Columnas de opinión |

Ayn Rand y el ateísmo

Ayn Rand fue una mujer que, como diría el ínclito presidente que tuvimos en España y que recientemente dedicaba sus ratos libres a enredar el conflicto venezolano, resulta discutida y discutible. Los hay que la aman y los hay que la detestan. Su pensamiento es tan fuerte que unos chiflados han llegado a fundar una iglesia satánica que proclama textualmente que sus puntos de vista políticos son, en esencia, la filosofía de Ayn Rand con ceremonial añadido. Recuerdo ahora una entrevista que le hicieron y en la que le preguntaban abiertamente cómo sobrellevaba la pérdida de su marido teniendo en cuenta que ella era atea confesa. La respuesta fue sincera y directa: era atea, sí, y no creía que fuera a volver a ver a su marido fallecido, ni que hubiera nada más allá de la muerte, ni Dios, ni Diablo, ni premio o castigo eterno. Era atea y, como atea que era, sólo creía en el hombre. Creía que estamos solos. Abandonados a nuestra suerte. Teniéndonos solamente unos a otros. Era atea. Insistía. Y, por eso precisamente, amaba al ser humano como la increíble criatura que débil y desnuda había sido capaz de salir de las cavernas y construir una civilización en la que personas como ella, entre otras muchas cosas excepcionales, podían permitirse ser ateas. Cuando le preguntaban si no se admiraba ante la grandeza de lo eterno, de lo celestial, de las estrellas, ella respondía que se admiraba sí, pero no ante la grandeza de ninguna estrella, sino ante la grandeza de los rascacielos. ¿Por qué? Porque esos los habíamos construido nosotros. Los hombres. Con nuestra fuerza, voluntad y tesón. Sin necesidad de dioses ni de magias.

Ayn Rand era una firme defensora del libre mercado y del egoísmo como motor del mundo. Defendía que por muy pobre que se fuera en un país capitalista, ese pobre vivía mucho mejor que un ciudadano medio de un Estado socialista. Rand suele ser hoy utilizada como referente por gran parte de la derecha estadounidense más amante de la no intervención del Estado en la vida pública. Generalmente, esa derecha acostumbra a ser simultáneamente amante de la religión. Olvidan que Rand era atea. También suelen ser admiradores de Ronald Reagan, de quien Rand consideraba que era un idiota. No era la única. Como le dijo a la cara con enorme gracia Don Rickles al por entonces gobernador de California en un espectáculo organizado por Dean Martin: “Blancos, negros, judíos, gentiles, todos juntos nos preguntamos: ¿cómo ha llegado usted a ser gobernador?”

¿Tenía Ayn Rand razón? Le solían preguntar si podía demostrar la inexistencia de Dios. Acostumbraba a responder que no era ella quien debía probar la fe de los otros, sino esos otros los que debían probar dicha fe. Y convencerla. Si podían. En ocasiones uno mira al cielo. Ve las estrellas brillantes. Y, como esa diminuta mujer, no puede evitar bajar la mirada y comprobar que los rascacielos brillan mucho más. Brillan muchísimo más. Y, sin embargo, que fríos que son los malditos.

@alfnardiz

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de cheyenn.lujan
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web