El Heraldo
Eduardo Teixeira Lima, mejor conocido como ‘Maravillita’, recordado jugador brasileño que pasó por Junior.
Rincón Juniorista

“Lo mejor de ‘Maravillita’ Lima era que no era egoísta”: ‘Papi’ Peña

El ex jugador y ex técnico de Junior destacó que el brasileño “siempre salía airoso en los duelos por la punta izquierda”.

La noticia lo toma por sorpresa. Carlos Peña Navas se entera a través de EL HERALDO del fallecimiento de Eduardo Texeira Lima, mejor conocido como ‘Maravillita’ Lima, en la madrugada del lunes en Sao Paulo, Brasil.

‘Papi’, legendario ex zaguero, ex técnico y ex gerente de Junior, jugó con el puntero izquierdo brasileño en el club rojiblanco en 1968.    

“Vino de Millonarios, donde había mostrado su jerarquía, por eso lo trajeron. Acá realizó una gran campaña y se convirtió en uno de los baluartes. Era muy rápido y habilidoso. Además, una gran persona, prudente, callado, medio extrovertido. A veces se veía triste y de repente era más alegre que todo el mundo”, comentó ‘Papi’ Peña.

“Marcaba diferencia en cualquier cancha, a donde iba era aclamado, tenía destellos del inolvidable Dida (otro brasileño de enorme calidad que pasó por Junior, murió el 17 de septiembre de 2002)”, agregó Peña Navas.

El ex futbolista barranquillero resalta de ‘Maravillita’ la “velocidad endiablada” y que “siempre salía airoso en los duelos por la punta izquierda”, pero valora la generosidad de la que hacía gala en el frente de ataque.

“Hizo muchos goles en Junior, pero su gran virtud era que no era egoísta, cedía mucho pases-gol y nuestros delanteros aprovecharon eso. El argentino Osvaldo Pérez se convirtió en la amenaza para todos los rivales por su vigorosidad y valentía en los choques, se hacía respetar y anotó muchos goles. Un gran porcentaje los metió gracias a dos punteros: Othon Dacunha (q.e.p.d.) y ‘Maravillita’”, apunta ‘el Papi’ Peña.

Teniendo en cuenta la partida de Eduardo Texeira Lima y que hoy se cumplen exactamente 52 años del debut y despedida de Garrincha en Junior, ‘Papi’, con una memoria prodigiosa, recordó el equipo que se enfrentó al Santa Fe, en un estadio Romelio Martínez repleto, el domingo 25 de agosto de 1968. Los Tiburones perdieron 3-2, pero el hecho central de ese juego fue el debut del gran crack brasileño, Manuel Francisco dos Santos.  

“Ese día jugó el uruguayo Mario Thull en el arco, mi compadre Arturo Segovia como marcador derecho. Hermenegildo Segrera y el uruguayo Nelson Díaz como zagueros. Yo marqué la izquierda. En el medio estaban Mario Moreno y Rolando Serrano. Más adelante ‘el Loco’  Ayrton, temperamental, pero  crack; ‘Maravillita’ Lima como puntero izquierdo y Garrincha como puntero derecho, Dacunha no fue titular ese día. Arriba estuvo Osvaldo Pérez”, rememoró Peña.

“Rolando Serrano era una especie de ocho. Ayrton hacia recorridos cortos, pero jugaba mucho. Lima era un encarador con  una velocidad endiablada. Dacunha era algo lento, pero tenía un gran dominio. ‘Maravillita’ tenía el mismo dominio, pero era rapidísimo. Salía por derecha o izquierda, pero salía airoso en todos los duelos, a ese carajo no lo podían parar. Poseía una calidad asombrosa y ejecutaba jugadas maravillosas”, agregó.

‘Maravillita’ Lima conformó uno de los ataques más letales de la historia de Junior en la temporada de 1968. Los rojiblancos llegaron a 114 dianas en 54 partidos. El brasileño, que llegó en el segundo semestre, consiguió 11 tantos en 18 juegos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.