¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Erosión política

La democracia se está erosionando. Este hecho es casi imperceptible y viene de una serie de procesos electorales medianamente libres, al menos en buena parte del territorio nacional, e injustos en la mayor parte de este. Existe un deterioro político sostenido que ha ido destruyendo la democracia de manera quizás menos dramática que golpes militares, constitucionales o autoritarios, pero con igual fuerza. Ya sabemos que las instituciones por si solas no son suficientes para frenar autócratas, populistas y promesas antidemocráticas electas. 


Además, la emergencia social que habilitó con plenos poderes constitucionales al ejecutivo nacional y los subnacionales, redimensionados por una desmesurada delegación abusiva del presidente, gobernadores y alcaldes de las principales ciudades, ha pasado de poderes acotados para el tratamiento de la pandemia a la política; esto a través de la sustitución de la gobernabilidad por una gobernanza, mal aplicada, para favorecer unos pocos actores privados en detrimento de otros (la mayoría). No es como en Europa; en nuestro caso es a la colombiana, que amparada y legitimada en la emergencia nacional termina a favor de minorías de particulares en detrimento de lo público. Una parte de esas minorías ha perdido patrimonio y riqueza, pero más de la mitad de la población está perdiendo la totalidad de su patrimonio y su sustento diario. Sería preferible una gobernabilidad vertical en lugar de una gobernanza pactada por muy pocos y para esos pocos. La emergencia ha dejado de ser solamente social y se trasladó al campo de lo político y la política sin Congreso, partidos, participación y opinión pública.  Adquirió una dimensión política al reconcentrar el sistema nacional en minorías aventajadas y ventajosas, y al reposicionar el centro político de la Nación frente a la periferia subordinada al mejor estilo de la Constitución de 1886. Basta ver lo que ocurre en esta crisis en las comunidades indígenas, cárcel de Villavicencio y los departamentos del Amazonas, Chocó y Cauca.


No contamos con equilibrios democráticos sociales y políticos que nos salven de la demagogia, de los repetitivos anuncios y promesas que no llegan o no se cumplen y de la reinante tecnocracia que ha perdido su total capacidad de eficacia por estar diseñada con paradigmas de certeza y matrices con indicadores, procedimientos y conformidades elaborados en oficinas frías de burócratas públicos y privados. Este esquema está haciendo agua pues se soporta en la creencia de que instituciones legítimas justifican y legitiman toda forma de desigualdad, exclusión y violencia. Esto está llegando dramáticamente a su fin y podría arrastrar la democracia a un colapso. Para evitar que la actual crisis nos lleve al desorden e inestabilidad, se requiere más que de una gobernanza pactada con pocos, de una gobernabilidad soportada en instituciones funcionando y equilibradas democráticamente para lo público, lo cual demanda gobiernos elegidos, competentes y con convicciones humanistas. Para ello es insuficiente salir elegidos democráticamente; debe primar lo público.

Más Columnas de Opinión

Tatiana Dangond

Pandemia en Atlántico

Atlántico, uno de los departamentos del Caribe colombiano con mayor crecimiento económico y desarrollo en términos industriales y de servicios, enfrenta un reto enorme ante la coyuntura del COVID-19, como lo es controlar el número de contagios

Leer
Rafael Nieto

Desempleo y cuarentena

Dos criterios así lo indican. Por un lado, el porcentaje de ocupación hospitalaria y de unidades de cuidados intensivos. El reporte del viernes mostraba 235 casos Covid19 en UCI. Es decir, a estas alturas de la pandemia, solo estaría ocupando e

Leer
Alberto Linero

Espiritualidad y Emociones

Creo que la preocupación existencial última que tenemos los seres humanos, y que es el espacio de la espiritualidad, tiene que ser una fuente constante de militancia por unos valores y unas preocupaciones concretas, como nos enseñó el teólogo

Leer
Ismael Cala

"Uno somos todos y todos somos uno"

El Puma es todo un "maestro de las cuarentenas". Antes, durante y después de su doble trasplante de pulmón, él pasó largas temporadas aislado en su casa, acompañado de su esposa y del salvador Glutadose. Es decir que, en estos temas, mientras

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web