Deportes | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Muchas escuelas han regresado a actividades bajo los protocolos de bioseguridad.
Cortesía.
Deportes

Las escuelas de fútbol, a meterle gol a la Covid-19 en Barranquilla

Varios semilleros han regresado a sus actividades bajo las medidas de bioseguridad. Los niños, los más beneficiados en esta decisión. 

Eduardo Galeano inmortalizó la frase. “No hay nada más vacío que un estadio vacío”, afirmó el recordado escritor uruguayo. 

Una neblina tapó las emociones que se evidenciaban en las canchas de fútbol de Barranquilla, antes de la Covid-19.  Esa bruma ha empezado a desaparecer. 

Los rectángulos verdes decorados con el color de la grama, o amarillos, por la tonalidad de la arena, en donde la ‘caprichosa’ vive dando tumbos con el fin de llegar a una portería y desatar el grito de gol, exigen y aclaman por el regreso de sus actores. 

El primer paso se ha dado. Si bien el ritual sagrado del fútbol sigue detenido y, las gargantas continúan ahogadas por vociferar un gol, de a poco, con prudencia como la situación lo exige, el balón empieza a rodar. 

Quienes cargan con la responsabilidad de esta labor, primeramente, son las escuelas de formación. 

Hace casi siete meses, estos semilleros debieron cerrar sus puertas sin olvidar su función: el desarrollo de los jóvenes a través del deporte. 

Ahora, 210 días después, las escuelas abrieron sus puertas con todos los protocolos de bioseguridad establecidos por la Secretaría de Deportes y retomaron sus obligaciones con cada joven que, algún día, quiere ser el próximo referente del balompié mundial. 

El 21 de septiembre, la Secretaría de Deportes dio aval para que los clubes y escuelas de formación deportivas de Barranquilla reanudaran la práctica de sus disciplinas en entrenamientos individuales. Con este aval, las escuelas organizaron sus planes de trabajo para que sus niños regresaran, con todos los cuidados, a disfrutar del ejercicio, la convivencia sana y el deporte. 

“El tema fue difícil. Esto duró casi siete meses. Pensamos que sería algo corto, pero cuando vimos que crecía, la situación fue crítica”, afirmó José ‘Ringo’ Amaya, director de la Escuela Ringo Amaya, en entrevista a EL HERALDO. 

Para el exfutbolista, la reapertura de las escuelas es un alivio para los jugadores, sus padres y los entrenadores. 

“Aquí tenemos 25 profesores más la gente de la parte administrativa y todos dependemos de la escuela. Tuvimos que hacer esfuerzos durante este tiempo de cierre. Gracias a Dios, los niños ya pueden volver y despejar la mente”, comentó Amaya. 

El fútbol, como deporte, depende mucho del estado emocional de sus personajes. Para los pequeños futbolistas, volver a las canchas, los libera de una rutina forzada. 

“Sacarlos de tanto internet es importante. Si bien es una herramienta útil, también puede ser perjudicial. Los niños están contentos con el regreso de la actividad individual”, agregó el campeón con Junior.

Desde hace varias semanas, las escuelas han retomado sus funciones. 

Pese al miedo de algunos padres, hasta el momento, la situación ha fluido de manera exitosa. 

“El reinicio ha sido excelente. La relación de fidelidad que mantuvimos con los padres y el orden en los protocolos tiene a todos contentos”, sentenció Amaya, que cuenta con más de 300 niños, pero solo  puede entrenar 50 como máximo por sesión, según el protocolo. 

En imágenes | El protocolo de las escuelas de fútbol paso a paso

Los jóvenes futbolistas tuvieron que amoldarse a la nueva realidad.

En la entrada, los asistentes deben llenar un formulario de control para saber si han tenido síntomas o han estado en contacto con una persona con síntomas asociados al coronavirus.
Después de pasar por el primer control, a quienes vayan a los entrenamientos se les toma la temperatura para verificar si existe fiebre y llevar un registro, día a día, de cada jugador.
En el tercer puesto de control, cada persona que desee asistir a los entrenamientos, sea jugador o padre de familia, debe desinfectarse bajo los protocolos entregados y obligatorios que la Secretaría de Deportes hizo llegar a los clubes. José Amaya participa en esta parte en su escuela.
Los jóvenes son llevados a los baños para que se laven sus manos previo a la práctica. De ahí, se ponen los guayos de fútbol y se desinfectan en unos tapetes. Después, están listos para entrenar.

En las escuelas es tendencia el método de entrenamiento. Cada niño, en su estación, con sus implementos, practica bajo la guía de los profesores. En ningún momento los infantes tienen contactos uno con otro. 

Esa misma dinámica se maneja en La Jaula, otra escuela que entró en el proceso y ya opera en su sede desde el 29 de septiembre con todas sus categorías. 

Al igual que Amaya, La Jaula compartió con los padres de familia una encuesta con el fin de analizar el apoyo o la negativa de retomar las clases. 

Sesenta niños se inscribieron para las clases iniciales y, La Jaula, inició su marcha. 

“Para la aprobación de la Alcaldía debíamos mandar un papeleo con las dimensiones de la cancha y ellos te decían cuántos niños por hora podían entrenar. Nosotros tenemos capacidad para 20 por clase con dos metros de separación”, aseguró Ramón Anaya, de la escuela La Jaula. 

Para estos formadores, el retome de actividades ha sido positivo, pese a que aún no se pueden jugar partidos ni competencias contra otros equipos. Solo entrenamientos individuales. 

“Es una luz de esperanza que podamos realizar entrenamientos. De todas maneras, algunos padres tienen miedo aún. Creo que bajo los protocolos, si se cumplen, el tema funciona. Nosotros nos aferramos a la dinámica de la ciudad porque por mucho que queramos, la dinámica de la clientela marca la pauta”, completó Anaya. 

Hasta hoy, el Gobierno Nacional no ha aprobado la práctica de deportes de contacto físico, por lo que los niños no pueden competir entre sí. 

Esta situación no la comparte Carlos Bolívar, director de la Escuela Barranquillera, quien sí reconoce lo importante del retome de los entrenamientos individuales, pero que también hace énfasis en que los niños quieren jugar fútbol y competir. 

“Los chicos estaban ávidos, desesperados, porque la para fue muy grande. El entrenamiento virtual nunca lo detuvimos, pero se iban saliendo muy rápido. Bajamos el promedio de niños.  No pueden hacer fútbol, no hay partidos, no se vislumbran torneos por ahora. Ahora que se den cuenta que no hay torneos, va a pasar la deserción. Ellos quieren competir”, aseveró Bolívar. 

En su semillero, uno de los más tradicionales de Barranquilla, los jóvenes realizan el mismo proceso de bioseguridad y de entrenamiento (por circuitos individuales). 

Bolívar también se refirió a la tranquilidad que le ha traído a los padres de sus dirigidos que ‘la Barranquillera’ abriera. 

“Para ellos fue un descanso, los veo optimistas con los protocolos. Los niños encerrados, engordando, haciendo desastres en la casa. Los padres necesitaban esto”, agregó el experimentado gestor. 

El dirigente tampoco ocultó su descontento con las decisiones tanto locales como nacionales y aseguró no entender las restricciones que aún se tienen para las competencias en los torneos de jóvenes. 

“No entiendo al Gobierno. Todo está lleno: restaurantes, bares, buses, playas, pero los que hacen deporte no pueden competir. Acá dependemos del Gobierno a diferencia de Cali, Medellín y Bogotá.

Allá los gobiernos locales habilitaron a todos en sus categorías. La respuesta que recibimos aquí es que el Gobierno Nacional decretó la no apertura del entrenamiento colectivo”, sentenció Bolívar. 

Pese a la negativa para competir, los resultados en estas dos semanas de entrenamientos son más positivos que negativos.

Los niños vuelven a ejercitar la mente y el cuerpo; los profesores imparten sus clases presenciales y reciben sus sueldos; y las escuelas reanudan su propósito: sembrar las semillas para que los jóvenes construyan unos cimientos a través del deporte y sean personas integrales. 

La pelota no se mancha. Mientras los ‘pelaos’ entrenan ansiosos por jugar, las gargantas también calientan para gritar un gol.

¿Y las canchas sintéticas?

Trece organizaciones de este sector han solicitado los permisos para abrir sus puertas bajo los protocolos de bioseguridad. 

En información suministrada a EL HERALDO, el Distrito reconoció “esfuerzos para brindar acompañamiento y soporte a los gerentes de las canchas sintéticas”. 

Según informaron, solo se espera que el Gobierno autorice las prácticas recreativas en deportes de contacto para ellos permitirlo en Barranquilla. 

“Sabemos que este sector se ha preparado con todas las medidas necesarias, por lo que desde las secretarías de Desarrollo Económico y Recreación y Deportes consideramos que estamos listos para que, cuando el Gobierno Nacional así lo permita, ese día todas las canchas de la ciudad estén autorizadas”, amplió la información.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

¡Volvió toda la emoción del FÚTBOL COLOMBIANO!

Haz tus predicciones, acierta los marcadores y gana puntos para ser el N°1 del ranking.

Demuestra que eres un CRACK DE LOS MARCADORES, compite por el liderato del ranking.

¡Jugar ahora!

Más noticias de:

  • Atlántico
  • Deporte en el Atlántico
  • Escuelas de formación deportivas
  • Fútbol
  • Fútbol en el Atlántico
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web