¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Opinión

Las mujeres en la política

Algunas personas dirán, pero ¿qué más quieren, si ya tienen invadido el mundo?

 “Si una mujer entra a la política, cambia la mujer. Si muchas mujeres entran a la política, cambia la política”. Michelle Bachelet

El título de estas letras conlleva a diversos análisis, pero se ha escogido iniciar con la pregunta que podría dar un abordaje integral y profundo del tema en mención: ¿Hasta cuándo el patriarcado impedirá la inclusión digna de las mujeres en espacios de poder?

Algunas personas dirán, pero ¿qué más quieren, si ya tienen invadido el mundo? Pues la paridad no existe, se vive aún en territorios desiguales donde mujeres cualificadas reciben una menor remuneración que los hombres en diferentes cargos y especialmente en los gerenciales. En otros, el único liderazgo de la mujer está limitado al contexto familiar y corresponde al arraigo de roles de género que establecen que la mujer tiene que responder por la administración del hogar.

En este sentido, la opresión de la mujer tiene en común un pasado, una tradición, a veces una religión o una cultura. La historia informa que las mujeres no se situaban auténticamente como sujetas, sino como un objeto contenido en un universo masculino.

La reflexión respecto a la mujer en la política implica un abordaje policausal, no puede enmarcarse en una sola visión, no es un secreto que el mundo social, cultural o jurídico está influenciado por la cultura patriarcal.

En la actualidad, a pesar de algunos avances, la humanidad sigue enmarcada en modelos de desigualdad; por ello las mujeres, aunque han logrado espacios en escenarios políticos, académicos, culturales o sociales, tienen mucho camino por recorrer en la real reivindicación de sus derechos y en el logro conjunto de la equidad y la igualdad; y eso se puede argumentar desde la conocida ley de cuotas en el tema electoral, en la cual no se observa una real ‘paridad’, pues aún en muchos casos las mujeres pueden ser ‘rellenos’, esto es, no se da una real inclusión y empoderamiento.

Es importante mencionar que aparte del machismo, muchas de las mujeres no están preparadas para ver a otras ascender, porque se niegan a vivir desde la sororidad, además, porque les cuesta salir del patriarcado, pareciera mejor seguir adhiriéndose a el que atreverse a luchar por la transformación. En ello hay que tener especial cuidado, pues la cultura de igualdad es un llamado para hombres y mujeres; es peligroso que las mujeres lleguen al poder político replicando los arquetipos machistas que tanto daño han hecho a la humanidad. Es fundamental que lleguen al poder político las mujeres autónomas, sororas y decididas a no trabajar a favor de esquemas machistas que impiden la proyección de sus capacidades y el ejercicio libre del poder público, es momento de que las mujeres hagan la transición de lo privado a lo público con libertad y el goce pleno de sus derechos. Se necesita el liderazgo, la resiliencia y la creatividad de las mujeres en la política para seguir avanzando hacia una genuina transformación social.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Hugo Illera Jiménez

Pelotas y letras | Junior y Amaranto

El domingo por la noche, el Junior revolucionó a la hinchada antes, durante y después de eliminar al Tolima. Los mensajes de textos llenos de manifestaciones jubilosas, las redes sociales llenas de memes, las llamadas de los amigos para decir un

Leer
Simón Gaviria

La demanda de agricultura

En ausencia de mercados para exportar y con la demanda local en picada, el éxito fomentando la producción, solo profundiza el problema agropecuario. Los paperos sembraron en exceso el primer trimestre, al no tener cómo prever el colapso de la d

Leer
Francisco Cuello Duarte

¿Vox populi, vox Dei?

Es una de las expresiones latinas más antiguas y de mayor uso en el mundo político latinoamericano: “la voz del pueblo es la voz de Dios”. No se sabe con precisión quién es su autor, pero se le atribuye a textos griegos como La Odisea y al

Leer
Cecilia López Montano

¿Indiferencia en el Sur?

Se inunda de nuevo el Sur del Atlántico dejando a esta población sumida en la desolación, pobreza y, sobre todo, sin esperanza. Y la solución no es la caridad que sin duda ayuda en momentos críticos, pero que no alivia el alma de quienes más

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web