¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

El bien de las ovejas

Uno de los diálogos más hermosos y a la vez esclarecedores que ha dejado la antropología visual y el cine etnográfico lo protagonizaron en los años 70 los investigadores y realizadores Sol Worth y Jhon  Adair con Sam Yazzie, un aborigen norteamericano perteneciente a la tribu Navajo, con quienes los citados investigadores querían desarrollar una peli que sirviera de material de estudio, y para lo cual buscaban el permiso respectivo. Al ser interrogado, Yazzie a su vez preguntó: “¿Hacer la película le hará algún mal a las ovejas?”. A la respuesta negativa volvió a preguntar: “¿Y hacer la película le hará algún bien a las ovejas?”. Con el segundo “No” como respuesta, el anciano navajo replicó: “Entonces, ¿Para qué hacer películas?”

Este pedazo de la historia sirve para evidenciar que los contextos sociales y la manera como los mismos influyen en nuestras vidas marcan las respuestas y las maneras de actuar que asumiremos ante determinados hechos o, como en el caso del ejemplo, interrogantes. Para el Navajo son su cultura y su pueblo, representados en las ovejas, más importantes que el afán del foráneo por representarlos, independientemente del supuesto loable  o educativo fin que esto tenga; y con dignidad creativa se los hace ver.

Y paralelamente, se reivindica la propia postura sin temor a la supuesta dominancia intelectual del otro; y sin que ello implique cerrar los canales de comunicación. Si ambos lados son inteligentes (ya sabemos que la inteligencia poco tiene que ver con lo mucho que se haya leído o estudiado), no se negarán a la posibilidad de entenderse. En lo que a esta historia compete, se entendieron, el filme se hizo y es material de estudio para distintas disciplinas.

En estos días de encierro forzoso y responsable, bien pudiéramos preguntarnos por el bien o mal que nos hace tanto como sociedad y como individuos el repetir actitudes, modos de vida, de consumo, de relación con la naturaleza y hasta maneras de pensar a las que nos acostumbramos bien sea porque las hemos visto repetirse siempre, porque nos enseñaron que así era, o porque no nos enseñaron que había otras formas. ¿No había otra manera de acceder a fuentes de energía que no pasaran por hacerle daño al ecosistema? ¿Por qué como humanidad fuimos capaces de ir a la Luna y no de desarrollar maneras confiables y económicas de acceder a energías renovables? ¿Si necesitaremos para vivir todo lo que dicen que necesitamos para vivir? Si tanto repiten que “el que no trabaja no come”, ¿No deberíamos todos tener la posibilidad de acceder a un empleo digno? ¿No debería el Estado asegurar unos mínimos vitales de acceso a servicios públicos, salud y educación, que no dependan directamente del mayor o menor poder adquisitivo de cada individuo? ¿No debería el servicio público ser un honor y no un privilegio? ¿No nos iría mejor si tuviéramos más médicos y menos políticos?

Si la idea es hacer el bien a las ovejas, deberíamos creer menos en los lobos.

asf1904@yahoo.com

@alfredosabbagh

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Rafael Nieto

La ofensiva final

A Uribe le chuzaron su teléfono por órdenes de la Corte, en una investigación contra un parlamentario chocoano. La Suprema alega que fue por “error”, pero hay pruebas inequívocas de que sabían que el celular era de él; el alto tribunal l

Leer
Pedro Pablo Jurado

Garantizada la navegabilidad

En los primeros dos años de su Gobierno, el presidente Iván Duque se la jugó por la navegabilidad del río Magdalena y el desarrollo sostenible de los municipios ribereños. Las inversiones así lo demuestran. Mientras en 2018 se invirtieron $2

Leer
Tatiana Dangond

Uribe y la justicia

Las reacciones frente a la decisión de la Corte Suprema de Justicia ante la medida de aseguramiento de Álvaro Uribe Vélez, dan cuenta que el ejercicio de la justicia sigue siendo incomprendido en Colombia y que a este ausente entendimiento se s

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web