Opinión | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

11 de noviembre

Tuve que buscar en un diccionario qué se celebra en esa fecha en nuestro país porque lo había olvidado, como otras supuestas celebraciones que hacemos cada año en conmemoración de no sé qué. En la historia que me enseñaron en primaria y bachillerato me dijeron que en esa fecha se celebra la independencia de Cartagena del gobierno de la Corona de España, a quien después me enseñaron que debía reconocer como la “madre patria”.

Siempre he reconocido al maestro Rafael Guerra Maestre, mi profesor de historia y geografía en el Liceo del Caribe, el haberme dicho que no le creyera a ningún libro colombiano que hablara de nuestra historia. Los leí con ceja levantada cuando me tocó leerlos, pero eso me sirvió para mirar hacia dentro y reflexionar sobre lo que nos sucede.

Más adelante en la vida, en una sala de teatro en fecha cercana a esa celebración, en una presentación de la obra Medea, la madre que asesina a sus hijos, algún teatrero hizo una metáfora lapidaria acerca de ver a la famosa madre patria como la Medea que atravesó los mares para venir a asesinar a sus hijos. Todos nos miramos, cómplices de la sentencia.

Cualquier once novembrino en Cartagena en plena celebración de uno de los tantos reinados de belleza, vi el dolor, como espectador y como médico, en un chico con una ropa sensible al calor quemarse con un buscapiés que no pudo evitar. La reina ni se enteró.

No tengo buenos recuerdos de esa fecha, sólo representa para mí un día para holgazanear y volver a mirar la historia como me enseñó mi maestro, antes de que nos borren la memoria. El pasado 11N, revisé nuestra historia prospectiva en la que se avecina un paro nacional que puede representar lo mejor que pueda sucederle al país como propuesta pacífica en que sea escuchada la queja nacional y se adopten soluciones, o desencadenar en algo violento que cueste la vida de una persona o muchas.

Somos un país muy emotivo en el que se está jugando una baza muy alta, la más álgida teniendo en cuenta el nivel de amenazas que se disparan los bandos en contienda. Los medios se han convertido en el principal escenario para escupir toda su furia y pringarnos al resto en la lucha por sus intereses individuales o partidistas.

Lo que se percibe es una espiral ascendente de violencia verbal que puede desencadenar en el peor de los noviembres de nuestra historia, un “regreso al futuro” de la violencia nacional.

Cuando el padre y el hijo se gritan en casa, nadie entiende, todos pierden, pero se impone quien tiene el poder. Así que, para ser escuchados en sus peticiones, los marchistas deberán saber controlar sus impulsos y emociones para que se pueda escuchar con claridad su reclamo de justicia social frente a las medidas que ha anunciado el gobierno.

Se necesitará mucha madurez para hacer que el 21N, día del paro nacional, se convierta en un noviembre para celebrar, no para lamentar.

haroldomartinez@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Fernando Giraldo

División vs. sensatez

Más de 8 millones de personas descenderían socialmente y ninguna ascendería en los próximos años. No todo se debe a la pandemia. Se desnudó una triste y tozuda realidad estructural: inequidad y desigualdad social.

Esta situación c

Leer
Ricardo Plata Cepeda

“Todavía no lo sabemos”

La pandemia nos tiene ansiosos de certezas inalcanzables para una lista sin fin de preguntas. Analicemos una reciente: ¿Cuánto dura la inmunidad si me dio el COVID-19? Por un buen rato la respuesta inevitable será “todavía no lo sabemos”.

Leer
Jose Amar Amar

Sin decir adiós

Hace algunos días me llamó una excompañera de trabajo para que le ayudara en una diligencia. En diez días se habían muerto, producto del virus, su madre, dos hermanas y un cuñado. A cada uno lo acompañó hasta la clínica, de donde le devol

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web