El Heraldo
Lilian Díaz y Angely Jaramillo aseguran que su relación de socias ha fluido genuinamente.
Orlando Amador Rosales
Protagonistas

La moda, el vehículo de dos primas para renacer y ser real

Tras superar la covid-19, Lilian Díaz creó junto a Angely Jaramillo una marca de ropa y accesorios para “las mujeres reales”. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Dolencias en todo el cuerpo. Así, apenas con 32 semanas de embarazo de su tercer hijo —en una sala de urgencias— Lilian Díaz saturaba en 86 y era diagnosticada con covid-19 el año pasado. Su estado ponía en vilo el aporte de oxígeno a su bebé. Médicos aseguraban que si su saturación no mejoraba, era necesario “desembarazarla”. 

A partir de ese momento fue sometida a procesos como maduración pulmonar y monitoreo fetal. Alterno a esto sus familiares hacían una cadena de oración que clamaba por su pronta recuperación.

“Fue una experiencia fuerte. Recuerdo que yo estaba sola en la clínica porque por la contingencia no dejaban que ingresaran acompañantes. Las enfermeras lo atendían a uno luciendo unos trajes que las hacían parecer astronautas. Mi barriga más las dolencias no me permitían caminar muy bien. Era muy duro todo. Hasta la respiración me costaba”.

Su estado la llevó a reflexionar introspectivamente y a “hablar con Dios”, prometiendo que si se recuperaba sería “la mujer más feliz”, capaz de luchar por sus sueños. Fue así como al transcurrir los días, su salud se fue restableciendo. Luego —decidida— habló con su prima Angely Jaramillo, y ambas llegaron a la conclusión de que era el momento de apasionarse y hacer realidad lo que tanto querían.

Ahí, sin más, con determinación y siendo coherentes con su gusto por la moda, emergió una idea de negocio que poco tiempo después dio paso a la creación de una marca de ropa y accesorios para mujeres, llamada Lamore. 

“Cada una desde sus profesiones, yo mamá de tres niños, con mi carrera de Contaduría Pública, dedicada a los eventos, apasionada por el estilo, los textiles y los estampados; y Angely con sus estudios en Negocios Internacionales y su encanto por la joyería, decidimos poner en marcha nuestro sueño. Con las expectativas claras, el 17 de septiembre del año pasado lanzamos la primera colección y creo que todo fue posible gracias al apoyo de mi esposo, Moisés Tarud, y a la mamá de Angely, Gladys Molina (...) La unión hasta entonces ha fluido genuinamente”.

A pesar de que la marca surgió en un año difícil para muchos sectores de la economía, Lilian, de 35 años, y Angely, de 21, descartaron la posibilidad de claudicar. Sobrevivieron llevando a cabo reuniones virtuales con los proveedores, haciendo uso del Internet y de las redes sociales. 

“Lamore es nuestro futuro. Se está consolidando fuertemente en la costa Caribe y desde ya  estamos exportando a Estados Unidos y República Dominicana (...) El camino no ha sido fácil, de hecho se nos han presentado pruebas duras que nos ha tocado sortear, pero nos hemos mantenido firmes, con la convicción de que este es el camino que queremos recorrer”.

Una de las pruebas que enfrentaron en medio del proceso fue el síndrome inflamatorio multisistémico asociado a la covid-19 del tercer hijo de Lilian.

“Nos dimos cuenta que  a sus tres meses empezó a presentar un brote. Luego tuvo tres días de fiebre y al quinto, sus piernas y brazos se tornaron morados. Cuando lo llevamos al médico, los expertos no sabían a qué se debía. Pero en ese instante logramos hablar con el hospital pediátrico de Barcelona y ellos nos indicaron el paso a paso que debíamos seguir para salvarle la vida. Y así fue que se recuperó. Fue un salvado de las aguas, así como su nombre, Moisés. A pesar de esto no desistí con mi marca”.

Angely asegura que comercializan sus prendas (ropa y accesorios en bronce con baño de oro de 24K, elaborados por manos de artesanos colombianos), a través de la cuenta de Instagram @shop.lamore. 
Uno de los ingredientes para que el trabajo en equipo fluya entre ella y Lilian es tomar decisiones en conjunto, teniendo siempre en cuenta la opinión de la otra. La intención de ambas es seguir creciendo para que con su  marca “las mujeres 100% reales se sientan identificadas”.

Las dos son creativas en la empresa, pero Lilian está más ligada a la imagen, las relaciones y el manejo con los medios de comunicación, mientras Angely es financiera, encargada de que “todo tras bambalinas esté en orden”.

 

El sueño de las barranquilleras es seguir trabajando en equipo para que su marca se convierta en un logro. Orlando Amador Rosales

Desde Lamore promueven el amor propio. Su apuesta es que las mujeres se sientan cómodas con lo que llevan puesto y que el acto de vestirse se convierta en una forma de expresión. 

“No seguimos un prototipo de mujer, sino a una mujer real (...) Estamos seguras de que esto no es cosa del momento porque queremos que la marca se convierta en un logro para nosotras”, señala Angely.
Las barranquilleras hacen referencia al nombre de su negocio y explican que este se dio inspiradas por las tardes parisinas fusionadas con el encanto del Caribe. Hasta la fecha han lanzado cuatro colecciones, la más reciente es la ‘Aqua’, cuya inspiración surgió de las pinturas en acuarela, involucrando la paleta de tonos pasteles y cálidos que reflejan tranquilidad.

Respecto a los accesorios, estos están en constante cambio. Con frecuencia se dedican a crear y acompañar los diseños de sus colecciones de ropa. Su siguiente apuesta es la creación de la página web que ya se encuentra en construcción.

Hace poco su showroom abrió sus puertas, un proyecto que venían apostándole para organizar su oficina donde pudieran crear, atender al público que desee tener contacto directo con sus productos y despachar. Hasta la fecha hacen envíos a toda Colombia, un acierto que las tiene muy motivadas.

Cada diseño, indican, es pensado y creado por las dos. Charlar, ver revistas de moda y detallar tanto el trabajo de diseñadores internacionales como el gusto del momento, son su fuente de inspiración.

Cuentan con el apoyo de un taller donde cuatro mujeres madres cabezas de hogar se encargan de realizarles los patrones, de cortar y confeccionar cada pieza, además de llevar a cabo el control de calidad. 

Ver hoy materializada su empresa tiene un significado “especial”. Para Lilian ha sido el renacer de su vida y la intención de luchar por lo que siempre ha soñado, y para Angely, es su propósito de vida, pues “mira, respira y vive por Lamore”.

Nuestra empresa ha sido el renacer de mi vida y la intención de seguir luchando por lo que siempre he soñado
Lilian Díaz
Lamore es mi propósito de vida. Yo miro, respiro y vivo por ella
Angely Jaramillo
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.