El Heraldo
Opinión

Olímpicos y mujeres

En cuestión de días, y a pesar de sus muy escuetas excusas, se vio obligado a presentar su renuncia y fue así como en Tokyo salieron desesperadamente en búsqueda de  mujeres que ayudaran a limpiar la imagen después de lo sucedido. Las escogidas fueron, Seiko Hashimoto, para coordinar la organización -laureada mujer del deporte- y para prender la llama, Naomi Osaka. 

Naomi Osaka, la tenista japonesa fue la encargada de encender la llama olímpica. Por supuesto, es la actual mega estrella en el firmamento deportivo asiático (aunque criada desde niña en Estados Unidos); sin embargo, además es: mujer. Y la organización de los JJOO lleva ya varios meses intentando limpiar su imagen frente a diferentes escándalos en los cuales quedó demostrado que las directivas no respetaban las políticas de equidad de género.

Yoshiro Mori, quien fuera Primer Ministro de los nipones y que hasta hace unas semanas fue el presidente de la organización de los juegos Olímpicos, fue removido de su cargo por declaraciones sexistas que conmocionaron no solo a los más feministas sino a la población general. Pues nadie se explicaba cómo un evento que debe ser ejemplo de valores, era dirigido por un hombre capaz de irrespetar al género femenino.

El personaje dijo que prefería trabajar solo con hombres, pues las mujeres hablábamos mucho y volvíamos ineficaces las juntas directivas. En cuestión de días, y a pesar de sus muy escuetas excusas, se vio obligado a presentar su renuncia y fue así como en Tokyo salieron desesperadamente en búsqueda de  mujeres que ayudaran a limpiar la imagen después de lo sucedido. Las escogidas fueron, Seiko Hashimoto, para coordinar la organización -laureada mujer del deporte- y para prender la llama, Naomi Osaka. 

A pesar del intento por enmendar lo ocurrido, lo cierto es que no deja de ser impactante que una sociedad como la japonesa, sea tan profundamente machista, y que hombres como Mori, puedan ir por el mundo haciendo este tipo de comentarios que consideran "graciosos e inofensivos" pero no lo son.Que sirva todo esto para reflexionar el rol que jugamos las mujeres que contamos con el privilegio de llegar a espacios de toma de decisiones. 

Desafortunadamente en el Caribe colombiano, especialmente, es aún difícil encontrar jefes hombres que no maltraten ya sea verbal o físicamente a sus subordinadas. Y si usted le parece que exagero, escoja 5 mujeres cercanas y pregúnteles…

¿Hay algo que se pueda hacer al respecto? Si, por supuesto, continuar indignándose, denunciando, y evidenciando este tipo de conductas cuando ocurran. Porque no son normales y mucho menos aceptables. No es verdad que una mujer necesita ser "corregida" a gritos, este tipo de patrones tan comunes, deben ser erradicados. Y como hicieron en Japón, impedir que estos personajes crean que pueden dirigir una empresa o gobernar un territorio.

Hoy creo ser una de esas contadas privilegiadas que en esta etapa laboral no vive ese tipo de episodios. Por fortuna, la academia es una especie de oasis donde dichos maltratos son inadmisibles. Pero no deja de ser doloroso, el relato de cada amiga, que no soporta su día a día laboral. "Es que el jefe es así"; bueno, si es así, hay que cambiarlo y exhibirlo, a ver si despierta y se da cuenta que nadie debe ser sometido con tales maneras.

En Colombia tenemos aún un largo camino en esta materia, ojalá surjan nuevos liderazgos tanto masculinos como femeninos, que se edifiquen en el respeto y no solo en la consecución de resultados - porque lo segundo es importante, pero lo primero es fundamental.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Francisco Cuello Duarte

¿El barco se está hundiendo?

Cada día que pasa Colombia se parece más a Venezuela, en cuanto a su pobreza, sin que se haya producido un cambio en la dirección política del Estado, pues todo sigue en manos de quienes han manejado el poder en estos 200 años de independenci

Leer
El Heraldo
Cecilia López Montano

Cuando todo es histórico

Cuando todo lo que se hace es histórico la simple lógica demuestra que nada es histórico. Es tan elemental esta afirmación que debería ser innecesario recordarla, pero las circunstancias obligan. Esto es exactamente lo que le está sucediendo

Leer
El Heraldo
Nicolás Renowitzky R.

Salvar a Monómeros

La de Monómeros Colombo Venezolanos S.A. es una de esas historias que son bellísimas en sus comienzos, cuando de pronto se atraviesa una desgracia y acaba con el encanto para terminar en desastre.

Desastre que tiene nombre propio. Empr

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.