Columnas de opinión
Actualizado hace 12 dias

Gómez Jattin en siete jornadas

El poeta es un árbol gigante por donde trepan lectores.

Un buen poeta crece con su audiencia; a medida que ésta aumenta, aumenta la estatura del buen poeta.

La semana pasada, estuve cinco días en Bogotá, que fueron suficientes para comprobar el extraordinario crecimiento que ha experimentado Raúl Gómez Jattin (1945-1997), quien es ahora un árbol gigante por cuyo sólido tronco se ven trepar cada vez más jóvenes lectores y cuyas ramas se extienden a los ámbitos de otros idiomas: el inglés, el francés, el italiano, el rumano y el portugués.

Durante esos cinco días bogotanos, participé en las XI Jornadas Universitarias de Poesía Ciudad de Bogotá, organizadas por la revista Ulrika para exaltar “el legado poético de Raúl Gómez Jattin”. Como ustedes lo habrán supuesto ya, el desarrollo y el cumplimiento de este evento, dirigido principalmente –según lo indica su nombre– al público universitario y previsto para llevarse a cabo, por lo tanto, en las instalaciones de algunas de las más importantes universidades capitalinas, se vieron en buena parte afectados por las protestas que a lo largo de esa semana sacudieron la calma de estos espacios y de sus áreas de influencia. “Algo tendrá que ver con todo esto el espíritu rebelde y turbulento de Raúl”, les comentamos algunos jocosamente a los organizadores.

Sin embargo, buscando sedes alternativas y reprogramando algunas actividades (otras, hay que decirlo, tuvieron que cancelarse en definitiva), el certamen poético logró salir avante. De modo que no todas las lágrimas que se derramaron en Bogotá por esos días fueron causadas por los gases lacrimógenos, pues la poesía de Gómez Jattin, que no es ajena a la ternura, tiene también la capacidad de producir, entre otros, ese efecto; ni toda la conmoción que en ciertos momentos perturbó a algunos fue el resultado del estallido de las bombas aturdidoras, pues si hay una poesía con la potencia suficiente para provocar ese estado de ánimo es la del juglar del Valle del Sinú.

Fue satisfactorio para mí encontrarme con uno de los traductores de su obra, el también poeta Stéphane Chaumet, nacido en la épica ciudad de Dunkerque, quien estuvo a cargo de la antología bilingüe en francés y español Ventre de lumière / Vientre de luz, la cual, además de incluir el trabajo de 14 poetas colombianas, ofrece una muestra de los versos de Gómez Jattin, y que fue coeditada por Éditions Espaces Latinos (Lyon) y Ladrones del Tiempo (Bogotá), en 2017. Chaumet me contó que hay una editorial independiente de España interesada también en publicar la obra de Gómez Jattin, con lo cual, que yo sepa, sería el segundo sello que la editaría en ese país, pues en 2006 ya lo hizo Pre-Textos.

En el número monográfico que publicó Ulrika con ocasión de estas Jornadas Universitarias de Poesía, aparecen ocho poemas del cartagenero vertidos al francés por Chaumet, quien, en una nota de presentación, señala que, mientras hacía esa traducción, sintió el “temor” y el “placer” de dejar sus certidumbres al lanzarse en ese “río sin presente” de la lírica traducida. Los ocho poemas pertenecen a los más reconocidos y populares de Gómez Jattin. No resisto la tentación de reproducir la versión de “Si las nubes…”: “Si les nuages n’anticipent pas dans leurs formes l’histoire des hommes / Si les couleurs du fleuve ne figurent pas les desseins du Dieu des Eaux / Si tu ne rapièces pas avec tes mains de lys les commissures de mon âme / Si mes amis ne sont pas une légion d’anges clandestins / Que deviendra-t-il de moi”. 

Otra joya que me traje de Bogotá fue un ejemplar de la reedición facsimilar hecha recientemente –y agotada ya– de la ópera prima de Gomez Jattin, Poemas, que fue originalmente publicada en 1980 en dicha ciudad. El volumen me ha permitido comprobar que su obra poética empieza con un verso-poema constituido por una intetextualidad paródica que de alguna manera sintetiza los rasgos (cultura literaria y vitalismo insolente) de todo el gran corpus que habría de integrar después esa obra: “Como yerba fui y no me fumaron”.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de vivian.narvaez
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web