El Heraldo
Opinión

El puente descuidado

No abandonamos del todo la vieja costumbre que nos lleva a descuidar, a veces hasta la ruina, lo que con tanto esfuerzo logramos construir.

Hace más de cinco años, en este mismo espacio, especulé sobre la posibilidad de crear una oficina distrital que fuese capaz de responder por el mantenimiento de nuestras obras públicas. En aquel momento me inquietaba el estado de abandono que mostraban el malecón de La Loma y la remodelación del Paseo Bolívar, ambos muy depredados y reclamando apremiantes intervenciones. Tal propuesta no era más que un ejercicio inane, sin pretender nada diferente a llamar la atención sobre la perniciosa desidia que sigue luego de la culminación de la mayoría de nuestras obras. Aunque mucho se ha mejorado —el mantenimiento de los renovados parques es digno de aplaudir—, sigo encontrando casos que no se compadecen con nuestros escasos recursos. El nuevo puente Pumarejo es probablemente el más llamativo.

El martes 13 de octubre se registraba en este diario que el Invías se había comprometido a instalar cámaras de seguridad en el nuevo puente, buscando controlar los robos y el vandalismo que lo asolan. Ese fue el principal acuerdo luego de la celebración de una «mesa técnica» que se convocó para conversar sobre los problemas que enfrenta el funcionamiento de la emblemática infraestructura. También me pareció entender que se constituiría una «gerencia conjunta» para hacerle revisiones periódicas a lo que se pactó en la mesa mencionada, incluyendo las acciones de mantenimiento. Nada nuevo. En febrero de este año, recién inaugurado, se había informado algo similar tras una apurada reunión que pretendía definir quién se encargaba del puente, cosa que al parecer no estaba clara en ese momento y que por lo visto no ha logrado aclararse todavía, ocho meses después. Desconozco cuantas «mesas técnicas» harán falta para resolver un asunto tan trascendental, pero más nos vale apurarnos.

Encuentro inexplicable que una inversión de más de 800.000 millones de pesos esté a la deriva, o cuando menos sin un derrotero claro. Nada de lo que está pasando, los robos, el vandalismo y el normal deterioro, pudo tomarnos por sorpresa: el puente se comenzó a construir en agosto del 2015, lo que nos dio tiempo suficiente para ponernos de acuerdo sobre sus riesgos inherentes y sobre la entidad que debía administrarlo, o constituir una, en caso de que fuese necesario. Aparentemente, y a pesar de los cuantiosos recursos que estaban en juego, nadie fue capaz de advertir una falta tan evidente.

No abandonamos del todo la vieja costumbre que nos lleva a descuidar, a veces hasta la ruina, lo que con tanto esfuerzo logramos construir. Seguramente el nuevo Pumarejo requerirá pronto unas inversiones adicionales, con lo cual vendrán los respectivos señalamientos que activarán a los departamentos jurídicos de las entidades que se involucren. Nadie será responsable. Y mejor no hablemos del puente viejo, que sigue allí, tan campante, como un triste monumento a la improvisación y al mal juicio.

moreno.slagter@yahoo.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
José Félix Lafaurie

La Colombia de Petro

Tuve una pesadilla. Amanece el 8 de agosto de 2022 y Petro se levanta adormilado, se tercia la banda presidencial, se mira al espejo, se empina, saca pecho y se regala su mejor sonrisa socarrona. Se siente el Bolívar -no Gustavo sino Simón- del

Leer
El Heraldo
Indalecio Dangond

Un talento llamado Silvestre

Eran tal vez las 4 de la madrugada de aquel 12 de mayo de 1980, cuando en el hospital de Villanueva (La Guajira) nació un niño que llevaría el nombre y apellido de su abuelo Silvestre Dangond.

Sus años de niñez y adolescencia los vi

Leer
El Heraldo
Enrique Dávila

¡Eche!, etimología, Amira

¿Qué es el ‘¡eche!’ barranquillero? M. Arteaga, Cali Textos sobre costeñismos dicen que “es interjección despectiva”. Alario Di Filippo afirma que “tiene cierto sentido de protesta”. No se relaciona con la interjección ‘¡che!

Leer
El Heraldo
Marcela Garcia Caballero

La ciudad del progreso

¿Por qué nos debe importar tanto que haya venido el Rey de España a Barranquilla? ¿Por qué hay tanto alboroto porque haya llegado ‘un señor’ a estas tierras caribeñas? ¿Por qué la ciudad se paraliza por algo tan ‘superfluo’?

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.