El Heraldo

Envidiosos

Barranquillero que baila arrebatao. Con ese título, Fruko dedicó una descriptiva pieza musical en la que cuenta, pondera y explica el bailar de los barranquilleros. Y es que bailar es un acto tan importante,  que hacerlo es quizás la actividad física más placentera que se puede disfrutar con la ropa puesta.

La danza y el baile son conocidos y exaltados desde que existimos y han sido siempre una manifestación primaria y básica de las distintas civilizaciones a lo largo del tiempo. Desde la danza de las tribus primitivas no identificadas hasta las bailaoras andaluzas del cante hondo, tienen un significado y representan una cultura. Casi siempre encontraremos un grupo selecto de bailadores que se convierten en los representativos del grupo danzante, pero esos son una minoría que descuella y con perfección ejecuta los pasos sofisticados, autóctonos o de avanzada. El resto bailamos como podemos tratando de ser rítmicos y luego aportar nuestro espíritu para ser consonantes con nuestra pareja o, al menos, con el bajo de la melodía.

Todo lo anterior se convierte en carreta cuando de verdad tenemos la oportunidad de bailar. Si hemos tenido la suerte de oír y vivir desde chiquitos música caliente, si llevamos en la sangre genes bailadores y si, además, nuestra área o región cultiva preferencialmente bailes acogedores, estamos, o por lo menos nos sentimos, en nuestro derecho de creernos los mejores danzarines de la historia.

Qué sabroso es bailar, qué bien nos sentimos cuando lo hacemos, es una etapa que muchos necesitan para “relacionarse”, que resulta en cositas chéveres cuando el acople de la danza se traduce en el ‘cóncavo y convexo’ de Roberto Carlos. Cuando pasa lo contrario y no hemos contado con el chance de vivir la bailada nos damos contra la pared o contra el espejo. Vemos fulgurantes personajes – Bailando con las estrellas– a las que se les nota de lejos la falencia músico-bailadora que impera en sus movimientos.

A lo que voy: en la Costa Caribe, y en Barranquilla en particular, disfrutamos integralmente el baile, lo llevamos en la sangre, en los músculos y en el corazón. Vibramos ante un son, merengue, porro, salsa o guaguancó y nos amacizamos entusiasmados con un bolero pegajoso. Por eso me emociono y envidio, de la buena envidia, cuando veo bailando a nuestras reinas del Carnaval.

A la reina del Carnaval se le exige que baile, incansable y sobradamente, como la mejor y estamos acostumbrados a eso… Nunca he visto algo distinto en las diferentes dinastías de reinas que hemos conocido pero el estilo, la creatividad, el ritmo y los pases de nuestra reina actual de verdad que están sobrados en su ejecución. Soy un barranquillero entusiasmao, embelesao, apasionao, acalorao, y sobre todo arrebatao con la actuación de nuestra Marcela, la felicito y excuso desde aquí a los tontos envarillados que, sin saber lo que dicen, le critican no sé qué. Lo demás es envidia, de la mala.

fernandoarteta@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Bañarse o no

La realidad del acceso al agua en Bogotá es bastante crítica. Parece que, aunque se  debieron activar activar alertas tempranas, incluso desde la administración de Claudia López, los habitantes de la ciudad no comprenden completamente la

Leer
El Heraldo
Alberto Linero

Confío en ti

Me emociono leyendo los salmos. Me gustan las imágenes que usa el poeta para expresar las emociones que le produce su experiencia espiritual. Las figuras literarias son tributarias de su momento histórico, de su cultura y social en el que viven.

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Martín Mestre buscó y encontró

«Busca, y hallarás». Como si hubiera tomado esta frase cual bandera de batalla en la que fue su más larga lucha, Martín Mestre se armó de valor por tres décadas hasta lograr ver al asesino de su hija Nancy siendo apresado y extraditado para

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.