El Heraldo
Didier Moreno avanza con el balón ante la marca de Rafael Santos Borré, en el juego entre Junior y River en Buenos Aires.
Cortesía Conmebol
Rincón Juniorista

Didier Moreno y Larry Vásquez, ejes de la mejoría de Junior

Los dos volantes han elevado el rendimiento y se han convertido en piezas clave en el onceno titular de Luis Amaranto Perea. 

Nadie en el fútbol es imprescindible. Si no está uno, juega el otro. Punto. Así de sencillo, el show debe continuar. El balón sigue rodando, las competencias prosiguen. Los hombres pasan, las instituciones quedan. Sin embargo, es innegable que existen jugadores difíciles de reemplazar y que cuando se marchan dejan una estela que resulta imposible de borrar.

Sucedió en Junior con Iván René Valenciano cuando se marchó al Atalanta de Bérgamo y al Veracruz de México. El impresionante poder goleador del ‘Bombardero’, que ahora sigue disparando con todo y a cualquier lado en su rol de comentarista de Espn, todo lo que tocaba lo convertía en gol y fue complicado el desafío de sucederlo tras sus dos períodos exitosos con la rojiblanca. Dejó la vara muy alta.

A todos los que venían con el reto de ocupar su puesto, de alguna manera, la gente les reprochaba que no tuvieran el arco en la frente y el remate tan potente y certero como el de Valenciano. Lo extrañaban.

También pasó con otros jugadores de otras épocas y recientemente con Víctor Cantillo. La forma en que el flaco magdalenese robustecía y clarificaba el mediocampo de Junior siempre se echa de menos.

Cuando todo estaba oscuro y derrumbándose, Cantillo aparecía con su brújula y linterna para señalar y reconstruir el camino. “Es el arquitecto del Junior”, dijo alguna vez el técnico Julio Avelino Comesaña.

Por más que unos pocos críticos constantemente le endilgaran carencias en su dinámica y escasa asiduidad para pisar el área, el ahora volante del Corinthians, que nunca perdió la titular en Junior desde que se la ganó, ampliaba las posibilidades para sostener y profundizar el balón con su calidad y cabeza fría.

Su fútbol se tatuó en el corazón y la memoria de la hinchada juniorista, que suele recordarlo cuando en el mediocampo no aparecen soluciones para brindarle salidas al Junior actual.

Sin embargo, en las últimas semanas no se ha mencionado tanto su nombre porque Didier Moreno y Larry Vásquez, que tienen características físicas y futbolísticas distintas a Cantillo, han empezado a afianzarse en la alineación estelar del equipo tiburón.

Los dos volantes vienen cumpliendo un papel protagónico en el elenco dirigido por Luis Amaranto Perea, cuyas últimas presentaciones han sido para aplaudir, más allá del resultado.

La puesta en escena del colectivo ha mejorado con las destacadas actuaciones individuales de ellos dos, que se combinan de gran manera para respaldar permanentemente a la defensa y al ataque. Siempre están cerca de la trinchera y de los artilleros. Son escoltas de Viera y de Borja. Pisan las dos áreas con gran efectividad.

La pareja inicialista en la mayor parte de la temporada ha sido integrada por Fabián Ángel y Didier Moreno. No lo hacían mal. La lesión que sufrió el juvenil boyacense en el partido ante Santa Fe (1-1), en la jornada 15 de la Liga, le abrió las puertas de la titular a Larry, aunque Perea ya le había dado chance por decisión técnica en el compromiso previo ante Tolima, en Ibagué (victoria 1-0), y no defraudó.  

 

Larry Vásquez viene cumpliendo en marca y en asociación. Su aporte ha sido muy valioso para el equipo. Cortesía Conmebol

Después de aquel 27 de marzo en que Ángel salió lesionado, Junior ha disputado diez juegos y en ocho de ellos Larry Didier han sido titulares. No comenzaron ante Pasto (Perea usó un equipo B) ni ante Santa Fe en el primer duelo de la fase de grupos de la Copa Libertadores (cuando Moreno tenía una molestia física y el DT quiso apostar por Hómer Martínez y Ángel).

En los cinco últimos partidos ha sido más notoria la compenetración y evolución de esta pareja de mediocampistas, que no va a tachar el recuerdo de Cantillo, para nada, (nadie podrá hacerlo porque él ya dejó una huella indeleble y tiene un lugar importante en la historia de Junior). No obstante, Vásquez Moreno han enderezado su rumbo como ‘Tiburones’ y se ha convertido en ejes de la mejoría que reflejó la escuadra caribeña en la serie de cuartos de final de la Liga contra santa Fe y en los partidos de Libertadores ante River y Fluminense.   

Los dos llegaron a Junior en 2020 

Larry Vásquez Ortega. Nació el 19 de septiembre de 1991, en El Zulia, Norte de Santander. Está viviendo su mejor momento desde su llegada a Junior a principios del año pasado. En 2020 le costó adaptarse al equipo y posicionarse en el onceno titular. La mayor parte del tiempo fue una alternativa.  

Didier Andrés Moreno Asprilla. Nació el 15 de septiembre de 1991 en Bajo Baudó, Chocó. Ha tenido altibajos en su desempeño. En casi todo el 2020 estuvo muy distante del destacado nivel que se le apreció en otros equipos colombianos, pero lo remató de maravilla y jugó tan bien como lo está haciendo en la actualidad.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Junior
  • Rincón Juniorista
  • Fútbol
  • Larry Vásquez
  • Didier Moreno
  • Luis Amaranto Perea
  • Fabián Ángel
  • Hómer Martínez
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.