El titulo es:Lo bueno, lo malo y lo peor
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Tienes 5 artículos gratis restantes

    Regístrate a EL HERALDO y disfruta de contenido ilimitado y muchos beneficios.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

09:13

El herido se encuentra recibiendo asistencia médica en la...

08:54

El agresor fue capturado y dejado a disposición de la...

08:29

El caso ocurrió este domingo en la calle 51B con carrera 2G...

07:37

La mujer logró llamar a un amigo pero la comunicación se...

Jordan Yamatomo se adjudicó la victoria.
00:00

Harold Ramírez se fue de 4-1, mientras que Tayron Guerrero...

00:00

Se mide hoy a la Ecuador del ‘Bolillo’, a partir de las 2 p...

El DT Comesaña liderará los trabajos en la sede.
00:00

El plantel está citado hoy a las 7:30 a.m. en la sede...

Centro de Convenciones Plaza Mayor.
00:00

Durante tres días, del 26 al 28 de junio, Medellín acogerá...

Líderes sociales y  miembros de la Mesa Sucreña por la Paz debatieron en Sincelejo.
00:00

La delegada de las Plataformas de DDHH se reunió en...

Óscar Mercado (d)  celebra junto a Jason Kipnis.
00:00

Óscar Mercado pegó un hit y remolcó una carrera.

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Lo bueno, lo malo y lo peor

Acabó, por fin, el extenuante proceso electoral, y tenemos nuevo presidente. La búsqueda de identidad, llevada a cabo en interacción con los demás, y la necesidad de pertenecer y ser aceptado por una colectividad –donde, más que la legitimidad de las ideas, prima la urgencia de sentirse apreciado y protegido– fueron definitivas para atizar el maniqueísmo político que vivimos los colombianos durante los últimos meses. Acabó, por fin, la perturbación comunal por el triunfo o la derrota. Como ocurrió en el 2010, millones de simpatizantes del expresidente Uribe cerraron filas coherentemente alrededor del candidato del CD y consiguieron una victoria indiscutible. Ahora podremos retomar –si acaso no nos sorprende otra trifulca producto de una traición inesperada, o de los desplantes propios de los egos investidos de poder– las vanas conversaciones y las enclenques y habituales relaciones fraternales. Pero, no nos llamemos a engaño, nunca seremos los mismos. Así como las batallas del amor acaban por develar lo que se oculta por años con ingeniosa destreza, en la manera de asumir una gesta electoral entrevemos los absurdos matices del alma humana. Por dicha, cambiaremos de tema. Podremos volver a hablar de los aretes que le faltan a la luna, o de la arbitrariedad del rayado de las cebras; qué gusto será subir al ascensor sin la zozobra de intuir lo que viene cavilando el vecino opositor, y dejar entre renglones la fatídica fusión político-religiosa que nos mantuvo un buen tiempo, como decía mi abuela, con el marisco revuelto. La verdad, ya estábamos hasta el moño tanto de Duque como de Petro, pero, sobre todo, de los fanáticos partidarios belicosos que se sumaron a la causa haciendo del ejercicio democrático una cruzada furibunda colmada de agravios. No será fácil para Duque; en contraste con el incierto 2010, necesitará de algo más que tres huevitos para devolverle la cordura a esta patria delirante y dividida que, pese a todo, cumplió con el máximo derecho y deber que tienen los ciudadanos. Por ahora, y mientras el próximo gobierno se pone a punto de caramelo para asumir tan complicada tarea, hay que dar testimonio de tres cosas.

Lo bueno: el compromiso de Duque. “Nuestra bandera será la lucha frontal contra la corrupción, la politiquería y el clientelismo” “No vamos a fracturar la justicia, ni vamos a llegar a desinstitucionalizar a Colombia” “No vamos a hacer trizas los Acuerdos” Ojalá no se le olvide.

Lo malo: insólito que el expresidente Uribe, el líder del CD vinculado a investigaciones por nexos con grupos ilegales, y cuyo gobierno estuvo envuelto en escándalos de corrupción, sea la figura más influyente del nuevo equipo de gobierno.

Lo peor: el servilismo y oportunismo de los medios de comunicación y la clase política tradicional, y la ofensiva lenguaraz e incompetente llevada a cabo en las redes sociales. 

Acabó todo ¡por fin! y, como dijo el ciego, amanecerá y veremos.

berthicaramos@gmail.com

Imagen de cheyenn.lujan
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Lector de noticias
Acceso ilimitado
Rincón Juniorista
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
Vea aquí todas las noticias de la selección Colombia
Gana acertando los marcadores de la Copa América