Miércoles | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Verde

Rumbaterapia: una actividad musicalizada que fortalece el cuerpo

Para practicarla es vital usar ropa y calzado cómodos, además de portar el tapabocas. Tener a la mano una botella con agua permitirá la hidratación.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Agradecimientos: @performancegym

Se encendieron las luces moradas, verdes y blancas de un salón amplio y dividido por cuadros hechos con cinta amarilla que distanciaban a cada participante que portaba tapabocas y ropa cómoda.

Seguidamente el micrófono inalámbrico de solapa fue modulado por el instructor Horacio Gerónimo, quien es  entrenador físico, coreógrafo, profesional en Danza y profesor de clases grupales.

La música empezó a sonar y alternativamente la voz de Horacio rebotaba entre la acústica del lugar, indicando que pronto iniciaríamos. Los participantes —incluyéndome— se ubicaron frente a varios espejos que reposaban en una pared y  cubrían desde el techo hasta el piso. 

Entramos en calor cuando los beats rápidos de un mix de música electrónica ambientaron el momento que posteriormente fue acompañado de un: “márchalo”. De inmediato los cuerpos de los asistentes empezaron a moverse, dando rienda suelta al inicio de la clase de rumbaterapia que —como la define Horacio— es una actividad musicalizada que mezcla diferentes ritmos, desde los caribeños hasta los internacionales.

 

La fase inicial de esta práctica es el calentamiento. El entrenador físico Horacio Gerónimo recomienda acompañarla con los ‘beats’ rápidos de una electrónica, durante cinco y 10 minutos. Orlando Amador Rosales

Entrar a la primera fase significó arrancar con el calentamiento que “es importante realizar entre cinco y 10 minutos”, en esta ocasión nos tomó cerca de siete. Poco a poco se fue elevando el ritmo cardíaco al sonar la canción Hoy tengo tiempo, de Carlos Vives; luego Abre que voy; y Suero de amor, interpretada por el merenguero Kinito Méndez.

Luego llegamos al tope al sonar Con altura, de Rosalía; Hips Don't Lie, de Shakira; y un mix carnavalero del soledeño Checo Acosta. La hidratación frecuente fue fundamental para mantenernos en medio de la agitación, producto de los movimientos intensos. Aunque por momentos la respiración resultó escasa, esta se fue regulando con los géneros que exigían la sincronización de movimientos más lentos como la cumbia titulada La piragua, obra insignia del maestro José Benito Barros Palomino.

Al hacer todo un viaje musical durante 55 minutos (la clase puede durar hasta una hora) y poner a prueba nuestra condición física, la melodía suave de la canción clásica Last moment, de Christophe Filippi, nos llevó —coordinados por Horacio— a un estiramiento que logramos hacer lentamente  con la ayuda de una respiración consciente que oxigenó el cuerpo, relajó los músculos y contrarrestó el agotamiento al finalizar. Al detenerse Horacio y decir: “listo, chicos”, los aplausos no se hicieron esperar, dando así la estocada final a la clase.

El fortalecimiento de las extremidades es uno de los principales objetivos de la rumbaterapia. Con la cumbia se trabaja la musculatura de los brazos. Orlando Amador Rosales

Para Horacio la rumbaterapia, que trabaja tanto la mente como todas las zonas del cuerpo, ayuda a mejorar la condición física de cualquier individuo que decida practicarla. A su vez —dice— fortalece los músculos del cuerpo y la parte cardiovascular, libera el estrés, además de beneficiar la motricidad y la coordinación de las lateralidades (derecha e izquierda).

“Habrá quienes se resistan a asistir a una clase de rumbaterapia porque sentirán que no podrán con los ritmos, pero mi recomendación es que se arriesguen y vayan a su propio ritmo. También es fundamental que tengan la mejor actitud porque con seguridad irán cogiendo el ritmo, ya que poco a poco el cerebro se encargará de mandar órdenes que mejorarán la motricidad”.

Señala que entre los ritmos que se emplean figuran merengue rápido, salsas bravas, champeta, zamba y batucadas, entre otros, todos esenciales para llegar a un clímax. También se emplean melodías que son propicias para bajar paulatinamente el ritmo cardíaco hasta llegar a un enfriamiento con ritmos muy suaves que den paso a un estiramiento o a una relajación de todos los músculos.

Al finalizar no puede faltar el estiramiento. Este será esencial para oxigenar y relajar los músculos, además de contrarrestar el agotamiento culminada la clase. Orlando Amador Rosales

Lisette Infante, comerciante y alumna de rumbaterapia, explica que hace un año practica esta actividad que ha sido esencial para su salud y para aumentar su energía.

Sintetiza en que es una buena herramienta para mantenerse en forma de manera dinámica, así que su invitación es “que todos se animen a realizar esta actividad que brinda múltiples beneficios”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Todo lo que usted necesita saber sobre la vacunación contra la COVID-19

Conoce más aquí

Más noticias de:

  • Rumba
  • ejercicio
  • entrenamiento
  • estrés
  • clases
  • fortalecimiento
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web