¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Morronga, música triste

P.: En una revista, Aida Victoria Merlano dijo que ella no tenía nada de morronga. ¿Qué es morronga? L. E. Hoyos, B/quilla

R.: Es un colombianismo de uso más frecuente en el interior del país, sobre todo, en Bogotá. En muchos diccionarios de español, morrongo figura como sinónimo de gato, sin duda, por la imitación del sonido de este animal cuando lo miman y ronronea. En Colombia, morrongo tiene distintas acepciones. Las más corrientes son hipócrita o mosquita muerta, pero también es referencia a alguien tardo, lento, que muchas veces actúa así por doblez o por bajeza. Tal vez la persona aludida quiso decir que es sincera y no esconde sus intenciones.

P.: ¿Por qué con frecuencia nos gusta escuchar música triste? Víctor Palomino, Bogotá

R.: La música es un arte tan acabado que no requiere de una palabra ni de un trazo ni de un volumen ni de un espacio para lograr su propósito, que es el deleite; incluso, la más afligida y fúnebre produce sensaciones complacientes. Nietzsche, que también fue músico y conocedor, llegó a decir: “Sin música la vida sería un error, una fatiga, un exilio”, pero asimismo llegó a decir: “No puedo diferenciar las lágrimas de la música”. A partir de este aforismo, el escritor rumano Emil Cioran aventuró que la música auténtica es llanto, pues surge de la añoranza del paraíso perdido. En el Ulises, de Joyce, en el diálogo sobre Hamlet en la librería de John Eglinton, una voz dice: “Extraño eso: que lo triste sea bello”, y otra asegura: “A causa de la música”. La tristeza, por claras razones, es uno de los sentimientos que más tratamos de evitar. Sin embargo, no es paradójico que nos guste una pieza triste, pues su armonía procura un goce que estimula y satisface. Sin duda, otro gran enigma de la música.

Nota: La semana pasada tratamos del origen del verbo curucutear. Dije que había encontrado que viene de curucú, nombre de un pájaro, y del sufijo -ear, pero que, no obstante, creía que su origen era incierto, puesto que el curucú vive aislado y se desconocen sus hábitos. Al respecto, me escriben dos lectores de Barranquilla. Eduardo Stuewe dice: “Quedé con la inquietud del curucú porque existe un pájaro en la Costa Caribe colombiana al que llamamos curucuchú, el cual confecciona, con pequeños residuos de muchas cosas y ramitas secas, un nido voluminoso y muy intrincado. Por ello se lo ve hurgando por todos lados en busca de esos elementos”. Y Hernando Albor Salazar: “[La] palabra realmente viene de un pájaro llamado curucuchú, como se conoce en Molinero (Atlántico), mi pueblo. Sin embargo, en el Malecón de Barranquilla aparece como currucutú. Allí está su dibujo: es un pájaro de pecho blanco, color marroncito en su parte superior, con ojeras blancas. También figura con su otro nombre: ‘chupahuevos’, porque si encuentra un nido donde no estén sus dueños se chupa sus huevos. [Curucutear surgió del canto de esta ave, que] dice de seguido ‘curuchú, curuchú, curuchú’ ”.

edavila437@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Jesús Molina

La pandemia: la piñata de los corruptos

La pandemia del COVID-19, aunque ha traído muchos males, ha abierto la oportunidad para poner al desnudo la degradación ética y moral de quienes roban y desgreñan la Nación. Haciendo gala de un cinismo grande y, de una conducta temeraria, con

Leer
Marcela Garcia Caballero

Como no se puede opinar

Sí, hoy voy a evitar dar mi opinión ante un país polarizado que no entiende que todos tenemos una historia de sangre, que todos tenemos un muerto víctima de la guerra, que todos tenemos una tristeza, que todos tenemos una razón para querer ju

Leer
Indalecio Dangond

Un plan maquiavélico

Siempre nos mantuvieron engañados, hasta ahora venimos a darnos cuenta que en Colombia existían dos frentes guerrilleros. El armado, que operaba en las zonas rurales del país, traficando con droga, bombardeando pueblos, asesinando a nuestros so

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web