El Heraldo
Opinión

Pirausta, malditos, vista

Lo que preguntan por ahí.

¿Qué es Pirausta, seudónimo de Amira de la Rosa en el concurso de 1928 para escoger la letra del Himno de Barranquilla? Aura M. Salas, Barranquilla

Pirausta era una mariposa fantástica de la que en tiempos remotos se decía que habitaba en el fuego y que moría si era apartada de él. En Otro poema de los dones, Borges dice: “… por el fulgor del fuego/, que ningún ser humano puede mirar sin un asombro antiguo”, y existe una foto de Amira en la que, absorta, contempla el fuego de una chimenea: en él, especulo, revueltos los colores, aletea una mariposa. Es bella la idea de un ser que vive incendiado en un incendio, un ser que, quizá de pasión, arde en su propio fuego y no perece. Y ese fue el seudónimo que escogió Amira. Vaya uno a saber qué quiso decir.

¿Por qué en uno de sus ensayos Verlaine llamó ‘poetas malditos’ a Baudelaire y a Rimbaud? Jorge Atanasio, Barranquilla

Maldito, del latín male dictus ‘mal dicho’, significa ‘de quien mal se dice’ o ‘de quien se habla mal’. El término lo acuñó Verlaine, quien, junto a Baudelaire, a Rimbaud y a otros pocos, fue considerado uno de los ‘poetas malditos’. De ellos, en efecto, se hablaba mal, pero no por desprecio o vituperio, ni porque fueran diabólicos o depravados, sino porque violaban normas de la católica Francia, se situaban más allá de lo convencional y eran elitistas en cuanto a genio y cultura. Por eso, tendían a aislarse, y se volvían despreocupados, solitarios, acaso trágicos. Baudelaire, al que llegaron a venerar, fue el maestro implícito de todos. Sorprendía que en busca de la belleza introdujera en la poesía motivos no convencionales, como, por ejemplo, lo inmundo, presente en su poema “Una carroña” (en Barranquilla habría sido “Una mortecina”). De Rimbaud turbaba su precocidad, sus extravagancias y sus rencillas con el también extravagante Verlaine, con quien, disparos de por medio e intervención policial, configuraron un espectáculo que fue comidilla del mundo francés, intelectual o no ilustrado. No obstante, los ‘poetas malditos’ eran bienamados, en particular por grandes escritores como Víctor Hugo y Mallarmé, quizá porque sabían que ellos vivían en las ascuas del chismorreo europeo, que decía cosas terribles solo porque los juzgaba inmensos y trascendentes.

En cuanto al dicho “el de la vista gorda”, ¿qué tiene que ver la gordura con la mirada? Rodolfo Gómez Peralta, Medellín

En ocasiones, al despertar de un sueño tranquilo y profundo no se distinguen bien las cosas porque se tiene la vista gorda, esto es, los párpados congestionados. La expresión “hacer [alguien] la vista gorda” se refiere a aparentar que no se ha visto un objeto o un suceso, bueno o malo. En principio, estuvo asociada al contrabando y referida a inspectores de aduana, quienes, previos acuerdos con contrabandistas, y precisamente por tener la vista gorda, dejaban pasar mercancía no declarada o más volumen del registrado. Su equivalente con otro sentido corporal es “hacer [alguien] oídos sordos”.

edavila437@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Cero garantías

La suspensión de la ley de garantías supone un riesgo electoral que a todas luces amenaza la transparencia en la administración de los recursos públicos y que podría afectar los resultados de las próximas elecciones. El proyecto de ley de pr

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

El camino sobre el destino

Estos días en Santiago de Compostela me han servido para reflexionar acerca de la importancia del camino por encima del destino.

¿Cuántas veces no nos sentimos impacientes por compararnos con otros y no ser capaces de ver que cada per

Leer
El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

Academia y política

Que los académicos no son buenos para gobernar, es un prejuicio que todavía subsiste en la opinión pública. El gobierno de los filósofos es una tesis que Platón desarrolló en su tratado “De la República”, libro que muchos consideran mu

Leer
El Heraldo
Alberto Linero

Morir sin haber vivido

Los humanos vivimos con la conciencia de la muerte. Sabemos que vamos a morir. Tenemos esa certeza que determina nuestras acciones diarias. La experiencia espiritual es una manera de enfrentar esa condición y tratar de darle sentido a nuestra exi

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.