El Heraldo
Opinión

Sin espacio para enemigos

Los colombianos buscan y aspiran tener un gobernante que respete el derecho, la libertad y la justicia. Por ello nuestra democracia, para los colombianos de a pie, no es ver enemigos a la derecha o a la izquierda. El enemigo está en el autoritarismo, la exclusión social y la debilidad institucional. En una democracia madura no existen enemigos ideológicos. 

Desde que se reinició el proceso democrático electoral colombiano en 1958, el sufragio ha estado, casi siempre, viciado por la restricción política, el fraude o por la violencia. De ahí que el nuevo presidente, como líder político, tiene el deber de consolidar la unidad nacional, para una democracia incluyente y para la paz. En esta oportunidad, muy a pesar de la polarización social, del odio y del miedo (promovidos desde el poder), endilgados a la oposición como un mecanismo de dominación y descalificación, el presidente electo es el resultado de la influencia de factores sociales e individuales. No se trataba, para la inmensa mayoría de colombianos, de imponer un gobierno para simplemente reconstruir el orden y la autoridad, sino principalmente para recuperar la justicia perdida y una paz que ha sido atropellada. Esto no lo entendieron las élites gubernamentales, que siguen divorciadas de la sociedad.

Los colombianos buscan y aspiran tener un gobernante que respete el derecho, la libertad y la justicia. Por ello nuestra democracia, para los colombianos de a pie, no es ver enemigos a la derecha o a la izquierda. El enemigo está en el autoritarismo, la exclusión social y la debilidad institucional. En una democracia madura no existen enemigos ideológicos. Pero en Colombia, unas minorías en el poder la convirtieron en el dominio de todos los “malos” y males, convencidas de que el Estado se mantiene solo con palabras; contrario a lo que pensaba Nicolas Maquiavelo, en su tratado sobre El Príncipe. Así, lentamente se fue perdiendo la soberanía de la ley. En este contexto, los partidos no han sido leales con la democracia; y por ello se han aprovechado de ella para facilitar la realización de intereses particulares, en detrimento del interés público. Cuando la democracia es aprovechada por alguien que impide que los demás, incluidos sus adversarios políticos, se defiendan con el mismo sistema, esta se convierte en oprobiosa, tiránica y excluyente. 

La aspiración ciudadana, expresada ayer en las urnas, es que el presidente se oponga a toda arbitrariedad y a la inmoralidad pública. Un presidente debe tener como motivaciones el programa político y la obligación personal de trabajar para la sociedad, más que la búsqueda del prestigio social, la sociabilidad, el juego de la acción política o la adulación. Por lo anterior, no es aceptable que el horizonte político se soporte en algo ruin, menesteroso y de mal gusto. Así mismo se espera, del próximo gobierno, que no emule lo de siempre: despreciar al Congreso o intentar comprarlo; pues así lo convierte en una institución inútil. Aunque los parlamentarios parecen insaciables, y de alguna manera son el reflejo de una decadencia moral y política del país, su repugnante actuar y la mediocre actividad legislativa podrían atenuarse positivamente con el libre juego de los partidos políticos. Partidos invisibilizados y que se han replegado por causa de un régimen político que los hace fácilmente sustituibles y les reduce posibilidades reales de actuar con legítima discrecionalidad. 

Ayer elegimos una nueva oportunidad, si no reconstruimos enemigos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Bañarse o no

La realidad del acceso al agua en Bogotá es bastante crítica. Parece que, aunque se  debieron activar activar alertas tempranas, incluso desde la administración de Claudia López, los habitantes de la ciudad no comprenden completamente la

Leer
El Heraldo
Alberto Linero

Confío en ti

Me emociono leyendo los salmos. Me gustan las imágenes que usa el poeta para expresar las emociones que le produce su experiencia espiritual. Las figuras literarias son tributarias de su momento histórico, de su cultura y social en el que viven.

Leer
El Heraldo
José M Restrepo

Estatización: Un mal legado

Mucho costó en la historia del país abandonar ese modelo macrocefálico de un Estado que lo controlaba todo y que enhorabuena en 1991 se empezó a desmontar. Un modelo que significaba en los 90s un Estado 7% del PIB, responsable de la mitad de l

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.