El Heraldo
Opinión

El Chelsea y Londres

“Los barranquilleros son muy indisciplinados”; “En Barranquilla las UCI están a tope y ellos siguen de fiesta”; “es que uno va allá y todo el mundo anda sin tapaboca”. Puras generalizaciones erradas como todas, y en especial cargadas de prejuicios por los habitantes de la costa. 

El Chelsea quedó campeón de la Champions League. Y Londres se llenó de borrachos en sus calles sin tapaboca ni distanciamiento. Era tal la euforia, que la hinchada, para bien o para mal, olvidó la covid-19 por una noche. Esta no es una columna deportiva, es de análisis político, el que siempre intento hacer… La supuesta indisciplina entonces se reconfirma: no es exclusiva de los latinos ni de los países en vía de desarrollo. No, una ciudad moderna, capital del mundo, sufre de lo mismo, el hastío, la fatiga y la necesidad de regresar a un mundo que tal vez haya dejado de existir, aunque nos neguemos a aceptarlo.

Sadiq Kahn, alcalde de Londres, buscando disminuir las probabilidades de focos exagerados de contagio, junto con las directivas del club, pospuso la calle real para los jugadores en el centro de la ciudad y pidió calma. Pero sus esfuerzos fueron inútiles, con o sin la popular orejona, los fanáticos salieron a celebrar.  El cansancio colectivo, y los micro momentos de oxígeno (como que tu equipo se corone campeón de Europa), son una mezcla fatídica, hasta en el primer mundo.

Es verdaderamente complejo seguir pidiéndole a la sociedad -en cualquier punto del globo terráqueo- que siga encerrada y que, en sus momentos de suma emoción, se adecúe a protocolos de bioseguridad. Eso funcionaría solo en un mundo ideal donde solo la razón primara, pero, por el contrario, en la realidad, hay emociones que no ayudan a que el ser humano priorice la salud pública por encima de su rotundo aburrimiento por este virus.

Sin embargo, lo cierto es que el proceso de vacunación ha sido lento y tedioso, con contadas excepciones (EEUU, Israel…), y que aún nos queda tiempo como humanidad conviviendo con la pandemia y sus consecuencias. El cansancio nos supera, y extrañamos los tumultos de antes. Un buen concierto, un buen partido de futbol. Hoy, estos escenarios están más cerca que hace un año, pero siguen siendo lejanos.

Lo que también es verdad, es que no podemos culpar a los ciudadanos que habitan x o y ciudad, de los diferentes picos y olas. El comportamiento del virus es por supuesto en parte responsabilidad de todos, pero a su vez de nadie. Por duro que nos parezca, no estamos en control. Los barranquilleros hemos vivido cada ola, aproximadamente tres semanas antes que el resto del país. Así mismo las hemos superado previo a los otros territorios. Y tal como por esto último no merecemos un trofeo, tampoco un castigo por lo primero.

“Los barranquilleros son muy indisciplinados”; “En Barranquilla las UCI están a tope y ellos siguen de fiesta”; “es que uno va allá y todo el mundo anda sin tapaboca”. Puras generalizaciones erradas como todas, y en especial cargadas de prejuicios por los habitantes de la costa. He apoyado incansablemente el autocuidado, e intento no rajarme aplicándolo en mi vida privada pero tampoco podemos señalar y enjuiciar a cada individuo que busca socializar, tratando de no enloquecer en medio de cada cuarentena.

@KATHYDATOS

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Eduardo Verano

Democracia y partidos políticos

La democracia contemporánea es fundamentalmente representativa, lo que indica que, el gobierno democrático se ejerce mediante representantes que deben ser seleccionados en un proceso electoral regulado por leyes que garanticen la parti

Leer
El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

35 años de cine

El pasado 8 de septiembre, la Cinemateca del Caribe cumplió 35 años. Que en nuestra ciudad sobreviva una institución de esa naturaleza, dedicada a promover la exhibición de películas que suelen evadir las carteleras comerciales y a propiciar

Leer
El Heraldo
Julio César Henríquez

Los síntomas de la belleza

¿La suerte de la fea, la bonita la desea? ¿Quién dijo que el refrán popular es una verdad absoluta? Al parecer la idea de la belleza es una subjetividad presumida desde una aparente objetividad por quien la califica, la promueve o la denuncia.

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Una mujer

Ya empezaron los precandidatos presidenciales a desfilar por las capitales del Caribe sosteniendo que el futuro del país está en la costa, y anunciando un tratamiento especial que, claro, nunca llega. Habituados a mentir, ni se sonrojan prometie

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.