Editorial

Víctimas de explotación sexual, las grandes olvidadas

Violaciones pagadas, drogas y abusos de todo tipo son parte del día a día de las víctimas de explotación sexual en Barranquilla. Niñas de 14 años o menos son ofrecidas por proxenetas a clientes en la misma cara de las autoridades. Esto no es un negocio, es crimen organizado.

Quienes se escandalizan porque una red de trata de personas con tentáculos en Colombia y Europa, como la que acaba de ser desmantelada en Francia, explotaba sexualmente a 50 mujeres “de manera absolutamente industrial”, suelen ser los mismos que apartan la mirada cuando se topan de frente con niñas vulgarmente ofrecidas por proxenetas a clientes, en las calles de Barranquilla. Muchos de ellos son testigos diarios del horror, pero prefieren seguir de largo. Su descomunal doble rasero moral les impide detenerse, así sea por un momento, a imaginar las atrocidades que padecen menores de edad, en ocasiones de apenas 10 años, absolutamente desamparadas, sometidas a amenazas, maltratos físicos, violaciones pagadas y todo tipo de asquerosas aberraciones por sus explotadores. Algunas veces, sus parejas, madres y familiares. 

¿Exageración?, ninguna. Varias menores, con edades entre 14 y 16 años, fueron halladas en el interior de una vivienda en el Centro de Barranquilla hace menos de una semana. Curiosamente, a pocas cuadras del Centro de Atención a Víctimas de Abuso Sexual, CAIVAS, de la Fiscalía General de la Nación. Algunas de ellas, venezolanas. Como sucede en contextos de extrema vulnerabilidad, estas redes instrumentalizan la precariedad económica y social de sus víctimas, las engañan para reclutarlas y cuando las tienen totalmente acorraladas, las esclavizan sin piedad. Niñas, mujeres y población LGBTIQ+, en situación de pobreza y estatus migratorio irregular, terminan siendo la mercancía del lucro ajeno de proxenetas que se enriquecen con su sufrimiento. Porque, aunque muchos se empeñen en negar lo obvio y defiendan discursos de libertad sexual, la explotación de seres humanos como la prostitución no son trabajos, son negocios con raíces en la criminalidad. 

Por tanto, ¡no se equivoquen! No se trata de realidades distintas. Las víctimas entrampadas en burdeles, prostíbulos o casas privadas en Europa o Barranquilla afrontan la misma coacción, sufrimiento o violencia. En todos los casos, estamos ante gravísimos delitos que más allá de su tipificación penal humillan, dañan y destrozan vidas que muchas veces jamás logran recomponerse ni tampoco quebrar el círculo maldito de manipulación, explotación y abandono en el que se encuentran inmersas. Casi nunca se escucha a las víctimas ni se pone el foco en los que pagan por tener sexo con menores de edad o incluso con mujeres adultas, conociendo que muchas están allí en contra de su voluntad. ¿Cómo es posible tanto cinismo? Pura desvergüenza.

Acudiendo a argumentos tan reduccionistas como que esto ha ocurrido toda la vida, nuestra dirigencia política evita hablar sobre abolición o regulación de la prostitución. Desconociendo que esta es una industria criminal que explota a niñas y mujeres, ignoran los derechos humanos de quienes son invisibles para la sociedad. Dolorosamente, de vez en cuando, suelen ser las mismas instituciones como la Policía las que incurren en imperdonables violencias de género contra las víctimas, al ponerse del lado del proxeneta. Como no, si el negocio es de lo más rentable, da para todo. Es imprescindible que quienes compran sexo escuchen los relatos de asco y desesperación de las víctimas. Dejen de suponer que niñas y mujeres están ahí porque lo desean o es su opción ideal de vida. Que su estulticia no les nuble la razón. Basta de doble moral. Jamás seremos una sociedad equitativa en Barranquilla si seguimos dejando atrás a las víctimas de explotación sexual. Son ellas las grandes olvidadas. Merecen dignidad, derechos, opciones distintas y, sobre todo, libertad. No se trata de dar lecciones de moral, pero nadie, so pena de convertirse en cómplice de la infamia, debería quedarse callado, tolerando o siendo testigos de la esclavitud sexual que consume en vida a niñas y mujeres. 

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

PAE a cuentagotas

Justo cuando comienza el cuarto mes del año en curso y dos meses después del inicio del calendario académico, de los siete departamentos de la región Caribe tres no han comenzado aún a ejecutar el Programa de Alimentación Escolar al que est

Leer
El Heraldo
Editorial

Inflación sin control

La decisión de la Junta Directiva del Banco de la República de subir las tasas de interés al 5 %, en un nuevo intento para contener la galopante inflación en el país, podría quedarse corta o ser insuficiente ante el alza de los precios que,

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.