Columnas de opinión |

Las canciones canallas sobre las mujeres

¿En qué piensan una madre o un padre y su familia que filman y suben el video a redes cuando su hija de tres añitos restriega sus nalgas contra la pretina de un niño de cuatro o cinco, al son del infeliz ritmo que asola a la sociedad? Desde luego hablo del reguetón y la champeta, bailes de adultos y de espacios cerrados que han popularizado las emisoras de mayor audiencia cuyos locutores alcanzan a usar lo soez como estímulo al oyente y los vídeos de grandes cantantes que otrora componían letras hermosas y ahora, persiguiendo el disco de platino, han caído tan bajo como para juntarse con los creadores e intérpretes de esa no música cuya virtud es el pegajoso bit de fondo.

Ese bon, bon, bon permanente imita el sonido del corazón de la madre que escucha el no nato mientras disfruta del mayor estado placentero que conoce todo mamífero: flotar en el líquido amniótico en la barriga de mamá. Y esa es para mí la razón clave por la que se han convertido en lo más escuchado y bailado desde en las fiestas infantiles, pasando por bares y cantinas, discotecas y casetas. Es un baile completamente genital, un restriegue obsceno y excitante que produce erección masculina y humedad femenina a cualquier edad, porque el instinto sexual como el de supevivencia nace listo para su uso y solo la cultura y los valores logran que como mamíferos pensantes aprendamos a disfrutarlo cuando llegamos a la edad adulta, con madurez y mutuo consentimiento.

A esa contundente realidad (los bebés se auto complacen en la cuna frotando sus piernitas) hay que añadirle la inmundicia de letras donde las mujeres somos una vagina para el placer del macho y si no lo deseamos con todo y frotis anal el “artista” canta “te tiro al suelo y te lo meto”, “ven pa’ darte lo tuyo mami que estoy caliente”, y podría ocupar todo el espacio con frases de igual o peor tenor, siempre genitales. Tristemente, el bit hace que las chicas canten como imbéciles esas ofensivas canciones y no es de extrañar que un muchacho descontrolado, con su pepa adentro, termine forzando a su pareja a tener relaciones, lo que se llama, violación. Y queda sepultada en el silencio, la culpa y el temor al qué dirán.

Entonces no es de extrañar que casi a diario sepamos de una adolescente, una joven o una mujer madura que es violada, golpeada y asesinada, casi siempre a la salida de una tienda/bar, disco o fiesta de esas peligrosas que se organizan por redes y hasta última hora es que se sabe dónde será y solo suena, reguetón y champeta. Y para más INRI de hacia dónde va este país de toda clase de violencias, el presidente Duque consulta sobre la cultura a Maluma, cuyas canciones son bastante cuestionables. Eso leí en redes, vi la foto de los dos muy amigables. Estamos perdidos. 

losalcas@hotmail.com

Has llegado al límite de acceso a noticias para usuarios no registrados.

Registrate con tu correo y disfruta gratis las noticias.

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web