¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Intervenciones colectivas

Hay profesores que solo cuando sus alumnos alcanzan la madurez profesional son elevados por ellos a la categoría de maestros. 

Hay profesores que solo cuando sus alumnos alcanzan la madurez profesional son elevados por ellos a la categoría de maestros. En mi caso, y muy seguramente el de muchas promociones de médicos Uninorteños, eso fue lo que pasó con el Dr. Rodrigo Barceló Martínez, médico magíster en salud pública y especialista en epidemiología.

Difícil recordar sin intranquilizarse las rabietas de “Rorro”. Evocar sus regaños y la necesidad de mantenerse atento para poder evitar uno que otro borrador volador, son anécdotas obligadas en todas las reuniones de egresados del siglo pasado que fuimos “víctimas inocentes” de sus enseñanzas. Lo que en vivo y en directo podría llegar a ser aterrador, con el paso de los años se fue convirtiendo en aprendizaje significativo al entender la pasión que había detrás de cada reprimenda. El Dr. Barceló visionaba, como pocos en ese momento en el país, lo transcendental que llegaría a ser para el desarrollo de nuestras comunidades la declaración de Alma-Ata realizada en el marco de la conferencia internacional sobre atención primaria en salud del año 1978.

Casi coincidiendo con la promulgación de la ley 100 de 1993, el maestro salubrista epidemiólogo consiguió que fondos de la Fundación W.K. Kellogg llegaran a la ciudad para desarrollar un proyecto social llamado Una Nueva Iniciativa en la Formación de los Recursos Humanos en Salud, nombre que dio origen al acrónimo de UNI como ha sido conocida esta intervención desde entonces. UNI logró que el Estado, la comunidad, la academia y las organizaciones no gubernamentales unieran esfuerzos para lograr gestar cambios en las condiciones de vida de la población, mejorando con ello su salud. El objetivo central siempre fue eliminar las condiciones de riesgo para el desarrollo de enfermedades. Su gran herramienta, la educación con énfasis en salud familiar y en las acciones de promoción y prevención, así como el fortalecimiento de los procesos para la construcción de ciudadanía y para la organización y el desarrollo comunitario. Esta construcción colectiva de capacidades, usando de manera pulcra y eficiente los recursos, sirvió entre otras cosas para enfrentar exitosamente las epidemias de cólera, la aparición de los primeros brotes graves de dengue y los fenómenos sociales y de salud asociados al desplazamiento forzado por la violencia. Del proyecto UNI aún hoy, 26 años después, se pueden encontrar impactos en las comunidades del suroccidente de Barranquilla, especialmente en La Paz, Loma Roja y Pinar del Río.

En este ejemplo exitoso del pasado encontré un poco de tranquilidad en medio de la crisis de salud pública que atravesamos en la región, enfrentando la pandemia. Probado está que el empoderamiento comunitario, gestado y apoyado desde las instituciones gubernamentales y académicas, logra rápidamente cambios en las comunidades que mejoran sus condiciones de salud. Nunca como antes necesitamos tan urgentemente adoptar nuevos comportamientos.

Las herramientas institucionales para lograr lo anterior ahora existen, pues los beneficios contenidos en los planes de salud pública de intervenciones colectivas (PIC) buscan lograr mediante la promoción de la salud y la gestión del riesgo impactar positivamente los determinantes sociales de la salud. Ahora es más fácilmente posible desarrollar capacidades en las personas para que se involucren en la toma de decisiones que afecten su salud, pues los recursos económicos para hacerlo ya no dependen de la filantropía internacional. Todos los municipios del país cuentan con rubros en sus presupuestos para ejecutar los PIC. Los gobernantes solo necesitan respetarlos y evitar volverlos recursos para transar.

 hmbaquero@gmail.com

 @hmbaquero

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Yamid Amat Serna

Las otras voces

Él llevaba en sus tenazas y en sus ojos, y ella en su cola y su mirada, la delicadeza de las fibras más íntimas, las que componen el mágico tejido de una conversación. Recordaron en mí, la palabra y su poder, la inquietud y su atención, la

Leer
Horacio Brieva

Los contralores de Cambio Radical

Jesús María Acevedo Magaldi, un mocetón de exuberantes títulos universitarios pero de ética precaria, fue escogido en una sesión del Concejo llena de dulzones ditirambos para él. Por su hoja de vida votaron hasta los concejales de la “opo

Leer
Álvaro De la Espriella

La improvisación

El significado más acertado puede decirse de su aparición de pronto, sin avisar, cuando no hay manera de prepararse para recibir lo que lo que llega.

La historia humana está llena en cada quien, de estos fenómenos que por lo general

Leer
Alfredo Sabbagh

Lo absurdo

Indignación desechable y dientes de leche. A la hora de la verdad, en las urnas, volverá a ganar la cómoda flojera y el ciclo comenzará de nuevo; tal cual la serie “Dark”. La ficción se ve en calzas prietas para alcanzar la realidad, porq

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web