¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Si ya eres suscriptor, actívate sin costo
Opinión

Futuras Atlántidas

No tengo ninguna duda en que las dos islas y las dos ciudades costeras pueden ser nuestros propios remedos de Atlántidas encharcadas.

La mítica isla de la Atlántida, o Isla de Atlas, citada en los textos de Platón, estaba habitada por un pueblo muy rico, educado, con un elevado sentido de la justicia, de gran generosidad, era gobernada por Poseidón, el rey de los mares. En una noche apocalíptica, los dioses desataron su furia y enviaron todo tipo de tormentas y tempestades contra esta inmensa isla del tamaño de un continente, hasta hundirla en lo más profundo del océano para no ser encontrada jamás. La explicación actual de su desaparición es que se debió a una ola gigantesca, tipo tsunami, producido por la erupción del volcán Santorini. Lo cual se asocia con la desaparición de la civilización minoica en la isla de Creta y pudo servirle de inspiración al filósofo griego para los diálogos de Timeo y Critias.

Es claro que la Atlántida no se parece en nada a San Andrés y Providencia, ni a Cartagena ni a Santa Marta, pero el nivel de nivel de vulnerabilidad de estas islas y de las ciudades continentales nuestras, ha quedado en evidencia, un tsunami puede desaparecer a nuestro paraíso vacacional en esas islas que son apenas dos punticos en el inmenso océano Atlántico, e inundar por completo a las ciudades de puerto; Santa Marta y Cartagena están a 2 metros sobre el nivel del mar y eso es irrisorio para una ola de 10 metros de alto, sin mencionar su poder destructor.

Las imágenes que han circulado en las dos últimas semanas acerca del poder devastador de las tormentas creadas por los huracanes Eta e Iota, son impactantes. Santa Marta inundada hasta unas calles y carreras que antes no se mojaban, la playa de El Rodadero era un solo charco; Cartagena y Mamonal inundadas a unos niveles que comprometían seriamente el tráfico con el agua hasta la mitad del alto de los vehículos. En San Andrés y Providencia llegaban olas enormes por todos lados mientras los vientos de 260 km/h arrancaban techos que se suponían firmes.

Y, en los mencionados lugares, la sensación de impotencia de sus habitantes al no poder hacer nada ante el embate de la furia de Poseidón. En realidad, las mismas autoridades nacionales y sus unidades de prevención de desastres, tampoco pueden hacer otra cosa que contar damnificados y acomodarlos en las peores condiciones que pueda uno imaginar, como siempre ha ocurrido.

De nada sirve decir que la duración del período de huracanes en el mar Caribe se alargó, que su potencia va en crescendo con el paso de las temporadas (6 huracanes mayores, 13 huracanes, 30 tormentas, 31 depresiones, 19 sistemas entraron al continente, ciclones tropicales Arthur, Theta, Iota, Eta), que su poder dañino es cada vez mayor. Algo debe hacerse.

No tengo ninguna duda en que las dos islas y las dos ciudades costeras pueden ser nuestros propios remedos de Atlántidas encharcadas en un lapso corto en tiempo geológico, porque el cambio climático así lo hará, es una ley inexorable.

haroldomartinez@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Néstor Rosanía

Torpezas diplomáticas

La llegada a la casa Blanca de Joe Biden significa un nuevo capítulo en la relación bilateral de Colombia con los Estados Unidos, relación que en esta ocasión comienza con muchos desafíos por superar gracias a los errores y torpezas diplomát

Leer
Emilio Sardi

De despacio a parálisis

De acuerdo con el Anuario Nacional de Siniestralidad Vial recientemente publicado, el 54% de quienes murieron en accidentes de tránsito en 2019 eran motociclistas. Adicionalmente, buena parte de los peatones y ciclistas, que sumaron poco más del

Leer
Orlando Araújo Fontalvo

Coleccionista de epifanías

Hay un cuento extraordinario que escribió don Juan Manuel en la Edad Media, mucho antes de la invención del cuento como género literario. El sobrino de Alfonso X el Sabio lo llamó «ejemplo», le dio un título excesivo y lo ubicó en el undé

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web