El Heraldo
Opinión

El amor en los tiempos del covid

La noticia más estremecedora en medio de todo lo que implican las descargas emocionales de los tiempos que vivimos fue enterarme (a distancia) de que mi madre era una positiva más, debo confesar que el miedo nubló por unos minutos mi fe, las preguntas invadieron mi vida y sentí que mi fuerza se desvanecía con las ganas de llorar. 

A lo largo de mi vida he escuchado que el amor todo lo cura, hoy quiero dedicar ésta reflexión a esta teoría emocional y salvadora, dado que la humanidad vive tiempos de grandes conmociones, una pandemia que nos tomó por sorpresa, que nos ha traído muchos aprendizajes y se ha llevado momentos, tranquilidad y personas, cada familia ha experimentado la partida de un ser querido, un amigo, vecino o conocido; sin embargo, algo que nos mantiene firmes es la resiliencia y el anhelo de trascender a lo desafiante que es vivir, por ello el título de esta columna habla del amor y no me refiero al "amor romántico" que es vestido de perfección e idealización, sino a aquella locura que lo cura todo, al amor propio, al cuidado consciente, al tiempo de calidad para el descanso, a la libertad de sonreír, la gratitud y a la generosidad, combinada con empatia y compasión.  

Ese es el amor recomendado en los tiempos del covid, y aunque los duelos pueden despistarnos y hacernos sentir que no vale la pena seguir, lo cual es natural que se sienta por nuestra fragilidad humana, hay una verdad sobre cada situación y es que nada es eterno y todo puede mejorar.

De esta manera, eso genera esperanzas de nuevas realidades, es decir, todo pasa aunque creamos que no va a ser así, la buena noticia es que a pesar de los miedos e incertidumbres habrá posibilidades de crear realidades de bienestar desde nuestro poder espiritual.

Siempre escribo desde la verdad, la disciplina y el compromiso por llevar un mensaje que toque vidas, en esta ocasión aparte de eso, escribo desde el testimonio y la dulce confrontación que la vida trae, hace pocos días falleció el papá de una de mis mejores amigas, han dado positivo a covid familiares y amigos, lo cual, inevitablemente estremece y conmueve, así como también lleva a pensar en qué es lo que estamos haciendo con el tiempo y la vida, si nos cuidamos y respetamos lo suficiente como para afirmar que el mayor blindaje que establecemos para enfrentar la pandemia es la coherencia, el equilibrio holistico y la armonía con el mundo. 

La noticia más estremecedora en medio de todo lo que implican las descargas emocionales de los tiempos que vivimos fue enterarme (a distancia) de que mi madre era una positiva más, debo confesar que el miedo nubló por unos minutos mi fe, las preguntas invadieron mi vida y sentí que mi fuerza se desvanecía con las ganas de llorar. 

He aprendido que todo pasa para algo y deja un aprendizaje, con esa premisa logré calmar mi angustia y cuando hablé con mi madre reafirmé que vengo de un linaje de fuerza femenina que es imbatible, por eso no fue sorpresa escucharla motivada, fuerte y confiada en que saldrá victoriosa como de costumbre de esta otra prueba que enfrenta con la gallardía heredada del vientre bendito que la trajo al mundo, mi súper abuela Rita Contreras. 

Quise compartir esta experiencia mis lectoras y lectores porque creo que cualquier momento es perfecto para deconstruir paradigmas mentales de miedos, inseguridades y derrotas, siempre hay esperanzas que aparecen cuando dejamos de nublar nuestro espíritu y aquí viene mi segundo testimonio de estos tiempos, por el cual puedo afirmar con toda seguridad que creo que el mayor antídoto de cualquier enfermedad es el amor, después de mucho tiempo de preparar mi vida, sanar mi alma y aprender a amarme real y no perfecta, llegó una respuesta que ha cambiado mi estado de soltería a compañía, y finalizo estas letras afirmando que el amor sano y libre en los tiempos de la covid y de cualquier pandemia vale la pena. A amar y amarnos que no tenemos mil vidas para hacerlo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Francisco Cuello Duarte

Errores y burradas políticas

La llegada de Daniel Quintero a la Alcaldía de Medellín estuvo llena de sobresaltos debido a su terca campaña contra la corrupción, un tema tabú en Colombia donde miles de actores políticos viven de esa actividad, se sienten dueños y señor

Leer
El Heraldo
Cecilia López Montano

Barranquilla, sacúdete

Durante los últimos tiempos Barranquilla ha acaparado la televisión, todos los medios escritos y sobre todo las redes sociales del nivel nacional. El problema es que este protagonismo tiene varias características negativas que sobresalen. La pr

Leer
El Heraldo
Nicolás Renowitzky R.

¿Y el voto obligatorio, qué?

Ahora que se acercan las elecciones más trascendentales de la historia de Colombia, en las que se juega como nunca el destino del país y de su democracia, no he escuchado o leído noticia alguna sobre el tema del llamado “voto obligatorio”,

Leer
El Heraldo
Katherine Diartt Pombo

Otra cosa es con guitarra

Hace cuatro meses, el mundo entero y en Colombia se celebraba el triunfo electoral de Gabriel Boric como presidente de Chile, que parecía estar justificado por las ideas de cambio que representaba y por encarnar a una juventud idealista y luchado

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.