El Heraldo
Opinión

Cuando la muerte llama a tu puerta

Casi sordo, desesperado, porque a ella, la música, su amada inmortal, no la podía escuchar en su piano, Beethoven, con el oído pegado a las teclas componía sus obras. Su sordera lo llevó a sentir la profundidad de los sonidos, como un genio de la química nos legó con notas musicales la fórmula melódica de la vida que culmina con la exaltación a la alegría, la Novena Sinfonía. Regaló la de los golpes secos de la Muerte contra nuestra puerta, la Quinta, llamada la Sinfonía del Destino, que estrenó en 1808, en el Teatro de la Ópera de Viena cuando tenía 32 años, atormentado por la soledad del silencio.

Esas cuatro notas del comienzo que van de dos en dos, repetidas, ta ta ta tannnn llegan sin previo aviso a abrir la Sinfonía como llegan los cobradores a la puerta del pobre o al celular que tiembla en la mano del asalariado que, de improviso, después de haber vendido durante años su cuerpo a una empresa, se queda sin el pago en dinero, porque una adversidad detuvo el engranaje económico del mundo.

Suena el Destino tremendo en el piano de Beethoven por toda la Tierra sin distingos de clases, de razas, de credos, de países porque la Muerte, ensañada con los migrantes, con los desplazados, con los indígenas, con los líderes sociales decidió recordarle a quien se ufana de tener casa propia, de dinero para viajar y postear una selfie desde el Himalaya que se presentará en la vida de cualquiera cuando le venga en gana. 

Se derrumba estrepitosa y dolorosamente el capitalismo bajo la batuta del genial director de orquesta Herbert Von Karajan al frente de la Filarmónica de Berlín. A golpe de tambores secos, duros, resueltos cae el sistema sobre los más pobres, los que se presentaron ante el capital solo con la fuerza de sus manos. Desnudos como vinieron, además con hambre, los aplana esta economía que de un día para otro se le desarma su inhumano engranaje de siglos.

Nos dirigen las trompetas de la Sinfonía hacia la pieza más perversa de la maquinaria, la que ha exprimido a la periferia trabajadora del mundo utilizando el excedente de la producción, que, como en una espiral diabólica, ascenderá por la codicia hasta llegar a la perversa: acumulación de riqueza.

Ella, fundará compañías y propiciará la consecuente contratación de la vida del trabajador para beneficio de los dueños del capital imprimiendo más velocidad al mundo económico, engullendo a los asalariados, naturalizando que unos sean ricos y otros pobres, escondiendo la razón de esa diferencia como en un juego de magia frente a los ojos ciegos de los empleados que crean la riqueza con su fuerza, con su cuerpo, con su vida; nadie se los dice ni nadie se los paga. 

La música de Beethoven deja silencios en las cuerdas de los violines dirigidos por las manos de Herbert Von Karajan, que se esparce durante este confinamiento mundial como leves entradas de luz que pueden iluminar el pensamiento del trabajador y el corazón de los millonarios; para que unos luchen por la dignidad de no ser usados y los otros, respeten la igualdad que nos da la vida, que nos da la muerte, el Destino de todos nosotros.

luceromartinezkasab@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hernán Baquero Bracho

El río que se robaron

Villanueva, por varias décadas, se convirtió en la despensa natural del sur de La Guajira y del norte del Cesar. Por un lado los excelentes suelos con que cuenta el municipio y por el otro con el agua abundante que provenía especialmente de la

Leer
El Heraldo
Álvaro Villanueva

El valor de la juventud

Insistir en que la pandemia no se ha terminado, y faltan muchas cosas para entender, reconocer, y enfrentar, es como querer tapar el cielo con las manos. Cuando el número de contagios es creciente, las camas ya no son suficientes, y los fallecimi

Leer
El Heraldo
Julio César Henríquez

Buena, abierta y decente

El hábito no hace al monje” afirman algunos, honrando el refranero del castellano. Otros más eruditos citan la famosa frase del emperador romano Julio César sobre su esposa Pompeya: “La mujer del Cesar no solo debe serlo, sino parecerlo”.

Leer
El Heraldo
Hernando Baquero Latorre

Poner el brazo

En medio de las impactantes cifras diarias de fallecidos por la pandemia, el país avanza con el plan nacional de vacunación. Las frustraciones iniciales por la llegada a cuentagotas de las primeras dosis afortunadamente empiezan a quedar atrás.

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.