El Heraldo
Opinión

Anticuerpos salvadores

Los anticuerpos salvan, protegen y hasta curan, son desarrollados de dos formas, con la enfermedad o con la vacuna.

La presencia de anticuerpos en las personas infectadas o no con la covid-19, en un momento en el que la pandemia golpea a toda clase de individuos, sin diferencias de clases, razas ni religiones, se constituye en uno de los problemas de la medicina más interesantes, ya que además de la PCR, para confirmar el diagnóstico definen el futuro de personas con o sin síntomas, pero con una interpretación que debe estar siempre asociada al seguimiento clínico, al lado de otros marcadores detectados en la sangre de los pacientes. Las variaciones son múltiples, y es aquí donde no valen solamente las predicciones epidemiológicas, ni las especulaciones, científicas o de neófitos, especialistas o médicos sin experiencia en la infectología, para desentrañar la evolución pre, durante y posterior a la infección. Así, hemos visto “reconocidos investigadores”, dictando doctrina sobre algo, que esencialmente se produce diferente en cada persona, porque no hay nada más cierto en inmunología que la respuesta de cada persona a las infecciones, es totalmente diferente en cada individuo. De ahí que debamos tener el mayor respeto y cuidado para no especular como se ha visto, no sé con qué ánimos, pontificando sobre algo que como mencioné anteriormente es completamente propio de cada individuo. Sin negar la existencia de la inmunidad de rebaño o mejor de grupos, o países, esto solo se puede lograr con la suma de las inmunidades personalizadas, sucede desde los pequeños grupos familiares. De no conseguirse este efecto global seguiremos dejando grandes vacíos que volverán a ser los responsables de los futuros rebrotes, o de casos fatales aislados.

La evolución de los anticuerpos, que se marca desde el vientre de la madre, pasando por la niñez y las etapas jóvenes de la vida, llegan a su decadencia con los años, pero en forma diferente de acuerdo con las condiciones de cada individuo, y esto empieza a darnos una respuesta al porqué a pesar de ser iguales somos tan diferentes en la respuesta a las infecciones. Y esta respuesta también es diferente con los medicamentos, e inclusive con las vacunas.

Los estudios actuales de vacunas muestran que las ya aprobadas tienen la tendencia a formar anticuerpos desde un 66 a un 95%. Respuestas aceptadas para protegernos del virus, ya sea para no sufrir la enfermedad, o para no dejarla llegar a situaciones críticas. Por eso estas vacunas son tan bienvenidas y necesarias, no solamente para proteger a cada individuo, sino al mundo en general.

Solo debo dejar una advertencia al aumento desordenado y exagerado de anticuerpos que involucra daños en individuos con una mala respuesta propia, que afortunadamente son una minoría, produciéndose anticuerpos contra uno mismo, como en las enfermedades autoinmunes.

Conclusión: los anticuerpos salvan, protegen y hasta curan, son desarrollados de dos formas, con la enfermedad o con la vacuna. Como la respuesta de anticuerpos es variable en cada persona deben ser estudiados en todo individuo, mayormente durante la pandemia, pero deben ser evaluados por los médicos expertos en el área de las enfermedades infecciosas, que no en forma fácil tienen que descubrir lo que tiene cada paciente, dándole la mejor recomendación para su futuro con recomendaciones, conductas y los tratamientos, si son necesarios.

Bienvenidos anticuerpos! Solo ellos pueden salvarnos, para eso son las vacunas, cuando el incumplimiento, la desorganización y la respuesta comunitaria han sido en muchas ocasiones irresponsables, sin el cumplimiento de las medidas de protección. Desobediencia civil, para la búsqueda del daño a la sociedad, a los familiares, amigos y demás contactos, mientras los trabajadores de la salud, sector más afectado, sufre por estos malos comportamientos, que si no se corrigen, tampoco van a permitir acabar con la covid-19, aun teniendo las mejores vacunas que se han producido en la historia de la humanidad.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Javier Castell Lopez

Mi experiencia con el covid

El pasado sábado 3 de abril tuve que regresar de BLU radio, en medio de una transmisión, por fuertes malestares y alta fiebre. A partir de ese día, y tras la confirmación de la presencia de Covid en mi cuerpo, he estado encerrado en mi cuarto

Leer
El Heraldo
Iván Cancino G.

#VotoPorUnModeloDeVida

En lo personal siempre he creído en las libertades y en que el Estado sólo intervenga cuando sea necesario, con el objetivo puntual de cerrar la brecha de inequidad y acercar a los ciudadanos a posiciones en las que los servicios básicos de edu

Leer
El Heraldo
Pedro Viveros Tarquino

Ojo con el vecindario en el 22

Ojo con el 2022” fue un trino del expresidente Álvaro Uribe que, como muchas de sus opiniones, generó un debate alrededor del mensaje enmarcado en las elecciones colombianas del próximo año. Sin embargo, a mi juicio, lo que vaticinó el exse

Leer
El Heraldo
Enrique Dávila

Parar, obsidional, CEO

Parar es detenerse, cesar: ‘El bus paró’, ‘¡para de hablar!’. En la Costa se usa como subir/levantar: ‘Paré el espejo para verme’, ‘¡párate de la silla!’. [Soy francés y no entiendo] dos sentidos tan diferentes. Henry Muller,

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web