos que esto nos cayó encima sin estar preparados, como a todos los países del planeta, y que debemos aguantar, esperar y armarnos de paciencia, empatía y comprensión.

A estas alturas considero que los ciudadanos ya sabemos lo necesario y que lo único que nos faltará será conocer las buenas nuevas y las disposiciones y recomendaciones del Gobierno, para seguirlas y hacer caso. Creo que es mejor enterarse de que se recuperó una persona en Italia a seguir el recuento de sus fallecidos, o darnos cuenta de algún avance, aunque mínimo, de cualquiera de los trabajos científicos por encontrar una cura que nos alivie. Siento hastío de lo malo, por eso me gustaría que se hicieran esfuerzos mayores para divulgar con insistencia los avances, los logros, esos pequeños pasos que nos llevan en la dirección correcta. Cada uno puede poner de su parte. Tratar de que el virus no se vuelva el monotema de nuestras conversaciones es una de las cosas más saludables que podemos hacer.

Cuando logremos superar esto vendrán los balances. No creo que los cambios sean tan sustanciales como algunas personas quieren creer, pero evidentemente habrá ajustes que serán permanentes. Particularmente me ha llamado la atención la diligencia del sector público y privado para ajustarse a lo que reclaman las circunstancias, al observar cómo ciertos trámites y decisiones que normalmente nos tomarían años, se alcanzan en tan solo una semana o menos. Por ejemplo, si alguien nos hubiese anticipado que era posible que en menos de un mes prácticamente toda la educación en nuestro país pasaría a ser impartida de manera remota, aunque fuese parcialmente, lo hubiésemos tildado de loco: hay que reconocer lo rápido que se pueden zanjar las diferencias conceptuales cuando hay una causa común. Ojalá que eso no se nos olvide y lo hagamos norma, sería el mejor regalo que nos podría dejar este delicado momento.

moreno.slagter@yahoo.com

Columna de opinión - Columnista - opinión -

Más Columnas de Opinión

Javier Castell Lopez

Colombia Vs. Alemania

El pasado domingo, Caracol televisión nos trasladó 30 años atrás, para volver a vivir uno de los  partidos más emotivos y distinguidos de la historia reciente del fútbol nacional: Colombia vs Alemania. No será mi intención en este bre

Leer
Iván Cancino G.

#IndolenciaEs

En casi tres meses de aislamiento muchos sectores han sufrido un daño enorme, hemos visto como han reducido sus recursos, como se han cerrado negocios que llevaban décadas funcionando y que eran íconos en sus ciudades, y otros que están en cui

Leer
Marjorie Zúñiga Romero

¿Renta Básica Universal?

La pandemia ha conseguido que en Colombia se le preste un interés sin precedentes a la Renta Básica Universal cuya discusión avanza vertiginosamente. El centro del debate está menos en términos de cómo sostener este derecho y, más en cuando

Leer
Enrique Dávila

Trillar, kóbid o kovíd

P.: Hace algún tiempo, cuando besábamos a una mujer decíamos “la trillé”. No he vuelto a oír ese término. Armando Cuello L., B/quilla

R.: Trillar es voz en desuso, que en la Costa alude al hecho de besar ardorosamente. El dicc

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web