El Heraldo
Opinión

Variante Delta, cuarto bate

Yo sigo vestido con mi careta de nariz y boca y bata de cátcher en el consultorio siguiendo las normas de bioseguridad, lavo mis manos por cada consulta, hago que el paciente se las lave y le pregunto si sabe por qué debe hacerlo; despedida de puño cerrado y lavado. Esa es la seña para tirarle al cuarto brote, nada de rectas, puras curvas para quitarle poder a ese bateador peligroso.

Todavía hay jugadores del Coronavirus corriendo en las almohadillas y viene a batear el cuarto bate del equipo, Variante Delta lo llaman, dicen que es un bárbaro con su bate de béisbol del extranjero, de esos que dicen Tony Armas, slugger. El anuncio fue hecho desde el propio parlante de la Secretaría de Salud Distrital: “Barranquilla entró en el cuarto brote de la pandemia por Coronavirus que también ataca al departamento de Antioquia”. 

La situación está entre la rubia y la morena y con bases llenas. En primera base está una población de adultos jóvenes entre 20 y 40 años que no se han vacunado y representan una altísima probabilidad de contagio. En segunda base está el gran interrogante sobre la capacidad actual de unidades de cuidados intensivos frente al notorio incremento del número de casos y hospitalizaciones. En tercera base está la gran promesa de llegar al home lleno de regalos porque habrá black fridays y días sin IVA y todas esas mentiras “engaña pobre”, con partido de la selección de fútbol incluido. Todas las condiciones dadas para que el cuarto brote de Coronavirus la saque del estadio y se presente una situación lamentable por no escoger el lanzamiento adecuado para “ponchar” a este cuarto bate. Es tan bravo este No sirve de nada que haya un relativamente alto promedio de personas con la primera vacuna y menor número de personas con dosis completas si no se toma en serio lo que realmente significa este cuarto pico de contagios; empezando por recordar que ni siquiera una tercera dosis garantiza que la persona no se vaya a contagiar, que queda protegido es otra cosa, pero puede contagiar.

Cuando hay experiencias como la del partido de la selección de fútbol en Barranquilla y la feria de las flores en Medellín que, por supuesto, aumentaron el número de contagios entre la población que asiste a esos eventos, los jóvenes que llenan estadios y ferias y no se han vacunado y, de parte de las autoridades de salud sale un doble mensaje que dice que hay un cuarto brote pero se puede ir a las supertiendas a comprar para reactivar la economía nacional, me pregunto qué es lo que no hemos entendido de todo este proceso de la pandemia con una alta cuota de fallecimientos de pacientes, médicos y paramédicos, para seguir negando la realidad con tal de ir al estadio o comprar el televisor soñado. Me resulta difícil de entender.

Yo sigo vestido con mi careta de nariz y boca y bata de cátcher en el consultorio siguiendo las normas de bioseguridad, lavo mis manos por cada consulta, hago que el paciente se las lave y le pregunto si sabe por qué debe hacerlo; despedida de puño cerrado y lavado. Esa es la seña para tirarle al cuarto brote, nada de rectas, puras curvas para quitarle poder a ese bateador peligroso.

haroldomartinez@hotmail.com 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Fernando Giraldo

Un mal innecesario

Los partidos políticos en lugar de trabajar por la mayoría de los colombianos se dedican a dar espectáculos bochornosos de mezquindad, egoísmo y anti-política, sin democracia. Hacen encuestas que amañan, adulteran y aceptan según los result

Leer
El Heraldo
José Consuegra

A merced de la ciberdelincuencia

Las frecuentes denuncias del saqueo de cuentas bancarias y cupos de tarjetas por obra de la ciberdelincuencia se han vuelto comunes en el mundo digital. En Colombia, esta práctica delictiva se encuentra en ascenso en sus diferentes modalidades y,

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

Que siga la “Farcsa”

Discrepo del expresidente Uribe en su carta al secretario general de la ONU, cuando afirma que “acuerdo de paz no ha habido”, porque sí lo hubo, pero entre un gobierno que representa a 50 millones de colombianos y unos narcoterroristas que no

Leer
El Heraldo
Ricardo Plata Cepeda

COP26: Es la deforestación

Primera escena: Corría el año 2001. Un grupo de funcionarios de empresas mineras y petroleras nos trasladamos en avioneta primero y por trocha después a la vereda Los Pozos, en San Vicente del Caguán, sede del campamento que el gobierno montó

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.