¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Horror y banalidad

oAntes de que los médicos forenses llegaran, los militares ya habían “preparado” el cadáver. Lo vestían con ropa negra, botas y ponían restos de pólvora en sus manos. Cuando los expertos se presentaban en el lugar informaban: “Muerto en combate”. Así era clasificado, así se registraba en la prensa, así lo creía el país… así funcionaba una tecnología de la muerte que se fue refinando durante varios años. Secuestraban inocentes, los asesinaban, se inventaba una escena de guerra y los hacían pasar por guerrilleros muertos en combate. La cosa estaba tan organizada que había especialistas en preparar esta farsa macabra que prestaban sus servicios en todo el país. En Dabeiba (Antioquia), un militar contó que para cubrir homicidios asistían a cursos de policía judicial: “Yo sabía cómo se hacía por lo que aprendí en ese curso. Cuando llegaba un muerto nuevo, me pedían que me bajara de la montaña. Me tocaba correr desde allá arriba, desde las antenas, hasta el cementerio para verificar que todo estaba bien: la pólvora, las botas, la ropa”.   

Lo más repugnante es que estas muertes ni siquiera eran parte de un plan secreto fundamentado en una ideología antisubversiva. No lo hacían porque tuvieran sospechas de que fueran guerrilleros, informantes o enemigos ideológicos. Lo que parece estar claro –de acuerdo con las investigaciones que adelanta la JEP y los testimonios de varios militares acogidos a esa jurisdicción– es que las muertes no obedecían a la defensa o a la protección de un orden como el que suele invocarse en las guerras para incentivar a otros a matar al enemigo con facilidad. Mataban gente y los presentaban como guerrilleros para ganar comisiones, permisos, vacaciones. En alguna playa del Caribe seguramente un militar brindó y apuró un trago de ron por la vida a costa de la muerte de algún inocente. Aterra la compleja banalidad y extensión del mal, por eso es importante ir “hacia arriba, hacia lo que provocó el todo”, me dijo una amiga la semana pasada.

La banalidad parece estar tan relacionada con los motivos del horror, que se puede ilustrar con el caso del secuestro de un menor de quince años para matarlo. El militar encargado, ante las suplicas del adolescente, no fue capaz de asesinarlo. Le dijo que “le había quedado grande matarlo y que iba a enviar a otra persona para que lo hiciera”. Por supuesto, la otra persona lo mató, pero al comandante que no cumplió con la misión como castigo lo trasladaron al Nudo de Paramillo. Es decir, todo lo opuesto a las vacaciones en un clima más amable que seguramente le hubieran dado si cumple la orden.

Sabían clasificar a las personas, o mejor, buscaban a la gente que la sociedad ya tenía clasificados como inferiores. Eso disminuía el riego de búsqueda, de indagación, de reclamos. Iban por los que importaban menos. Iban por los habitantes de calle, gente con problemas mentales, jóvenes pobres, campesinos y hasta un lisiado que andaba en una mula. De qué material estamos hechos. Cómo hemos podido seguir la vida y no enfermarnos de tristeza ante este espanto sustentado en motivos banales.

javierortizcass@yahoo.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

William Mebarak

El postre de la vida

No existe un sinónimo de amor tan perfecto que se condense en una sola palabra y esa es: “Abuelo”,  este es un verdadero privilegio que sólo sentimos los que vivimos esa maravillosa etapa de la vida, y llegar a serlo es una bendición d

Leer
Yamid Amat Serna

Dos caminos

Tenía dos opciones: Ponerme a llorar o ponerme a hacer pañuelos para quienes lloran. Tomé la segunda.”

Sus manos registran las huellas del esfuerzo, los sobresaltos esporádicos de su pierna izquierda son una pequeña secuela de sus

Leer
Amylkar D. Acosta M.

Los elefantes blancos

Enhorabuena el contralor General de la República, Carlos Felipe Córdoba, ha resuelto establecer el registro nacional de obras inconclusas en las que están comprometidos recursos públicos, más conocidas como elefantes blancos, que por mandato

Leer
Álvaro De la Espriella

La compensación

Cuando despertamos por las mañanas a veces nos ponemos a pensar, como lo hacen miles de colombianos, cual será en esta semana o quincena el escándalo que estará victorioso o cuál el alarmante acontecimiento que estremecerá los cimientos del

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web