El Heraldo
Opinión

A todos los padres

Frente a mi hoja en blanco y enredándoseme en la cabeza varias posibilidades de columna: 

Dándome cuenta de las fechas en que andamos en este mes, que ya tradicionalmente dedicamos a San José, patrono de los padres. Revolviendo en el cajón de los recuerdos, me he ido al tranquilo atardecer de un tiempo, cuando todavía mis hijos rondaban a nuestro alrededor y me involucraban en la ilusionante tarea de preparar el regalo a su padre: Bendito mes de marzo, aunque sin el avasallamiento amoroso que tiene el mes de mayo, dedicado a las madres, también se ha ido nutriendo de ilusión paterna.  Porque el amor no tiene ni tiempo ni época ni espacio ni medida. Y a pesar de esa desmesura, condición que muchas veces nos critican los hombres, también ellos experimentan ese amor paternal. En definitiva, amor compartido, en la ilusión de futuro que representan los hijos. Ilusión hecha realidad. El amor de padre tampoco tiene medida y el tiempo que lo comienza, también desde cuando nosotras le damos la primerísima y esperanzadora noticia, tampoco tiene caducidad y perdurará mientras una gota de su sangre corra por las generaciones siguientes.

Por ello, a todos los padres, en este día que pareciera convencional, como para poder quedar bien con ellos, pienso que tenemos el deber de no desaprovechar una oportunidad cordial para felicitarles en este mes de marzo, aunque a muchos les parezca traído por los pelos, pero que, en realidad, es un homenaje al cariño paternal que tiene la misma fuerza y que perdurará en las generaciones siguientes. Por ello, a todos los padres en su día, y no porque los intereses comerciales hayan destinado un mes a recordar su esfuerzo y su imprescindible papel de amor y responsabilidad, quiero dedicarles unos versos escritos por el amor de mi vida, un padre amantísimo, que disfrutó como nadie del amor de sus hijos: “Niño mío. Espuma azul. Nieve inocente. / Tu que vienes de Dios hasta mi orilla. / Nacido más de Dios que de mí arcilla, amasado en sus manos lentamente. / ¿No me traes en tus ojos, en tu frente/ algún recuerdo de Él, esa sencilla noticia de cómo es su maravilla?/ Tu mi tierna huella de Dios, aún tan reciente. Niño mío. Mi nieve recién caída. / Antes de que otra luz y otra pisada, borren las huellas de Dios, habla enseguida. / Con tu risa y tu sonrisa y tu mirada, no esperes a saber palabra hablada, que la humana palabra desvalida de las cosas de Dios no sabe nada”.

Que este humilde y amoroso verso, simbolice un abrazo de todos los hijos a sus padres.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Álvaro De la Espriella

Nos excluyeron

Cincuenta billones de pesos alcanza el presupuesto que se ha programado por parte del gobierno nacional, después de los Compes respectivos, para iniciar lo que ya se conoce en las altas esferas como la Ola 50 que es ni más ni menos el desarrollo

Leer
El Heraldo
Alfredo Sabbagh

Camaleones

En Zelig, el divertido filme que con forma de falso documental nos presenta en 1983 el controversial Woody Allen, conocemos la vida de un personaje con la particular virtud de transformarse y cambiar su apariencia de acuerdo con las circunstancias

Leer
El Heraldo
Amylkar D. Acosta M.

Hacia un nuevo país

Ilusionado, como todos los colombianos, que la Constituyente era el camino, como rezaba la publicidad oficial que la promovió, para lograr las grandes transformaciones, empezando por la política, al instalar las sesiones del nuevo Congreso de la

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.