Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

¡Enderézcalo!

A mi padre le causaba mucha gracia ver cómo los transportadores del altiplano colombiano –seguramente buscando efectos más contundentes– inventaron una expresión que esos sujetos particulares llamados “el ayudante”, y que son una especie de apéndice del chofer, utilizan con propiedad para ayudar al conductor a maniobrar el vehículo: ¡enderézcalo! Mi padre solía bromear en torno al término bastardo, pero sospecho que, habiéndose dado cuenta de la eficacia de una expresión tan rimbombante, una mezcla entre advertencia y amenaza, si estuvo tentado a utilizarla, no tuvo el talante para hacerlo. Hombre y lenguaje son una misma cosa; una entidad inseparable que establece relaciones interpersonales, de ahí que, en la delicada trama que tejen un emisor y un receptor, cada vez que un individuo expresa su pensamiento está implícita una intención, una secreta voluntad de revelar sus maquinaciones personales.

Días atrás el expresidente Uribe salió a decirle al país –al receptor más menesteroso y más confuso que quizá tenga– una frase que, destinada al presidente de la República de Colombia, causó gran controversia. “Necesitamos que Duque enderece, porque si Duque no endereza nos va muy mal”. Francamente, dada la disociación que parece haber al interior del partido de gobierno, y del precario estado por el que atraviesa el país a 100 días de haber sido elegido Duque, lo que uno alcanza a interpretar es “porque si Duque no endereza, le va muy mal”. Tal parece que, conforme a su carácter irascible, le hubiera ordenado terminantemente: ¡enderézcalo! Y, como su receptor más menesteroso y más confuso reaccionara alebrestado ante el mensaje soterrado –en lo que pudiera ser un síntoma afortunado de que el país empieza a comprender las tramoyas montadas en el lenguaje–, Uribe procedió a dar explicaciones; dijo que se refería a “enderezar el rumbo del país” respaldado por el propio Duque, que en una declaración posterior afirmaría: “Queremos enderezar el camino de Colombia”. Al final, cuando se trata de política y políticos, todo queda reducido a la falaz condescendencia del lenguaje descrita certeramente por el crítico francés George Steiner: “El lenguaje lo permite todo. Es algo espantoso en lo que no solemos reparar: se puede decir de todo, nada nos ahoga, nada corta nuestra respiración cuando decimos algo monstruoso. El lenguaje es infinitamente servil y no tiene –a eso se debe el misterio– límites éticos”.

En todo caso, cualquiera que hubiera sido su intención, en algo tiene razón Uribe, y es que en Colombia todo está por enderezarse. En un país donde es palpable el “gen de la torcedura” eso sería un logro fenomenal. Pero, ¿cómo hacer cuando los llamados a dar ejemplo han sido por tradición, más que torcidos, retorcidos? Una tarea que comienza con rescatar la ética del lenguaje, muy difícil además si, como dijo el escritor Félix Ovejero, “La perversión del léxico político no es un vicio, es un procedimiento”.

berthicaramos@gmail.com

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de deniro_guete
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web