El Heraldo
Opinión

El gran ojo

La noticia pasó relativamente desapercibida en los medios nacionales, tapada por los naturales embrollos de este intento de país que se debate entre los egos desenfrenados de sus dirigentes, la modorra mental de los dirigidos, y la apatía de una ciudadanía que optó por ver y no actuar: Facebook le habría presentado a importantes medios informativos mundiales, como el Washington Post y Bloomberg, una muy generosa oferta económica para poder acceder de manera prioritaria a ciertos contenidos noticiosos de primer orden, mismos que serían dados a conocer al público a través de la citada red social como primera ventana. La millonaria oferta busca posicionar un servicio noticioso de alta calidad dentro de Facebook que motive a sus usuarios a ingresar y mantenerse conectados por más tiempo.  

Esto puede entenderse de dos maneras: Una más simple, que la contemple como una operación más de oferta y demanda de servicios dentro del desarrollo de la libre empresa; u otra más preocupada por el manejo de la información, los eventuales filtros que pueda tener su difusión y consumo, y el manejo posterior que de los datos de los usuarios realice Facebook. ¿Quién determina la pertinencia o relevancia de determinadas noticias? ¿Se fijarán barreras geográficas de acceso a contenidos noticiosos? ¿Cómo se comportarán  los famosos algoritmos? ¿Será necesario conectarse según los actuales y poco claros procedimientos de manejo de información confidencial para acceder a determinadas noticias? ¿Toca cambiar privacidad por información?

Los datos mal manejados se han vuelto armas de destrucción tanto masiva como individual en estos tiempos de anarquía digital que vivimos; y los botones de disparo están en las oficinas de multinacionales desreguladas que las venden al mejor postor. Cualquier decisión que tomamos en el universo digital queda grabada en nuestra hoja de vida en código binario. Esa es la “huella digital” de la que hablan los expertos y de la que es casi imposible escapar; y que incluso sobrevive a la muerte física. Nuestras huellas le sirven a aparatos del poder para predecir nuestro comportamiento y reacciones ante determinadas situaciones sociales. Así se eligió a Trump y se votó la salida del Brexit. Así se manda a votar berraca a la gente. 

Vivimos bajo la dictadura del gran ojo digital que nos permite estar conectados y sentir que tenemos acceso universal a la información a cambio de ceder nuestra propia conciencia. Bajo la apariencia de acceso libre, esclavizamos nuestras decisiones a las recomendaciones solapadas de un robot. Nos alimentamos de “likes”, de “shares”, de “follows”. Lo que parecía un capítulo de ficción en Black Mirror es más real de lo que pensamos. 

Lo peor es que no hay mucho que se pueda hacer, salvo fomentar un intercambio responsable y mesurado de información en el mundo digital. Por lo pronto, les invito a compartir esta columna por sus redes sociales. Al lado de mi nombre, aquí abajo, está mi usuario en twitter. Saludos.

asf1904@yahoo.com
@alfredosabbagh

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Javier Castell Lopez

Primer balance de Rueda

Dijo el escritor Juan Villoro que el técnico de fútbol es rehén de las estadísticas. Si aceptamos que así es, entonces en ese aspecto Reinaldo Rueda salió bien librado en su primera cita con la Eliminatoria al mando de la Selección Colombia

Leer
El Heraldo
Iván Cancino G.

#VecinoCompraVecino

Nadie puede negar que el país está pasando por una situación económica compleja, que la pandemia, las marchas y los paros están acabando con negocios grandes y chicos.

 Emprendedores han perdido clientela porque sus envíos se

Leer
El Heraldo
Angélica Rodríguez

Actores diplomáticos

El libro Nuevos actores y nuevas diplomacias en el sistema internacional. Los casos de Medellín, Bogotá y el Ejército Popular de Liberación (EPL) recopila un conjunto de investigaciones realizadas por Luis Trejos, Jolie Guzmán y Angélica Rod

Leer
El Heraldo
Enrique Dávila

Albión, cada que, asesinar

¿Por qué a Inglaterra le dicen “la pérfida Albión?”HelíLopez B., B/quilla

Uno de los nombres antiguos de Inglaterra es Albión, de origen celta, según unos, puesto por los romanos, según otros. Estos últimos dicen que viene d

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.