El titulo es:Cinismo

Últimas noticias

18:40

Los reconocidos médicos barranquilleros están señalados,...

Lula da Silva.
18:08

Líder en la intención de voto en todos los sondeos, con un...

17:55

Kevin Ashton, el genio que acuñó el término ‘Internet de...

Primeras inscripciones en el punto de votación del barrio Ciudadela 20 de Julio.
17:50

La jornada continuará en las diferentes registradurías...

La tenista rumana Simona Halep.
17:43

La española Garbiñe Muguruza, que ganó este año el Grand...

El artista Justin Timberlake.
17:32

Será la tercera vez que Timberlake se presente en el...

Néstor Humberto Martínez pidió una definición pronta.
17:32

Dijo que frente a las facultades de los jueces en la...

17:19

Las fuerzas del régimen sirio, apoyadas por Rusia,...

La actriz Katerina Lechou, interpretando a la suma sacerdotisa, sostiene la llama olímpica en el Templo de Hera durante un ensayo de la ceremonia previo al encendido de la llama olímpica.
17:09

La lluvia podría ser la invitada inesperada de la ceremonia...

Columnas de opinión
Actualizado hace 7 meses

Cinismo

X

Te leo

Es un servicio exclusivo para usuarios registrados en nuestro portal.Te invitamos a crear una cuenta. Si ya la tienes, por favor inicia sesión para comenzar a usar este servicio.
Iniciar sesión

Comenzó el campeonato de pimpón. La pelota caerá cuando le toqué jugar al más débil del equipo. Por ahora, Santos se lava las manos al mejor estilo samperpizano con otra de esas frases que pasará a la historia por su cinismo. Con el “Me acabo de enterar”, la responsabilidad del ingreso de los dineros de Odebrecht a la campaña presidencial pegó en la raqueta de Roberto Prieto, quien rápidamente entendió que aquello no era más que una granada de mano que había perdido el cerrojo. Antes de que explotara, la lanzó a Orlando Sardi, Consuelo Caldas y Juan Claudio Morales, los tres que desayunaron en Casa Medina con Luiz Bueno, entonces presidente de Odebrecht en Colombia. ¿Quién será el Santiago Medina de Santos? 

Uribe, en tanto, se sacó esta semana otra carta al proponer como candidata a María del Rosario Guerra luego de haberle dado la espalda a Zuluaga (un amigo cercano afirma que en Colombia no hay cortinas de humo sino una cipote humareda en la que todos buscan ocultar lo suyo). ¿En quién creer? Más allá del proceso de paz, que hay que seguir salvándolo a toda costa, lo cierto es que Uribe, Santos, Ordóñez y los demás rostros de la política actual representan exactamente lo mismo: asco, náuseas y una profunda desazón. 

¿Qué es esta mierda de país? La culpa no es solo de ellos. Lo primero es dejar de ser hipócrita y de rasgarse las vestiduras con cada nuevo escándalo cuando la corrupta es Colombia. La corrupción carece de sanción social porque está demasiado generalizada la idea de que solo robándole al Estado se puede hacer plata y de que a quien roba no le pasa nada, pues así vaya a la cárcel sigue viviendo con lujos y comodidades. “Como todos son lo mismo, hay que seguir en las mismas”, se justifican con tal de hacerse a un contrato con el político de turno.

La mejor manera de destruir a un enemigo político es adueñándose de su argumento y repitiéndolo hasta el cansancio hasta banalizarlo. Es tal cual está sucediendo: el debate sobre la corrupción en Colombia, el cáncer más maligno y enquistado que padece el país, se está banalizando al punto de que muy pronto la palabra se convertirá en sinónimo de tantas otras que dicen absolutamente nada. Y todo esto por haberla traído al debate electoral. O mejor, por no haber sabido debatirla desde el principio. Les quedó grande el tema a quienes inicialmente pretendieron apropiarse de ella, anunciándose a sí mismos como faros de moral. 

¿Quién le cree a un político que habla de corrupción en plena campaña electoral? Y ahí está el resultado: el tema pasó a ser bumerán. El triunfo de la corrupción es el triunfo del cinismo. En Colombia hemos redefinido la palabra corrupción. Aquí corruptos son todos esos actos que transgreden los códigos cometidos por aquellos a quienes no invitaron a participar de la tajada. En otras palabras, para cualquier político, sea del partido que fuere, “Si me hubieran invitado, ya no sería corrupción”. 

@sanchezbaute

Imagen de said.sarquis

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
Continuar al sitio

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
Ya soy suscriptor web