¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Las redes sociales, ¿el Hollywood de los pobres?

Por estos días de confinamiento, amplios sectores de la opinión pública manifiestan sentimientos de rechazo y molestia por las repetidas escenas que, en redes sociales, muestran a gente en los velorios, calles o en los alrededores de los cementerios, ambientados con música, baile y licor un cortejo fúnebre.

No se sabe a ciencia cierta, si lo que más ofende a las autoridades y a la opinión pública, es que estas personas violen las normas sanitarias establecidas para paliar la rápida propagación del COVID-19, o la evidente desacralización de la muerte y su ritual judecristiano, o ambas cosas, dado que, en la mayoría de entierros, rápidamente convertidos en tendencia por las redes, tanto los deudos como los familiares y amigos del difunto aparecen danzando y bailando champetas o reguetón, y no asumiendo el duelo con llantos y rezos mientras se dirigen al campo santo.

Por ello la ciudadanía se pregunta por qué estas personas, aun conociendo de las multas y de la posibilidad de ir a la cárcel, persisten en estas prácticas que pone en riesgo la vida de miles de personas, en tanto algunos mandatarios de alcaldías y gobernaciones encuentran en ellas, la excusa perfecta para endilgarle al pueblo la culpa de que los hospitales y centro de salud colapsen a raíz del aumento en los contagios. Esto último, da la razón a los mandatarios, debido a la lógica positivista con que se comprende y explica la realidad que los medios de comunicación reproducen y la ciudadanía tiende a repetir en un ciclo sin fin, pero para bien o para mal, la realidad es mucho más compleja debido a que está tejida por intricados hilos de relaciones de poder cuyos caminos se entrelazan por senderos no muy claros, más bien difusos, terminando todos imbricados y apelmazados en una suerte de bola bastante difícil de desenredar.

Pero, entonces, ¿qué puede explicar este comportamiento? ¿Por qué algunas personas han tomado las redes sociales para mostrar sus intimidades y su vida privada? Bien podría servirnos lo que el filósofo coreano Chul Han señala en El enjambre, que el afán de mostrarse es mayor que la vergüenza de exhibir la intimidad y la vida privada.

Sin duda las clases populares, mayormente, han encontrado en las pantallas de los Smartphone, una vitrina en la cual mirarse, y al decir de los amantes del cine, las redes sociales bien han podido convertirse en el Hollywood de los pobres y esta tentación de elevarse a las pantallas cual celebridad, así sea por algunas horas, supera con creces algún dejo de pudor y vergüenza que pudiera impedirlo.

Son estas las realidades las que, en el marco de estas nuevas relaciones de producción, la economía, las relaciones políticas, culturales, religiosas, militares y sociales en general han ido cambiando y reconfigurándose en la medida en que el control por la información pública y las comunicaciones han dejado de ser propiedad exclusiva del Estado y los medios de comunicación privados tradicionales, para redistribuirse en un reflujo o circulación a través de las redes sociales.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

Ciudadano del mundo

La primera vez que vi a Manuel Zapata Olivella fue hacia 1980 cuando él desarrollaba investigaciones etnográficas en La Guajira. Hacer un compendio de su trayectoria vital y académica requeriría de varios tomos para plasmarla en toda su plenit

Leer
Roberto Zabarain

Keep great

La andanada mediática contra Trump hace recordar la satanización que en el plebiscito montaron aquí contra el NO, tal, que al encuestado le daba pena reconocerlo, y las encuestas, entonces, daban 70 -20 por el sí. Pasará igual en USA. Es que

Leer
Haroldo Martinez

Septuagésimo aniversario

El pasado 4 de octubre mi Facultad de Medicina en la Universidad del Cauca cumplió 70 años de refundada en el siglo XX, ya que tiene una historia en el siglo XIX en un período que va de 1835 a 1890, año en que debió cerrarse por las guerras,

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web