El Heraldo
Columnistas

Si así son los jingles…

Inevitable recaer en el mismo tema en tiempos de campañas políticas: los jingles, tan sonoros y tan cursis. Intuyo, –y el tiempo lo ha demostrado la mayoría de las veces– que la publicidad política en buena parte obedece a todo lo que los candidatos tienen en su cabeza y hasta en su corazón. Y así son los jingles que escuchamos en nuestra radio local producto de la “inteligentísima” creatividad de las campañas. Son desastrosos.

Alguien con cinco dedos de frente y con aspiraciones serias no daría paso a semejante sarta de sandeces en su nombre. Me refiero a las que estamos obligados a escuchar los asiduos oyentes de la radio mañanera en Barranquilla, una retahíla de propuestas realmente indecentes salpicadas de kitsch publicitario. Parece un asunto baladí, pero desde la estética y la creación se puede presumir qué es lo que un aspirante tiene en la cabeza. Resulta que con el ánimo de parecer tropicales, populares y coloquiales se incurre en la rayana chabacanería irrespetuosa contra el ciudadano, obligado a oír vallenatos refritos y champetas y cumbiambas que no tienen nada que ver con lo programático.

¿Por qué razón habría yo de votar por alguien que tiene como bandera un sonsonete mediocre? ¿Cuál es su propuesta, sino el llamado a la mala verbena de barrio? Son ritmos disonantes divorciados de lo que un candidato debe plantear con seriedad a una comunidad esperanzada en cambios reales, no en guachafitas insulsas.

Con sorna, alguien comenta en las redes sociales que muchas de las empresas de jingleros están infiltradas por los enemigos políticos. La burla es bien ganada por la falta de respeto al electorado y la carencia de sentido común al momento da darle luz verde a la publicidad sonora que es un compendio de ordinariez.

Mirándole el lado positivo al asunto, estimemos que la falta de peso en los mensajes puede ser una guía para el electorado, pero también hay mucho bandido que se asesora bien y a altos precios. Se olvidan que el objeto final de un jingle es transmitir información certera sobre un producto político para tornarse en publicidad de fácil recordación y de seducción, en este caso del elector.

Si habría que elegir por la calidad de los jingles, su torpeza insustancial deja muy pocas alternativas para escoger en el departamento del Atlántico y Barranquilla. Que yo recuerde solo está la voz de una señora que dice cuán honesta es, y cuán preparada está. Al menos no tiene ningún sonsonete, solo un ligero acento veintejuliero, pero al menos no es una cumbiambera desaforada.  

No se puede dejar de presumir que si el nivel propositivo para resolver crisis y liderar procesos de los candidatos a corporaciones y cargos públicos es igual a la falta de imaginación en el contenido de los jingles, seguimos en lo que estamos: un baile de incompetentes y pícaros.  

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Haroldo Martinez

¿Y qué?, ¿todo mono?

Ese es el saludo más frecuente entre nosotros y conlleva un deseo implícito de bienestar para quien lo recibe, un amigo. Y también denota confianza, conocimiento del otro y de su entorno, un vínculo. Mañana 30 de julio se celebra el Día Inte

Leer
El Heraldo
Álvaro López Peralta

El papayazo de Bolívar

Lo ocurrido el 20 de julio pasado, durante la elección de la nueva mesa directiva del Senado, después de la instalación del Congreso de la Republica, fue la materialización del viejo refrán popular que dice “papaya puesta, papaya partida”

Leer
El Heraldo
Eduardo Verano

Último año de gobierno

Hay cinco temas que el Gobierno Duque debe focalizar en su último año de gobierno.

Lo primero será llegar a 35 millones de vacunas antes del fin de año para lograr la inmunidad de rebaño.

El segundo tema es la economía, c

Leer
El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

Cocrea en Barranquilla

El pasado martes tuve la oportunidad de asistir a un encuentro de socialización de seis proyectos con énfasis patrimonial, escogidos luego de la última convocatoria de Cocrea. Se trata de una iniciativa que pretende encontrar donantes o inverso

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.