Mundo | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
El presidente Donald Trump al salir del hospital en el que estuvo interno por la Covid-19.
EFE
Mundo

Pandemia y protestas marcan elecciones en EE.UU.

El rumbo de la campaña electoral fue modificado por dos grandes crisis: la pandemia y las movilizaciones sociales de respaldo a los afroamericanos.

La agresividad contra los inmigrantes, que ha caracterizado el discurso del presidente de EE.UU., Donald Trump, y la gestión de las dos grandes crisis que le han sobrevenido en la recta final de su mandato, la pandemia de la Covid-19 y la movilización encabezada por la comunidad afroamericana han puesto contra las cuerdas al inquilino de la Casa Blanca a pocos días de que las urnas se pronuncien.

La Covid-19 ha dejado el país patas arriba, pero se ha cebado especialmente con las comunidades más pobres y vulnerables: los latinos y los afroamericanos.

Ante la crisis sanitaria, Trump ha restado importancia al virus y ha insistido en su gestión “inmejorable”; frente al movimiento antirracista y contra la brutalidad policial, el presidente se ha enrocado apelando a la “ley y el orden”; y hacia los inmigrantes ha seguido defendiendo su mantra de que quitan trabajo a los estadounidenses.

Y en todo momento,  Trump, fiel a su estilo bronco, no ha dejado de mostrarse cada vez más agresivo a medida que aumentan los reproches en su contra y las encuestas lo sitúan por detrás del candidato presidencial demócrata, Joe Biden, en las elecciones del 3 de noviembre.

La pandemia que cambió el país

El 21 de enero, en medio de las cada vez mayores preocupaciones desatadas en todo el mundo por la expansión de una nueva enfermedad que todavía no tenía nombre y cuyo medio de trasmisión se desconocía, EE.UU. anunció su primer caso positivo en el estado noroccidental de Washington, donde también se declaró, el último día de febrero, la primera muerte por Covid-19.

Nueve meses después, casi ocho millones de personas se han contagiado y más de 216.900 han muerto, la quinta parte de las muertes registradas en todo el mundo, donde, según la Universidad Johns Hopkins, el número de fallecimientos se acerca a 1,1 millones.

En ese lapso de tiempo, millones de estadounidenses perdieron su trabajo y el número de desempleados pasó de los 6,2 millones en febrero a los 20,5 millones en mayo de este año.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Columbia, entre mayo y septiembre 8 millones de ciudadanos ingresaron a la pobreza, especialmente hispanos y negros. Así, si antes de la pandemia el 23,7% de los latinos y el 23,8% de los afroamericanos eran pobres, en septiembre los porcentajes aumentaron al 25,8% y al 25,2% respectivamente.

La gestión que podría pesar en las urnas

Colas del hambre, calles vacías, metros y autobuses sin pasajeros; aumento de la violencia, restaurantes cerrados, estadios, museos, teatros y cines clausurados, aviones en tierra, barrios fantasma.

A lo largo y ancho del país se han visto imágenes desoladoras que contrastan con la actitud adoptada por Trump, de quitarle importancia al asunto y convertirlo en una arma política arrojadiza, externamente contra China e internamente contra los demócratas.

“La Casa Blanca podría estar dirigiendo en lugar de tratar de restar importancia (a la pandemia) e interferir con algunas de las comunicaciones clave que están sucediendo, porque eso solo hace que el trabajo de todos los que intentan contener esta pandemia sea mucho más difícil y que, lamentablemente, en última instancia, se mide en vidas y medios de subsistencia provocados por el impacto económico en cascada” cuenta a Efe el vicedirector del Centro Nacional para la Preparación ante los Desastres de la Universidad de Columbia, Jeff Schlegelmilch.

Un ejemplo de estas luchas e interferencias se han visto en el estado de Nueva York, que en marzo se convirtió en el mayor foco de contagio del país y cuyas autoridades mantuvieron, desde el principio, un pulso político con Trump.

Primero fue la petición de más personal médico, ayuda logística y económica, ventiladores y material de protección, que fueron muy criticadas por el presidente y la clausura de todo negocio no esencial, rechazado por el presidente, y más tarde, la creación de una alianza de varios estados para coordinar la reapertura, lo que fue calificado por el mandatario de “amotinamiento”.

Schlegelmilch critica también la confusión provocada en los ciudadanos por los continuos mensajes contradictorios sobre la pandemia emitidos por las autoridades, con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) recomendando llevar mascarillas y mantener la distancia social “y las imágenes de reuniones para recabar fondos y anuncios en la Casa Blanca con gente que no lleva máscara ni respeta la distancia social”.

Las vidas negras importan

EE.UU. llega también a las elecciones en el mayor momento de tensión racial de los últimos años, con la oleada de protestas desencadenada por los asesinatos de los afroamericanos George Floyd y Breonna Taylor a manos de policías.

A diferencia de años anteriores, en que las manifestaciones duraban unos días y se concentraban en las grandes ciudades, en 2020 se han prolongado durante meses –con momentos de mayor o menor intensidad– y han alcanzado tanto pueblos como urbes.

Para la veterana activista Gwenn Craig, “es tremendamente difícil deshacerse de los policías malos en este país”. Craig lleva décadas en la lucha por los derechos de las minorías, en la que comenzó a involucrarse en el San Francisco de los 60, el del verano del amor y las flores en la cabeza.

Esta afroamericana apunta al poder de los sindicatos policiales como el principal escollo para lograr cualquier mejora en las relaciones entre la autoridad y la comunidad negra, puesto que impiden que se quiten del cesto “las manzanas podridas”.

“Yo creo en los sindicatos, creo en las vías para proteger los derechos laborales de las personas, pero no pueden llegar al punto de no poder disciplinar y despedir a personas cuyas acciones dañan a los ciudadanos. Cuando alguien abusa una y otra vez de los ciudadanos, hay que echarlos”, afirma.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
Ver el especial

Más noticias de:

  • coronavirus
  • Donald Trump
  • Elecciones en Estados Unidos
  • elecciones presidenciales
  • Joe Biden
  • Pandemia
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web