¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

La ciudad que no está

Ya no eres como antes ni yo soy el mismo.

Por tus calles apretujadas no circula la incesante algarabía que llegó a fastidiarme.

En las esquinas no hay vendedores de cualquier cosa ni limpiavidrios insurrectos que se niegan a tus señales en los semáforos.

El hombre de los aguacates, no volvió. Tampoco lo hizo el vendedor de peto que por las tardes hacía sonar una bocina en los estómagos de sus comensales.

¿Dónde quedaron los pregoneros que, alta voz en boca, compraban el hierro y las baterías que nunca les vendíamos? ¿Dónde están las vendedoras de bollos de la mañana, que por las tardes anunciaban aguacate, platanito y níspero?

¿Qué pasó?

La chismosa del barrio guardó la mecedora y no averiguó más de la vida ajena.

Las fichas de dominó no volvieron a crujir en la mesa de madera ni animaron las discusiones  indescifrables de los jugadores.

La bola de trapo no siguió corriendo por las calles destapadas ni hay partidos de chequita en el solar del vecino.

¿Qué le ocurrió a la ciudad que ya la gente no corre de un lugar a otro como si anduviera de afanes? ¿Qué le ocurrió, que ni siquiera tiene gente?

En los bancos se perdieron las filas largas que nos ponían a hablar con los otros.

Los supermercados parecen tiendas de campaña en las que piden tu cédula para permitir el ingreso. Y los locutores de  los almacenes ya no anuncian las promociones de la feria del brassier y solo cucos.

De tu brisa solo tengo noticias a la hora de la terraza.

Cada tarde me asomo religiosamente para ver pasar la vida que ya no pasa.  

Cómo extraño el calor de tus calles y los ríos de sudor por mi pecho. Quiero volver al Paseo Bolívar y agacharme a comprar los cachivaches a mil. Me muero por ir a una de sus esquinas y escuchar las plebedades de la señora que ofrece agua de coco.

No sabes cómo me gustaría sentir, otra vez, el ruido de los vehículos que se pegan a las bocinas y los madrazos del conductor desesperado que ya no resiste más trancón.

El vecino, más prudente que nunca, escucha su equipo de sonido al volumen que manda el Código de Policía. No. No. Necesito que haga vibrar las paredes de la casa con la ultima canción de Bad Bunny.

¿Cómo es que se llama? Debería tocar a su puerta y presentarle mis saludos, como nunca hice, y acercarle, por si se le ofrece, una cucharada de azúcar.

¿Cómo están mis amigos? ¿Qué se hizo la señora Juana?

Deseo encontrarme con tanta gente que ya no está.

Ansío hablar con fulano y perencejo.

Allá, de hecho, van. Los veo desde el balcón. Les grito pero no me oyen. Andan ocupados en sus silencios y sorteando sus propias nostalgias, que aunque quisieran -yo y ellos, tal vez- hoy no podemos juntar.

No sé quien hizo todo esto, ciudad de mis amores, pero anhelo tanto todo lo que eres y aquello de lo que un día renegué.

Cuando todo vuelva a ser como antes, te juró, te amaré como nunca. albertomartinezmonterrosa@gmail.com @AlbertoMtinezM

Más Columnas de Opinión

Lucero Martínez

Patriarcalismo y estado

Un orden endeble que la enfermedad mundial develó, propiciando la caída cultural más estruendosa en toda la historia de la humanidad, la que será narrada por los siglos de los siglos.

Somos el producto de la invención política, soc

Leer
Fernando Giraldo

Vergüenza y desencanto

No es así en el caso del exministro Arias, por tratarse de algo debidamente juzgado. Vía tutela se concedió una nueva instancia; mientras millones de casos son ignorados o quedan invisibles. No todos reciben las mismas oportunidades. Es la Colo

Leer
Kelina Puche

Nueva política social

El programa de Ingreso Solidario, liderado por el Departamento Nacional de Planeación, y dirigido principalmente a un grupo poblacional, quizás no pobre en su totalidad, pero sí ampliamente vulnerable, que en buena medida depende de la economí

Leer
Daniela Cepeda Tarud

Paciente 31

Un mes después de la identificación de la primera persona infectada con coronavirus, dicho país había conseguido contener su expansión, con solo 30 personas infectadas. Sin embargo, la paciente número 31, a pesar de tener síntomas, continu

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web