GCGente Caribe | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Si ya eres suscriptor, actívate sin costo
Sin photoshop

Miedo y esperanza en la primera línea Covid

El médico general luchó contra el coronavirus por 19 días. Una vez se curó no dudó en regresar a las salas de urgencias para seguir salvando vidas.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Jorge Efraín Juliao no puede contener las lágrimas cuando recuerda los rounds que ha perdido y ha ganado contra la Covid-19. El médico de 58 años de vida y 22 de servicio en la Clínica General del Norte, ha sido paciente y también ha perdido amigos por la pandemia. Él es otro héroe de bata blanca, de los que no salen en las películas. Su ‘superpoder’ es aplicar la ciencia médica en bien del prójimo.

P.

¿Cómo ha sido la experiencia en la sala de urgencias en medio de la pandemia?

R.

Ha sido una experiencia fuera de lo común, algo inesperado a lo que nunca en mi vida profesional me había enfrentado. Nunca había visto tanta muerte, tanto dolor y sufrimiento en el servicio de urgencias. 

P.

¿Qué ha sido lo más difícil?

R.

Ha sido abrumador ver llegar pacientes muertos en los taxis porque se embarcan en sus casas ahogándose y mueren en el trayecto o entran en silla de ruedas, suspiran dos veces y caen muertos. Son tantos momentos difíciles como llegar a recibir el turno y encontrar cuatro o cinco pacientes en bolsas esperando que los camilleros lleguen por los cuerpos. 

P.

En medio de la pandemia y de su labor en la primera línea de atención Covid ¿pensó que se iba a contagiar?

R.

Desde el principio el personal médico que trabaja conmigo y yo empezamos a estudiar mucho el virus y a seguir todas las recomendaciones de los protocolos de la Organización Mundial de la Salud, y nos preparamos lo mejor que pudimos para protegernos pero fue tanta la carga viral en el pico de la ciudad que no fueron suficientes todos los elementos de protección y muchos nos infectamos.

P.

¿Cómo desarrolló los síntomas del coronavirus?

R.

Yo terminé un turno normal y ese día me sentí triste porque acababa de fallecer un compañero. Me fui a casa y una hora después de haber llegado me empecé a sentir con dolor en el cuerpo y empezó a subirme la temperatura, inmediatamente pensé que era Covid, al día siguiente me hice la prueba y salió positiva pero me sentía bien. Tres días después me volvió la fiebre y se me quitó con dos acetaminofén, pero al día quinto empezó la dificultad respiratoria y al sexto día ya tenía neumonía.

P.

¿En qué momento deciden que debe entrar a Cuidados Intensivos?

R.

Durante el proceso consulté con varios colegas intensivistas y acordamos que siguiera en casa aislado y con mucho cuidado, pero ya a los nueve días sentía que no podía respirar y mi saturación empezó a caer y me fui a la clínica. Allá decidieron hospitalizarme en UCI.

El médico barranquillero es padre de tres hijos. Orlando Amador
P.

¿Cuántos días duró en UCI?

R.

En Cuidados Intensivos estuve 10 días y cuando salí ya era el día 19 de la enfermedad y aún estaba positivo. Me fui a la casa con dificultad para caminar y con oxígeno. Duré 15 días más aislado hasta dar negativo para coronavirus.

P.

Usted entró a UCI con tres enfermeras compañeras suyas que lastimosamente fallecieron, ¿cómo se sintió al enterarse?

R.

Es una mezcla de sentimientos y emociones... (en ese momento empieza a llorar) La verdad es que me afecta mucho, todavía me acuerdo y fue muy duro. Yo salí de mi casa y sabía que había el 50% de probabilidad de que no regresara; me despedí de todos, menos de mi hijo de cinco años, y di instrucciones de qué hacer si yo no estuviese. Lo hice para irme más tranquilo de este mundo.

P.

¿Cómo reaccionó su familia cuando se despidió?

R.

Sufrieron mucho pero ellos tenían mucha fe y oraron mucho por mí. Estoy agradecido con ellos, con mis colegas, con la institución en la que trabajo y con todos aquellos que siempre estuvieron pendientes de mi salud.

P.

¿Tuvo miedo en algún momento?

R.

Sí, cuando estaba en la UCI tuve mucho miedo a morir, casi no dormía tratando de mejorarme para no llegar a ese punto de intubarme, aunque estuvieron a nada de hacerlo de lo mal que estuve. Sin embargo, tenía fe en Dios y al transcurrir los días tuve mejorías. Fue como volver a la vida.

P.

¿Dudó en volver a la urgencia?

R.

No dudé en volver porque la medicina de urgencia es mi pasión. Me gusta mi trabajo, estabilizar y reanimar pacientes. Volví inicialmente en la segunda línea Covid y pasado un mes regresé a mi trabajo normal.

Jorge Efraín Juliao, médico de urgencias de alta y baja complejidad. Orlando Amador
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • clínica de Barranquilla
  • coronavirus
  • COVID-19
  • Médicos
  • Pandemia
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web