El Heraldo
Opinión

El negocio familiar

El problema más grande que tiene este país es que la política es, para la gran mayoría, un negocio familiar. Siempre hay uno que comienza ‘de abajo’, que ‘escala’ hasta llegar a ocupar un cargo de poder, que se pega a esa silla contra viento y marea, y que, cuando llega la hora, le pasa el ‘trono’ a su sucesor. Siempre hay uno al que ponen a que dé la cara –así muchas veces no asista y deje esa silla vacía– y a que saque adelante las adjudicaciones –así toque presionar con lo que toque–. Y siempre hay uno que está detrás, recogiendo los frutos, llevando a cabo los proyectos y cogiéndose esa ‘tajada’ que necesita para completar el mercado. 

El negocio es tan bueno que, tal cual como sucedió con la bonanza bananera o con la del algodón, todo el mundo se quiere meter a eso. Y entre más de provincia sea la persona, entre menos industria haya en su lugar de nacimiento, más ganas tendrá de meterse en ‘esa vuelta’. La misión y visión de este tipo de negocios es clara: la plata por encima de los valores, de los principios y de lo que sea que anteriormente hayan dicho. Porque con tal de no despegarse de esa silla, hay que unirse hasta con el que juraron no hacerlo nunca, hay que ‘enlodar’ hasta al que le prometieron serle fiel siempre, y hay que aprender a borrar hasta las cosas escritas en mármol. Porque con tal de quedarse anclado al poder, hay que entregarlo todo, inclusive si del honor se trata. 

Sin embargo, el negocio últimamente se ha ido enredando, y ya son pocos los que llegan a pasarle la ‘batuta’ a sus delfines porque se sienten viejos y cansados. Las empresas se están viendo perjudicadas, pues ahora, más temprano que tarde, el que da la cara termina en la cárcel o, en su defecto, inhabilitado para ejercer un cargo público, y esto ha generado que a la familia le toque volverse creativa, pues en la mayoría de estos casos los sucesores aún no están en edad para regir.  

Es por eso que para esta ocasión los congresistas que hasta hace unos meses tenían todas las de ganar y que hoy se encuentran en el ojo del huracán están haciendo reestructuraciones dentro de la empresa y están recogiendo nuevas hojas de vida. Mientras se resuelve el problema, pondrán a la esposa, al sobrino, al hermano y, en algunos casos, inclusive hasta a la amante –aquí se ha visto de todo– para que sigan encargándose de hacer ‘el trabajo sucio’ por ellos, pues no vaya a ser que se vea afectado aquel patrimonio familiar que con tanto esmero han construido. 

Así que para el público que está viéndolo todo desde afuera y que ingenuamente cree que por fin llegó la hora de que se acaben aquellas dinastías políticas, les cuento que la cosa no va a cambiar de a mucho. Seguirán los lemas pegajosos, los votos prepago, el artista de moda en el cierre de campaña, la curul garantizada y el negocio asegurado. 

Porque realmente lo único que cambiará es la foto en el tarjetón. 

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Francisco Cuello Duarte

Gustavo Petro. ¿Presidente?

Recientemente la Revista Semana publicó una encuesta realizada por el Centro Nacional de Consultoría sobre la intención del voto para las próximas elecciones presidenciales de mayo de 2022, arrojando el sorprendente resultado del 19.7% para Gu

Leer
El Heraldo
Cecilia López Montano

Viaje muy inoportuno

Lo menos que puede afirmarse del viaje al exterior de la exministra Karen Abudinen a pocos días de tener que acudir a una citación de la Corte Suprema de Justicia, es que fue inoportuno. Se va el miércoles 20 de octubre y debía presentarse a l

Leer
El Heraldo
Nicolás Renowitzky R.

¡Afrenta!

El viernes pasado decidí pasar con mi esposa el fin de semana en Santa Marta. Tomé la nueva avenida del Río, seguí por La Loma y el Corredor Portuario para acceder al majestuoso nuevo puente Pumarejo.

Hasta ahí, todo bien, todo bien

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.