El Heraldo
Opinión

En la vía de la inclusión

Más de una vez, y no creo que me pase a mi sola, sin darnos cuenta nos encontramos de pronto, en un totum revolutum y no sabemos por dónde empezar. Esta mañana entre mis manos la biografía de Barack Obama: La Audacia de la Esperanza, me está echando una mano en mi columna presente: “A nadie le gusta, sea de la cultura que sea, que le avasallen. A nadie le gusta vivir con miedo, porque sus ideas son diferentes. A nadie le gusta ser pobre ni pasar hambre. Y a nadie le gusta vivir en un sistema económico que no recompense el sistema de trabajo individual.

Primero, debemos recelar de aquellos que creen que nosotros solos podemos liberar a otro pueblo de la tiranía.  Estoy de acuerdo con George W. Bush cuando en su segundo discurso inaugural proclamó que existía un anhelo universal de libertad, pero hay pocos ejemplos en la historia del mundo en que la libertad que ansían los hombres y mujeres haya sido conseguida a través de intervención extranjera. Casi todos los movimientos sociales exitosos del último siglo, desde la campaña de Gandhi contra el dominio británico, el Movimiento de Solidaridad en Polonia, pasando por la lucha anti Apartheid en Sudáfrica, la democracia ha surgido siempre a partir de un despertar local”.

Podemos inspirar e invitar a otras personas a que defiendan sus libertades. A que colaboren con los sistemas electorales justos, ayudados por el mundo periodístico independiente y ayudar a asentar la participación cívica. Pero, sigue y aclara, Barack Obama: “si lo que queremos es obtener la democracia a punta de pistola, solo estaríamos facilitando que los regímenes opresivos hagan creer a sus pueblos que los que luchan por la democracia no son más que títeres en los poderes extranjeros, que quieren que jamás florezcan las libertades en todos los países de la tierra”.

Esta mañana mientras tengo entre mis manos la biografía del siempre soñador y al mismo tiempo práctico y realista, Obama, se me ocurre pensar que sería deseable que todos los políticos actuales fueran “hinchas” de las luchas sociales en pro de la igualdad, los derechos humanos, en contra de la mortalidad infantil que arrasan los países subdesarrollados, tendríamos que hacer que las reglas internacionales que impulsamos fomenten y no empeoren la seguridad material y personal de los ciudadanos.

No sé si piensen ustedes que se me despertó el socialismo o que estoy halagando a mí siempre admirado Barack Obama. Solo pretendía esta mañana, mientras buscaba el tema de la columna, compartir con ustedes la necesidad que tenemos todos de tendernos la mano los unos a los otros, para que al despertar cada mañana y abrir el periódico, podamos encontrar, como escribe Obama, las fuerzas capaces basadas en la fe, la inclusión y la nobleza de espíritu y no en la necesidad de ganar dinero con la que tantas veces se llega a corromper los ideales de un equilibro entre la vida pública y los intereses personales.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Horacio Brieva

La confusa señalización de la Oriental

Realicé en Semana Santa una visita a San Jacinto. La tierra de mis ancestros paternos, del bisabuelo abogado del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario y del tío-abuelo fundador del Instituto Rodríguez, el otrora emblemático colegio de l

Leer
El Heraldo
Álvaro De la Espriella

Turismo, agro y emprendimiento

Los actos, actitudes humanas, decisiones, programas, política individuales o del estado, todo ello si es bueno, edificante, constructivo, si favorece a la comunidades, debe ser suficientemente divulgado. Muchas veces por modestia, por h

Leer
El Heraldo
Alfredo Sabbagh

Cultura y memoria

Con general beneplácito el sector cultural recibió el anuncio del presidente electo sobre la designación de Patricia Ariza como ministra del ramo a partir del 7 de agosto. Pocas gestoras tienen el recorrido que la poeta, dramaturga, escritora y

Leer
El Heraldo
Amylkar D. Acosta M.

Ecopetrol

La historia se repite. La crisis energética global que se precipitó con la invasión rusa a Ucrania y la respuesta de los países que integran la OTAN, guarda mucha similitud con la crisis energética en 1973, la cual tuvo como detonante la guer

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.