Columnas de opinión
Actualizado hace 9 dias

Guasones

Con mucha curiosidad me dispuse a ver la película El Guasón, una cinta que ha generado controversia por cuanto se dice que su crudeza es insoportable, y una peligrosa puerta franca a la violencia.

Es un filme que retrata a un hombre enfermo, en un mundo aún más enfermo. Una vez transcurrido el tiempo en que la perturbación acerca progresivamente al protagonista a la locura, la banda sonora de la película señala el momento en que Arthur Fleck entra a la fase más dura de su enfermedad y, paradójicamente, al ingresar en ella por fin accede a ese mundo que lo ha marginado con inclemencia. Suena That´s life, una interpretación de Sinatra que encarna la lucha de un individuo por remontar las vicisitudes de la vida, y su rendición ante la impotencia por conseguirlo. “Pero si nada vibrante aparece/llegado este mes de julio/voy a enrollarme/hasta formar una gran bola/ y morir/ ¡ay! ¡ay! dicen los versos finales de la famosa canción. Es el drama de un individuo que habiendo sido uno más de los seres invisibles que deambulan por una urbe que lo ignora, por fin encuentra una manera de ser visto. “Tres imbéciles menos en Ciudad Gótica” diría tras asesinar a tres jóvenes que son reflejo palpable de una sociedad que perdió el rumbo, tres seres humanos de los que van por ahí creyéndose con licencia para agredir a los demás o hacer de otros objeto de burla. El asunto es que, tras ese primer acto criminal, el asesino siente que su existencia comienza a ser advertida, y poco tiempo después ya es un perverso bufón que cobra venganza contra la sociedad que “lo abandona y lo trata como basura”. Un personaje de ficción que le restriega al espectador que su realidad de hombre desesperado y desesperanzado en un mundo dominado por el capitalismo salvaje, no es muy distinta de la de él no obstante se encuentre bien arrellanado en la poltrona de una sala de cine. Así las cosas, en el desarrollo de la ficción Arthur Fleck –un payaso enfermo y atormentado con quien el público acaba por identificarse secretamente– asume el papel de líder de una horda de inconformes que lo respaldan y lo imitan, entre tanto, en la realidad del espectador la sola idea de haberse solidarizado con el sufrimiento de un asesino serial en tiempos en que tal fenómeno violento azota la sociedad, genera un enorme sentimiento de culpa y es, lógicamente, intolerable. De ahí que la película resulte en extremo dura.

Ahora bien, se diría que digerir tanta crudeza es más fácil para los colombianos. Que con los muchos bufones que hemos visto en escena, aprendimos a distinguir la difusa línea que separa la cordura de la locura, lo correcto de lo incorrecto, la integridad de la perversión. Se creería que la más grande lección que nos dejó vivir bajo el influjo de mentes enfermas como la de Pablo Escobar, fue una conciencia superior en la escogencia de los líderes. Pero no. Todo indica que la sociedad elige e imita a los guasones que más se parecen a ella.

berthicaramos@gmail.com

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de sandra.cantillo
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web