¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Recordando a Camus

Desempolvé mi ejemplar de “La Peste” porque, hoy, frente a la pandemia que asusta al planeta  y a la lucha por la hegemonía mundial, que lo aterra con la caída del precio de petróleo, el alza del dólar, el derrumbe de las bolsas y la pobreza, como si poco fueran los temores por la enfermedad y la muerte, la obra de Camus tiene una doble y pertinente lectura.

La primera, su crónica imaginaria de “la peste” trasmitida por ratas en la ciudad de Orán, hoy aparece  como realidad aplastante, con su incertidumbre y su miedo frente a lo incontrolable, en el mundo del control total de la tecnología y la hiperinformación de las redes.

Hoy Camus reescribiría su alegoría, ya no desde el cerco físico para atajar la enfermedad o la limitación de las libertades para “proteger a la sociedad de sí misma”, sino desde ese nuevo cerco, que parece “libertad”, de información exuberante, mentiras, medias verdades y supercherías, generando desinformación y pánico en las redes, a lo que no ayudan los medios,  con sus agobiantes “especiales” y morbosas contabilizaciones.

Los medios y las redes deben buscar el equilibrio entre la información necesaria y responsable, y el rating y los likes, so riesgo de causar un efecto de anestesia social y “fin del mundo”; no sea que terminemos de fiesta en el desastre, como la orquesta del Titanic. 

La otra lectura, la política, es “la peste” como alegoría de la maldad en la Francia ocupada por “las ratas” del nazismo y del colaboracionismo de Pétain. Es la supremacía de las ideologías -y hoy de los bolsillos- por encima de la humanidad misma, maldad que resurge en medio de la angustia.

La arrogancia de Putin y su nostalgia del poder ampliado de la U.R.S.S., que lo llevó a anexarse Crimea, reaparece con la ruptura del pacto con la OPEP para reducir la producción y sostener el precio del petróleo. A la caída de la demanda por el COVID-19, se suma la sobreoferta por la trepada de la producción gringa, gracias al eficaz pero “costoso” fracking, costo del que se agarra Putin en su lucha por la hegemonía mundial.

A Putin no le importan los Saudíes, ni las consecuencias demoledoras de una recesión en medio del COVID-19 para los países pobres o “en desarrollo”. Lo único que le importa es tener el precio en el piso hasta quebrar a las petroleras de USA y recuperar la hegemonía al lado de los árabes. Hoy, como en La Peste, tenemos héroes para salvar al mundo de la pandemia, pero nos faltan contra la arrogancia del poder hegemónico, la verdadera peste de la historia.

Nota bene. En algún momento habrá que anteponer la seguridad de los colombianos a la solidaridad. La multitud de venezolanos entrando y saliendo con la sola protección de un tapabocas, no solo contradice las indicaciones de las autoridades sobre su uso, sino que es un peligro inminente que sugiere el cierre controlado de la frontera.

@jflafaurie

Más Columnas de Opinión

José Consuegra

¿La vacuna salvadora?

La vacuna contra el ébola tiene hasta ahora el récord del menor tiempo en demostración de eficacia: un año, lo que es considerado un hito en la historia de estas investigaciones. Comúnmente, la elaboración de estos biológicos tarda entre 4

Leer
José Félix Lafaurie

La plata del campo V

Concluyo este ciclo con un tema que, a pesar de su importancia, ha sido relegado por la política pública agropecuaria, dejándoselo, cuando mucho, a la cooperación internacional. Me refiero a La Asociatividad.

La política pública de

Leer
Fernando Giraldo

Ambigüedades

Hagamos un recorrido de lo ocurrido al primero de junio. Teníamos dos alternativas: la primera consistía en no cerrar la vida social para preservar la economía y atender la emergencia con los recursos que se tenían; este escenario nos era dif

Leer
Ricardo Plata Cepeda

Novilidad ¿ahora sí?

El símil se me ocurrió leyendo “La revolución del nega-vatio”, del físico Amory Lovins, quien en 1989 acuñó ese término como el vatio que no se consume, el que se evita gracias al cambio de actitud guiado por la racionalidad y que se lo

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web