El Heraldo
Opinión

Orejas Master Yoda

La nueva forma de mis orejas es una muestra de la disciplina que he tenido en el entrenamiento para Jedi del Siglo XXI que debe usar tapaboca.

La Fuerza es mi aliado, y un poderoso aliado es. Vida crea, la hace crecer. Su energía nos rodea y nos une. Somos seres luminosos, no esta materia cruda. Debes sentir La Fuerza a tu alrededor; aquí, entre tú, yo, el árbol, la roca, en todas partes, sí. Incluso entre la tierra y la nave”.

La frase se me vino a la cabeza al mirarme en el retrovisor cuando bajaba del carro y notar que, entre el caucho del tapaboca y las patas de los lentes, ya me tienen las orejas puntiagudas como las de cualquier aspirante a Jedi. La tomé como un aviso del inconsciente para decirme que estuviera pilas porque, así como se descubrió que los Sith, enemigos de los Jedi, no se habían extinguido, así mismo sabía que el C-19 no se ha ido y tenía que ser precavido al iniciar mis primeras consultas presenciales en el hospital de Santa Marta.

Fue una experiencia bellísima. Los tres primeros muy desorganizados, con sendos trastornos de integración sensorial, inquietos, movedizos, dispersos, con sus voces altisonantes detrás del tapaboca gritando su diagnóstico. El cuarto, llegó metido en una escafandra detrás de la cual sólo se veían los ojos y que corroboraba el diagnóstico que ya traía, un trastorno obsesivo compulsivo del tipo miedo al contagio, exacerbado a unos niveles preocupantes por lo de la pandemia; su casa es un laboratorio de resistencia antiviral con un arsenal de antisepsia del que no se escapa rincón de la casa o familiar que entre o salga; no importan las medidas de seguridad que tomen como adultos, son fumigados.

Y aquí se plantea una dificultad práctica, la escafandra no permite escuchar con claridad lo que dice. Le pido que suba el volumen de la voz, pero no mejora mucho el asunto. Así que, con la sabiduría de Obi-Wan Kenobi, rompo el protocolo de la distancia y le pido que se acerque, confiando en lo que narra la madre acerca de sus excesos en la desinfección, con toda seguridad está más limpio que yo.

Llovía cuando salí del planeta HUJMB, las calles alrededor inundadas, así que, tomamos la vía de la circunvalar de regreso a Barranquilla, el cerebro a velocidad intergaláctica repasando las escenas de la consulta, analizando la experiencia de esta nueva realidad que afrontaré sin saber hasta cuándo y, para la cual, tendré que prepararme. Preguntas sobre la conveniencia o no de las mismas en este momento en que ha empezado el rebrote; lo que debo hacer por mí mismo para protegerme con mis medidas de bioseguridad, las únicas en las que confío; quién hace el filtro sanitario de control de los pacientes, cuál es su protocolo; es suficiente o no lo que hacen.

La nueva forma de mis orejas es una muestra de la disciplina que he tenido en el entrenamiento para Jedi del Siglo XXI que debe usar tapaboca por un buen rato en este futuro que se nos vino encima con un virus bien letal y culpan a un tal Darth Vader. Que La Fuerza me siga acompañando.

haroldomartinez@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Bañarse o no

La realidad del acceso al agua en Bogotá es bastante crítica. Parece que, aunque se  debieron activar activar alertas tempranas, incluso desde la administración de Claudia López, los habitantes de la ciudad no comprenden completamente la

Leer
El Heraldo
Alberto Linero

Confío en ti

Me emociono leyendo los salmos. Me gustan las imágenes que usa el poeta para expresar las emociones que le produce su experiencia espiritual. Las figuras literarias son tributarias de su momento histórico, de su cultura y social en el que viven.

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Martín Mestre buscó y encontró

«Busca, y hallarás». Como si hubiera tomado esta frase cual bandera de batalla en la que fue su más larga lucha, Martín Mestre se armó de valor por tres décadas hasta lograr ver al asesino de su hija Nancy siendo apresado y extraditado para

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.