Arte | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Sala del Mapuka, museo arqueológico de la Universidad del Norte.
Cortesía
Arte

Los retos de los museos en tiempos de COVID-19

Directores y voceros de museos en Barranquilla, Chile, Panamá y España explicaron la situación actual de las pinacotecas en una charla en línea. Dicen que necesitan el apoyo del gobierno de cada país.

En el marco del Día Mundial de los Museos, la Universidad del Norte y el Museo Mapuka de dicha institución transmitieron en vivo este 18 de mayo una charla a propósito de la crisis que enfrentan distintos espacios museales en el mundo como consecuencia de la pandemia.

Con la moderación de William López, coordinador académico de la Maestría en Museología y Gestión del Patrimonio de la Universidad Nacional, el encuentro que empezó a las 10:00 a.m. través del canal de Youtube de la universidad planteó interrogantes acerca de cómo sobreviven los museos a la actual pandemia, qué estrategias de conexión con sus públicos están implementando y qué perspectivas tienen ante las inminentes o futuras reaperturas de sus pinacotecas.

La charla contó con la participación de Juan Guillermo Martín, director del Museo Mapuka de Uninorte; Pilar Fatás, directora del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, en España; Marcelo Godoy, director de la Dirección Museológica de la Universidad Austral de Chile y Linette Dutari, directora de comunicaciones del Smithsonian Tropical Research Institute de Panamá. 

Mapuka

Martín enfatizó en que la situación de los museos en Barranquilla “ya venía siendo crítica, independientemente de la nuestra, que nos respalda la Universidad del Norte”. En cuanto a las acciones frente a la pandemia, dijo que al inicio los tomó por sorpresa, pero seguían los hechos a nivel internacional y empezaron a trabajar más activamente en redes sociales. Cinco personas laboran de manera directa con el Mapuka, además de 12 estudiantes que reciben clases y mediaciones virtuales.

Desde el 13 de marzo la Universidad cerró e implementó un sistema de capacitación de estudiantes y docentes para asumir clases remotas. El momento lo aprovecharon “para organizar y disponer programación para nuestros públicos”. Diseñaron los recorridos virtuales que grabaron en el Mapuka a mediados de marzo con el fin de difundir en sus redes, además de actividades pedagógicas asociadas con dichos recorridos.

Al transmitir la información, dice, tuvieron en cuenta ser cautelosos con la oferta, “para no atiborrar” de contenidos a los seguidores. Desde entonces intentan dosificar sus propuestas e interactuar permanentemente con los usuarios.

En el Día Internacional de los Museos, ofrecieron un taller sobre la cultura del pueblo Zenú y una conversación sobre los museos en tiempos de pandemia. Martín sostuvo que “el hecho positivo” ha sido el incremento de su público en las plataformas online, que hoy incluye a usuarios de toda Iberoamérica.

Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira

Desde el 14 de marzo en España se declaró el “estado de alarma” por el cual todas las personas debían quedarse en casa. El día 13 los museos habían cerrado sus puertas. Después de dos meses las autoridades sanitarias y el gobierno están en “el plan de desescalada”, por el que los museos irán abriendo de forma paulatina, según contó Pilar Fatás.

Los técnicos del Museo de Altamira trabajan desde casa. Durante el encierro han continuado con actividades y avanzado en las investigaciones de sus colecciones de arte rupestre. “Hemos cerrado las puertas, pero abierto esa ventana que nos brinda internet”, dijo Fatás. La situación les ha permitido potenciar sus contenidos a través de la página web y las redes sociales con el programa “Altamira desde casa”, con muestras para distintos públicos.

Como directora, asiste una vez a la semana al Museo para coordinar el trabajo y hacer control de la cueva de Altamira, una de las más famosas en el mundo por albergar las pinturas de bisontes hechas en el paleolítico. La preservación preventiva de la cueva de Altamira se realiza mediante “un sistema de registro medioambiental que se puede controlar en remoto y que permite tener conocimiento en todo momento de la cueva”, dijo la investigadora.

Aunque cuenta que el teletrabajo ha sido difícil, añade que “hemos aprendido una nueva manera de trabajar que funciona y de abrirnos al mundo más de lo que habíamos hecho a través de la red”.

Museos al sur de Chile

La pandemia los encontró de improviso. A pesar de ver los casos de Europa, no advirtieron su llegada abrupta. El 15 de marzo suspendieron las actividades presenciales. Actualmente, dijo Marcelo Godoy, están haciendo cuarentena voluntaria e institucional, pues en su región no hay aislamiento obligatorio.

La migración hacia las plataformas digitales ha sido lenta. Pero el tiempo de encierro les ha permitido avanzar en la oferta digital, en los procesos de documentación y en proyectos de renovación de la web que ya venían adelantándose. “Museo a la casa” es un programa con el que hacen contenido pensado para personas en confinamiento.

Mensualmente crean un álbum, destacan una pieza del museo y realizan charlas sobre arqueología. En el campo de la conservación, muy importante tratándose de una región con altos índices de humedad, “ha habido un trabajo responsable, de almacenaje, monitoreo y de ver las variables que puedan afectar las colecciones”.

Godoy enfatizó en otro aspecto importante: la conectividad. El acceso tecnológico no cubre todos los territorios de Chile. En ese sentido, dice que hay mucho por hacer, por abarcar, para encontrar equidad en la gestión y transmisión de los conocimientos de cada museo.

Smithsonian de Panamá

Linette Dutari dijo que fue difícil cerrar puertas de un día para otro. En el caso de las 13 instalaciones del Smithsonian, algunas tienen colecciones vivas de plantas y animales que no pueden cerrar. Siempre hay personas que deben asistir para velar por el cuidado y la preservación de esas colecciones. Dice que han estado “poniéndose creativos en el mundo digital” con recursos en español e inglés.

En ese camino, han diseñado programas de aprendizaje, charlas en Instagram Live y una serie sobre murciélagos. Intentan no irse “al extremo en la publicación de contenidos que haga que la gente nos deje de seguir”.

Para ello, manejan un calendario editorial con el que se organizan con tres meses de anticipación. Actualmente difunden contenidos con diversas herramientas de conexión, realizan tours virtuales, comparten información acerca de la COVID-19 y resaltan la importancia de la ciencia en tiempos de crisis.

Varias personas descansan ante el Museo del Prado (Madrid, España) el pasado domingo, en la víspera del Día Internacional de estos centros de arte y cultura a los que la crisis sanitaria mantiene sin público. EFE.

¿Y las reaperturas?

Sobre las eventuales reaperturas, Juan Martín aseguró que en la Universidad el museo sería una de las últimas instalaciones en reabrir. Los más de 13.000 estudiantes y el equipo de profesores y administrativos tendrían que ingresar gradualmente. Pero la “reapertura no es muy clara en este momento”. Su público, de mayoría escolar, no los visitará por ahora, así que siguen enfocados en estrategias virtuales.

“En términos nacionales y regionales, no se ha puesto el tema de los museos sobre el tapete” añade el director, quien también recordó que algunos museos que ya venían en crisis están pasando por una “situación muy complicada”. Como espacios de conservación, resguardo y protección del patrimonio cultural nacional, espera un apoyo del Ministerio de Cultura para garantizar la supervivencia de estos recintos.

En el caso de Juan Godoy y los museos de las universidades de Chile, sostuvo que están “pensando en un regreso escalonado”. Señaló que es importante “mencionar que los museos forman parte de ecosistemas culturales vinculadas al turismo y el sector escolar. “El regreso debe darse articulándose con todos esos actores”.

Antes de la pandemia empezaron a diseñar actividades para salir de las paredes de los museos. Dice que después del regreso escalonado habría “una oportunidad para acercarnos a los territorios y llevar contenidos de manera presencial a quienes los requieran”.

Sobre el contacto con usuarios e instituciones que necesitan acceder a sus colecciones, dice que deben pensar cómo situarse en el contexto de los servicios culturales que brindan como universidades. “Tenemos mucho todavía por analizar y discutir sobre la apertura, considerando todos los territorios”, añadió.

Por su parte, en el Smithsonian existe un “plan de regreso en fases” que durará entre 3 y 6 semanas cada una. Todos los viajes seguirán limitados. El que pueda hacerlo trabajará en casa.

El 70 % de los fondos de los museos del Instituto Smithsonian proviene de los Estados Unidos; el 30 % de ventas o donaciones, pero todo eso está cerrado. Sus pérdidas, dice Lisette, ascienden en varios millones de dólares.

Sin embargo, ahora su preocupación no es qué hacer después de la pandemia, sino cómo operarán sus museos en un mundo con COVID-19. Por eso no sólo cuidan sus colecciones, sino que se plantean cómo sería el cambio de los baños públicos y cómo venderían alimentos para que haya el menor contacto y riesgo posible con los visitantes.

En España, los museos que dependen del Ministerio de Cultura deben definir protocolos que garanticen la seguridad de trabajadores y visitantes, así como de los técnicos y administrativos para incorporarse de manera presencial. Están tomando medidas para que los asistentes se sientan cómodos: instalación de mamparas en sitios de atención directa, equipos de protección individual a los trabajadores.

Los visitantes deberán definir la visita al museo desde el momento que llegan y decir cómo será su recorrido. Quitarán los elementos táctiles en las salas, como las pantallas. También esperan implementar un plan con la empresa que presta el servicio de limpieza para que su permanencia sea mayor que antes que inició la crisis.

Como ha sucedido en Alemania, el aforo será limitado a un tercio de lo que acogían antes del cierre. Quienes puedan continuar haciendo teletrabajo serán los últimos en incorporarse. Una ventaja en el país europeo es la cobertura de internet, que según Pilar Fatás está al alcance del 90% de la población.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más noticias de:

  • Día Internacional de los Museos
  • Museos en el mundo
  • Obras de arte
  • Pandemia
COVID-19 🔴 Ministerio de Salud confirmó 3395 nuevos contagios 🔴 136 fallecidos 🔴 Casos totales de infectados ascendieron a 109.505 🔴 Nuevos casos Bogotá (1402) 🔺 Barranquilla (354) 🔺 Valle (297) 🔺 Antioquia (283) 🔺 Atlántico (253) 🔺 Cartagena (211) 🔺 Nariño (102) 🔺 Cesar (93) 🔺 Cundinamarca (68) 🔺 Sucre (59) 🔺Tolima (48) 🔺 Santander (35) 🔺 Risaralda (24) 🔺 Guajira (23) 🔺 Córdoba (22) 🔺 Santa Marta (22) 🔺 Casanare (15) 🔺 Chocó (14) 🔺 Bolívar (14) 🔺 Meta (12) 🔺 Cauca (11) 🔺 Magdalena (7) 🔺 Norte de Santander (7) 🔺 Boyacá (7) 🔺 Putumayo (4) 🔺 Huila (4) 🔺 Amazonas (3) 🔺 Quindío (1) 🔺 X
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web