El Heraldo
Opinión

Otra cosa es con guitarra

Sin embargo, en las últimas semanas se ha hecho popular un refrán chileno para describir su gestión: “Otra cosa es con guitarra”. Es decir, criticar es una cosa y gobernar es otra. La Convención Constituyente ha corrido con la misma suerte, el plebiscito que le dio origen fue aprobado con un 80 % de los votantes, y hoy su gestión es aprobada por un paupérrimo 25 %. ¿Qué pasó y cómo entender tal volatilidad política? 

Hace cuatro meses, el mundo entero y en Colombia se celebraba el triunfo electoral de Gabriel Boric como presidente de Chile, que parecía estar justificado por las ideas de cambio que representaba y por encarnar a una juventud idealista y luchadora. Sin embargo, en las últimas semanas se ha hecho popular un refrán chileno para describir su gestión: “Otra cosa es con guitarra”. Es decir, criticar es una cosa y gobernar es otra. La Convención Constituyente ha corrido con la misma suerte, el plebiscito que le dio origen fue aprobado con un 80 % de los votantes, y hoy su gestión es aprobada por un paupérrimo 25 %. ¿Qué pasó y cómo entender tal volatilidad política? 

Una regla básica de la democracia es entender que las mayorías son circunstanciales y que los oponentes no son enemigos. El gobierno de Boric y la Convención Constituyente han pecado de revanchismo, y a su inexperiencia con la cosa pública se ha sumado un idealismo peligroso que parte por rechazar la voz de los técnicos. A la Convención Constituyente, por ejemplo, se le dio el mandato de redactar una nueva carta magna; no obstante, desde su directiva se negaron a escuchar a campesinos, agricultores, mineros (sí, en un país minero), empresarios e incluso académicos. ¿Quiénes podían participar? Quienes tuvieran ideologías afines con la directiva. No es de extrañar que lo que comenzó con una censura a “la derecha” o todo lo que olía a oposición, ha llegado a ser mayoría. 

Un segundo error, que explica el enojo de amplios sectores del país austral, se relaciona con los propósitos refundacionales que parten por desconocer logros de occidente como el Tribunal Constitucional, la independencia del Banco Central o la existencia del Senado como contrapeso del Ejecutivo. Para usted que me lee, estas instituciones que damos por sentado en nuestras democracias no solo protegen al ciudadano promedio de gobiernos dictadores, también evitan que lleguemos a ellos.  

Un hecho que llama la atención de los estudiosos de este caso se relaciona con las iniciativas ciudadanas; es decir, la posibilidad que les dieron a los chilenos de presentar proyectos para su discusión cumpliendo un mínimo de firmas. Iniciativas como la libertad de culto o de enseñanza, que en Colombia tienen un rango constitucional y que recogieron más de 200.000 firmas, fueron consideradas “poco relevantes”, dándoles 5 minutos para su presentación. A escasas dos semanas de terminar su trabajo (el 4 de septiembre será la votación del plebiscito de salida), estos derechos fundamentales no fueron incluidos. 

No son pocos quienes vieron en esta instancia una oportunidad para superar la crisis de 2019. Paradójicamente, muchos de sus promotores, entre ellos el expresidente Ricardo Lagos, no solo están arrepentidos, sino que han reconocido que su aprobación significaría conflicto y retroceso para toda la sociedad chilena. Frente a declaraciones como estas y la victoria contundente que las encuestas le dan al rechazo de salida, los nostálgicos de la revolución hoy hablan de una tercera vía que pueda incluir a los técnicos. Una vez más, la experiencia chilena nos enseña que no somos inmunes a las promesas de una revolución gloriosa, relajarnos frente aquello que la ponga en riesgo es no entender que, en política, ni las libertades ni los derechos se dan por sentado.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hugo Illera Jiménez

El Junior que veremos

El jueves debutará el Junior de Barranquilla, dirigido por Juan Cruz Real, en la segunda Liga del año cuando visite a Patriotas, en Tunja.

En medio de la preparación del plantel está la finalización del traspaso de Miguel Borja a Ri

Leer
El Heraldo
Katherine Diartt Pombo

Ni en el frente nacional

El aglutinamiento de partidos y líderes políticos alrededor de la figura de su antes enemigo Gustavo Petro, es cuanto menos: sorprendente. La retórica del Gran Acuerdo Nacional les está funcionando y eso no tiene que ser malo per se; lo que s

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Nuevo liderazgo regional

En parte esto se debe a que se desató en toda la región una expectativa sobre si Petro iba a lograr, por primera vez en Colombia, que llegase al poder un gobierno de un espectro ideológico distinto al tradicional: un líder de corte socialdemó

Leer
El Heraldo
Tatiana Dangond

Lo que necesita Santa Marta

Con el inicio de la temporada turística es usual que múltiples personas, amigos y conocidos me escriban preguntando sobre recomendaciones de lugares, restaurantes y tours en Santa Marta, una ciudad que sin duda es de las más concurridas en las

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.