El Heraldo
Política

La ley del Montes | El poder regional

La apuesta electoral de la gran alianza de la centro derecha para el 2022 está enfocada en las regiones. ¿Alcanzará para ganar?

Nunca antes Alex Char, Federico Gutiérrez y Dilian Francisca Toro habían tenido tantas reuniones con futuros aliados políticos y electorales como en las primeras semanas de este 2021 que apenas comienza. Para nadie es un secreto que los tres quieren jugar duro en las elecciones presidenciales del próximo año, cuando se elija al sucesor de Iván Duque en la Casa de Nariño.

¿Cuáles serán las reglas de juego que tendrá “esa partida electoral” que se está cocinando a fuego lento? Todavía no se sabe. En esas están Char, Gutiérrez y Toro, junto con otros jugadores, como Enrique Peñalosa, Dumek Turbay, Luis Pérez y Alirio Barrera (ex gobernador del Casanare), entre otros.

En el caso de Char y Gutiérrez se trata de los dos alcaldes más populares del país en el periodo anterior. La aprobación de Char como alcalde de Barranquilla fue estratosférica, hasta el punto de terminar su segundo mandato con una favorabilidad del 95 por ciento. Su nivel más “bajo” de popularidad fue del 85 por ciento. Desde que existe la elección popular de alcaldes en el país ninguno había logrado niveles de respaldo tan elevados. La aprobación durante su primer mandato –de acuerdo con las encuestas realizadas, entre ellas la de Invamer Gallup– también podría considerarse extraordinaria. Por cuenta de Alex Char y de Elsa Noguera –que lo sucedió después de su primer mandato– Barranquilla se convirtió en modelo y referente nacional.

El caso de Gutiérrez en Medellín también llamó la atención de todo el país, tanto así que luego de su gestión Fico Gutiérrez –al igual que Alex Char– pasó a ser una figura nacional. Gutiérrez terminó su mandato con un respaldo del 82 por ciento –según encuesta de Invamer–, mientras que su desaprobación más baja durante toda su gestión fue del 78 por ciento.

Mientras tanto, en el Valle del Cauca, Dilian Francisca Toro también contó con gran respaldo popular como Gobernadora. Después de ser senadora por varios períodos, Toro le apostó al poder regional y desde la Gobernación logró posicionarse como una de las figuras más destacadas del Partido de la U. Hoy hace parte de las grandes ligas de la política nacional.

A esta lista de pesos pesados regionales se suma un “cachaco” que también quiere probar fuerzas en todo el país, quien a diferencia de todos los anteriores sí contó con una desaprobación monumental: Enrique Peñalosa, ex alcalde de Bogotá, quien terminó su mandato con un rechazo del 62 % y una aprobación de tan solo el 34 %. Pero a Peñalosa le sucede algo muy curioso: es mucho mejor ex alcalde que alcalde. Cuando está gobernando nadie lo quiere y cuando se va todos lo añoran. Es lo que sucede en estos momentos durante la Alcaldía de Claudia López, cuando la mayoría de los bogotanos suspiran por quien transformó la ciudad.

De este sólido y poderoso bloque de “centro derecha”, con profundo arraigo regional, saldrá el candidato que enfrentará el próximo año al aspirante de la centro izquierda y al del “centro-centro”. Hasta el momento, el más fuerte de los primeros es Gustavo Petro y el mejor posicionado de los segundos es Sergio Fajardo, aunque todavía falta que corra mucha agua bajo los puentes. Al igual que sucede con la centro-derecha, aquellos también están botándole corriente a la elaboración y diseño de unas reglas de juego claras que dejé a todos contentos.

El más activo y entusiasta con la alianza de la centro derecha es el ex presidente Álvaro Uribe, quien desde diciembre pasado viene moviendo los hilos para consolidar su modelo político y electoral del próximo año. Uno de los temas que está por definir es el de la mecánica electoral, pues aún no se sabe si el humo blanco de la candidatura saldrá de una consulta entre los distintos partidos en marzo de 2022 o si es mejor una encuesta nacional. También deberá definirse el papel que jugará su hijo Tomás, a quien más de un uribista lo quiere convencer para que se lance a la Presidencia. Para eso son las múltiples reuniones de estos días, a las que asisten muy juiciosos Char, Gutiérrez, Toro, así como los demás futuros aspirantes.

La alianza pretende contar con el aspirante del Partido Conservador que también viene haciendo reuniones exploratorias con los posibles aspirantes, entre ellos –en el caso de la Región Caribe– el senador Efraín Cepeda, quien mediría fuerzas –a su vez– con los ex ministros Juan Carlos Echeverri y Mauricio Cárdenas, entre otros.

Lo propio haría el sector tradicional de La U –luego de la partida de los “rebeldes” Armando Benedetti y Roy Barreras– que buscará un buen candidato para darle mucho más peso electoral a la nueva alianza de la centro derecha.

¿Qué pasará con la alianza de centro derecha? ¿Qué futuro electoral les espera a los “chachos” de las regiones?

Dilian Francisca Toro, la baronesa electoral

La ex presidenta del Congreso y ex gobernadora del Valle del Cauca sabe ganar elecciones. Está acostumbrada a buscar votos hasta debajo de las piedras. En un departamento de barones electorales, como los Trujillo, los Caicedo, los Barrera, Dilian Francisca es la “baronesa electoral” del Valle del Cauca. Ella sola puso gobernadora, dos senadores, cuatro representantes y varios alcaldes en ese departamento. Uribista y de origen liberal, como buena parte de los integrantes de la nueva alianza de la centro derecha, Toro está haciendo la tarea de buscar futuros respaldos de forma silenciosa y efectiva. Habló con Uribe en El Ubérrimo y con César Gaviria en Bogotá: a los dos les manifestó su deseo de aspirar a la Presidencia de la República. Durante su paso por el Congreso sacó adelante iniciativas a favor de la mujer, entre ellas la llamada “Ley Sandra Ceballos”, que prioriza la atención de mujeres enfermas de cáncer, así como proyectos y medidas favorables a las regiones. Aunque su fortaleza electoral está en el Valle del Cauca, llama la atención que también mueve votos en el Magdalena y Bogotá. Ya sin los votos de Roy Barreras, que fueron “expulsados” del partido, quedan muy posicionados y fortalecidos en La U los de Dilian Francisca, que tendrán papel protagónico en la alianza de la centro derecha. A la ex gobernadora del Valle los papeles secundarios en la política no le gustan.

Peñalosa, el mejor “ex alcalde” de Bogotá

A los “ex” muy pocas personas los quieren. Solo hay que ver el caso de los ex presidentes colombianos a quienes les achacamos todos los males que padecemos. Belisario Betancur fue quizás el ex presidente que recibió mejor trato por parte de sus sucesores y eso fue así por una sencilla razón: jamás se metió con ellos. Después que terminó su mandato se retiró, como los generales luego de las batallas, a sus cuarteles de invierno en Barichara. Juan Manuel Santos, por ejemplo, dijo que una vez por fuera de la Casa de Nariño no hablaría de política nacional y hoy opina de todo hasta por los codos. Enrique Peñalosa es de los pocos “ex” de la política nacional que la gente quiere. De alcalde nadie lo quería y ahora de ex alcalde todos lo añoran. Al menos los bogotanos. Pues bien, Peñalosa también quiere hacerse contar a nivel nacional. Ahora tiene el prestigio del que careció mientras estuvo en el Palacio Liévano. Peñalosa cuenta con mayor reconocimiento nacional que Char, Gutiérrez y Toro, pero carece de la favorabilidad de los tres. Tampoco cuenta con el músculo electoral que podría ofrecerle un partido o movimiento político. Y aunque su futuro electoral a nivel nacional es incierto, lo que no admite dudas es que en la medida en que la imagen de Claudia López se desinfle, la suya empezará a crecer como espuma.

Alex Char, el poder del Caribe

Después de su exitoso paso por la Alcaldía de Barranquilla durante dos periodos, que contaron con un respaldo popular sin antecedentes, Alex Char está dispuesto a medir fuerzas en el país. El prestigio y respaldo que tiene en la ciudad y en la Región Caribe –donde es sin duda la figura política con mayor protección– es su carta de presentación a nivel nacional. La pandemia alteró sus planes iniciales de “vender el modelo Barranquilla” a las ciudades capitales de la Región Caribe. “La gente quiere saber cuál es el secreto de la transformación de Barranquilla y estamos dispuestos a explicarles a las administraciones municipales y departamentales cómo se logró el milagro”, me contó Char pocos días antes de entregar su cargo a Jaime Pumarejo, cuando le pregunté por su futuro político. Char sabe muy bien que su gran fortaleza electoral está en la Región Caribe, donde es genio y figura y cuenta con el respaldo de Cambio Radical –hoy por hoy la mayor fuerza electoral de la Región Caribe– y la bancada más numerosa y una de las más influyentes del Congreso, con más de 20 senadores y más de 30 representantes a la Cámara. El nombre de Alex Char tiene también buena aceptación en el Centro Democrático y en un sector gavirista del Partido Liberal. Si como se dice en tiempos de elecciones “la Costa elige”, entonces el nombre de Alex Char jugará muy duro a la hora de escoger al candidato de la alianza de la centro derecha. Para decirlo en términos futbolísticos –que tanto le gustan al hincha número uno del Junior– hay que estar preparados para que apenas ruede el balón salir con todo a meter el primer gol para después ganar por goleada. El reto de Char es dejar de ser una figura regional para convertirse en un protagonista de la política nacional.

Federico Gutiérrez, con el sucesor en contra

Mientras Barranquilla cuenta con “una sola administración de cuatro alcaldes” –que permite darle continuidad a las políticas públicas exitosas y replantear aquellas que no han funcionado de la mejor manera– Medellín tiene ahora un alcalde que ataca todo lo que tiene que ver con su antecesor. Por cuenta de ese enfrentamiento el anterior mandatario Federico “Fico” Gutiérrez tiene que dar explicaciones sobre su gestión en asuntos complejos y espinosos, como ocurre con las Empresa Públicas de Medellín (EPM), blanco predilecto de los ataques del actual alcalde Daniel Quintero. Fico Gutiérrez cuenta con gran respaldo entre los habitantes de Medellín y goza de prestigio por sus logros al frente de la capital antioqueña, en especial en seguridad y movilidad. A diferencia de Char y de Toro, que tienen el músculo electoral de sus partidos (Cambio Radical y La U), Gutiérrez llegó a la alcaldía por movimientos respaldados por firmas de futuros electores. Y por mucho que haya cambiado la forma de hacer campañas electorales en el país –por aquello de la influencia de las redes sociales– no hay que desconocer el poder de la maquinaria, que se hace sentir –y mucho– el día de las elecciones. Aunque tenga mala fama y pocos la quieran de dientes para afuera, la maquinaria de los partidos se requiere para ganar elecciones. Punto.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • poder regional
  • Alejandro Char
  • Política
  • Regiones
  • alianza
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web