El Heraldo
Opinión

Los cojonudos

Toda vez que ya hemos atravesado penosamente el tortuoso camino de otra campaña presidencial, esto es haber soportado con estoicismo muchos meses de propuestas reencauchadas, consignas extremistas, enfrentamientos, calumnias, provocaciones, engañifas, zancadillas, componendas y, finalmente, insospechadas alianzas, los colombianos deberíamos tener un criterio bastante lúcido para elegir al próximo presidente. Pero, sucede que entre tanto discurso veintejuliero, entre la abundancia de promesas provenientes de una estirpe de charlatanes, entre el torrente de mentiras que proclama defender esa invención llamada democracia, a tres días de los comicios son muchos, pero muchos, los que no lo tienen. No es fácil tenerlo. Cuando en una sociedad un confeso sicario y furibundo seguidor de determinadas ideas políticas aparece públicamente a maldecir y amenazar a los seguidores de un candidato opositor sin que esto tenga consecuencias, es improbable que dicha sociedad tenga un criterio ético y razonable, o buen juicio para formarse una opinión acertada de las cosas. 

Lo que llamamos realidad es un producto de la mente, que es el receptor inmaterial de la información que origina todas nuestras reacciones. Como tal, la felicidad y el sufrimiento operan como ejes de un engranaje que moviliza esa especie de ficción que llamamos realidad y que, tanto individual, como colectivamente, construimos mediante el lenguaje. Sin el lenguaje nada puede ser nombrado, y, pese a que nunca alcanza a traducir lo que la mente concibe, sin el lenguaje nada existe. Cabe recordar que, por tal razón, él ha sido utilizado para modificar lo que las masas perciben como real o auténtico, por lo cual ha sido siempre el instrumento de dominación por excelencia al que se ha recurrido periódicamente en la historia de la humanidad. Para el cierre de la campaña electoral salió el sicario a decir a los seguidores del candidato que odia “Mi fusil hablará por mí”; y, aunque el sujeto –a quien no daremos nombre para no darle existencia– se redujo extrañamente a disparar con las palabras, en ellas se encuentra inscrito su tenebroso modo de obrar: silenciar, y para siempre.

Está visto que, así como el lenguaje consigue dar una idea de realidad, también esboza una idea de quien habla. A tres días de los comicios las redes sociales replican una serie de mensajes que, entre otras cosas, demuestran el vergonzoso criterio de los votantes que elegirán al presidente de la República. Que a Fajardo le hace falta consistencia y verraquera. Que a De la Calle le falta ética y juventud. Que a Petro le falta clase, honestidad y quitarse la cara de huevón. Pobres argumentos que reclaman a gritos educación. Aunque en algo tienen razón: al discurso ético de Sergio Fajardo le falta esa maquiavélica consistencia de la que está superdotada la clase política tradicional, y que siendo traducida en verraquera los adeptos a los gamonales cojonudos reverencian.

berthicaramos@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hugo Illera Jiménez

El caso ‘Cariaco’ González

Es el minuto 14 del primer tiempo. Junior y Nacional juegan en el Metro. ‘Cariaco’ González recibe el balón sobre el sector izquierdo, avanza, centra con el pie derecho, ya no tiene el balón, de improviso, y sin él verlo llegar, Edwin Torr

Leer
El Heraldo
Tatiana Dangond

¿Qué podemos hacer?

En medio de tantas noticias catastróficas a nivel nacional y global, parece que no hubiera espacio para nada diferente al pesimismo. Ese sentimiento, que muchas veces es individual y, como sucede ahora, colectivo, nos genera problemas adicionales

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Petro radicalizado

Petro se radicaliza. Acentúa su giro a la izquierda extrema. Una de las tácticas es barrer con los técnicos del gobierno y nombrar leales. Aunque no son ni mucho menos los únicos casos, en Planeación nombró a un activista de izquierda, antig

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.