Editorial

El Editorial | Escuchar a los jóvenes

La pandemia profundizó la inequidad que afrontan los jóvenes en materia de educación y empleo. Hoy en el Día Internacional de la Juventud es un deber de toda la sociedad renovar su compromiso con esta población que levanta su voz demandando oportunidades.

 

Los jóvenes juegan un papel fundamental en la construcción de toda sociedad. Dejarlos a la deriva es un acto de insensatez e indolencia, pero sobre todo de mezquindad que no solo profundizará la fractura generacional abierta con los mayores, sino que también será factor de permanente inestabilidad social. Acosados por la falta de oportunidades y de confianza en el futuro, buena parte de los once millones de colombianos de 14 a 28 años, el 22 % del total de la población, ha levantado la voz convirtiéndose en actores de cambio y visibilizando sus problemáticas más acuciantes con la esperanza de ser escuchados. Para ellos, el mañana es ahora, por lo que ni la estigmatización ni el asistencialismo son la respuesta que esperan. Los jóvenes piden la palabra y quieren ser tenidos en cuenta en el diseño de su futuro. Un reto de país que exige la suma de voluntades entre el Gobierno nacional, los territoriales, la academia, el sector privado, las organizaciones sociales y fundaciones que trabajan por su bienestar. Nos necesitan a todos.

2020 fue un año especialmente difícil para ellos. 200 mil desertaron de sus actividades académicas, su tasa de desocupación superó el 29 %, 3 millones ni estudiaban ni trabajaban y 2,5 millones subsistían en la informalidad. Parece lógico que el 75 % de los integrantes de esta generación sienta que los políticos no los atienden y el 70 % no confíe en las instituciones. Los menores de 28 años no logran sentar las bases de una perspectiva personal y laboral estable, y resienten que a su alrededor se levantan todo tipo de barreras, en especial en educación y empleo, en los que no encuentran mínimas condiciones de inclusión.

Acceder al mercado laboral formal es todo un desafío para los jóvenes, a quienes además se les dificulta su permanencia, advierte la Fundación Corona, mientras la Universidad del Rosario alerta sobre su vulnerabilidad en materia de empleabilidad, en particular durante la pandemia, debido a que son los primeros en ser despedidos y los últimos en ser contratados. Sus desventajas por “su falta de experiencia y la desconexión existente entre los sistemas educativos con el sistema laboral” demandan estrategias diferenciales enfocadas en las necesidades de esta población que, valga decir, es bastante heterogénea. Más allá de sus características particulares o condicionantes sociales, la clave está en garantizar mayor equidad para todos.

En el horizonte, dos hechos importantes que abren un camino esperanzador para los jóvenes porque podría empezar a cerrarse, por fin, la brecha generacional que soportan. El primero es el lanzamiento este viernes del Pacto Colombia con las Juventudes, tras el diálogo entre el Gobierno y más de 14 mil jóvenes en 492 mesas. Como resultado se construyó un documento final que fija el compromiso institucional del Estado colombiano para asegurar el ejercicio de sus derechos, deberes civiles y políticos a través de la puesta en marcha de un Conpes que contempla invertir $ 25,9 billones en los próximos 9 años. Se trata, sin duda, de un plan de acción bastante ambicioso con el que se intentará dar solución a los mayores problemas de este grupo poblacional que deberá mantener un estricto y permanente seguimiento sobre su avance. El otro asunto clave son las elecciones de los Consejos Municipales y Locales de Juventud, el 28 de noviembre, un proceso que está en curso y que permitirá a los jóvenes de 14 a 28 años inscribirse para elegir y ser elegido dándoles la oportunidad de decidir e incidir en la agenda gubernamental de juventud a nivel local y nacional. No hay fórmulas mágicas ni sencillas para superar este conflicto generacional, pero escuchar a los jóvenes y asegurar su participación democrática es un comienzo para reducir la inequidad y desigualdad que lastran sus expectativas.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

El Editorial | Talento y disciplina

Como ‘la princesa del sentimiento’, así se dio a conocer María Liz Patiño, la niña soledeña que conquistó con su talento, voz y presencia los votos de los seguidores del reality La Voz Kids y ganó esta nueva edición del concurso que fi

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.