El Heraldo
Opinión

Nada es para siempre

¿Por qué quererlo todo para siempre y sin límite?

En días pasados tuve acceso a una conversación, en mi opinión, clave y diciente. Nada tiene que ver con interceptaciones ilegales o filtraciones de investigaciones en curso, pero me luce en ella, evidencia considerable de lo que nos asfixia y nos consume.

Fue una conversación cotidiana que sostenían dos adultos con reconocida experiencia en sus actividades profesionales, aclaro, no siempre la adultez es madurez y la experiencia sabiduría.

En un aparte, uno de ellos le manifestaba al otro la necesidad imperante de permanecer vigente, de estar ahí en “la primera línea de acción” “en la jugada” para citarlo literalmente.

Mientras escuchaba con atención, recordé mis días en la publicidad y algunos slogans exitosos de la época como: “Siempre Coca Cola”  “Rexona no te abandona” y “Los diamantes son para siempre.”

Entonces, pensé que durante muchos años nos ha perseguido el concepto y la necesidad de permanencia, la vendimos y la compramos.

Con el paso del tiempo, de las décadas y los oficios, su significancia varía, pero no se va, adopta diferentes formas y suele pasar de ser una idea, o una frase, a convertirse en un vestido hecho a la medida, en religión, en pretexto o en fantasma y, para algunos, probablemente en destino.

Poco hay de malo en buscar felicidad. Mucho menos en querer ser amado, tampoco hay maldad en buscar prosperidad y no la hay en querer influir, ni siquiera en pretender gobernar y mucho menos en vivir.

La cuestión podría estar en el cruce de la vigencia con la permanencia. Esa esquina debería tener más de un semáforo. Es allí donde la ansiedad por prolongarlo todo y pretenderlo eterno empaña el vidrio y produce el choque.

La intención de ser perpetuos y querer perpetuarlo todo puede producir más tumores que la mas maligna de las metástasis.

¿Por qué quererlo todo para siempre y sin límite?

La felicidad sin límite es el nutriente básico de la infelicidad. Esperar  que el amor no se transforme es insumo para dejar de ser amado. Buscar riqueza sin detenimiento es empezar a conducir el vehículo sobre la línea roja que separa lo legítimo de lo sobornable, lo corruptible y lo comprable. 

Tratar de ser influyente de manera vitalicia suscita correr el peligro de parecerse a lo obsoleto y omitirlo por vanidad, es desconocer otras voces y otros corazones.

¿Y qué decir de gobernar? El deseo del poder eterno suele ser un veneno que alimenta al ególatra y al narciso para que no abandone la idea de pensar que la rotación de la tierra no es posible sin su presencia.

Y con la vida, nada es menor. Ojalá podamos evitar la dolorosa escena de morir adheridos a la cama sin entender que para todos hay un último suspiro.

Hoy es preciso soltar, es imprescindible dejar ir y necesario modificar el concepto de final para entender que termina la canción, pero existe la música.

Algunas disciplinas místicas y teorías cuánticas contemplan el tiempo no lineal en donde todo es posible y, con la debida evolución navegaremos en ello, pero antes, sería noble separar los planos y comprender que en este, en el minúsculo, nada es para siempre, lo único permanente es el movimiento, el cambio, y en ello, la belleza, la magia, la liberación, la sorpresa y la superación.

Valdría la pena empezar por darle un abrazo fuerte a la impermanencia.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Rafael Nieto

Inaceptable adoctrinamiento

Esta semana se conoció el caso de una profesora de secundaria en el Valle, Sandra Ximena Caicedo, que puso a sus estudiantes una tarea sobre los "falsos positivos” que era en realidad un claro esfuerzo de adoctrinamiento.

Como el de S

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Todo es sufrimiento

La realidad no es bonita. Basta con escuchar o leer las noticias para que pensemos que las cosas están mal o, en su defecto, que van de mal en peor. Y nada de eso es novedad. De algún modo, vivir siempre ha sido sinónimo de sufrir. En su primer

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

Aprender a fluir

Hasta la segunda semana de marzo de 2021, las estadísticas indicaban que más de 202 millones de personas habían recibido una dosis de la vacuna, mientras que 75 millones de ciudadanos ya habían culminado su ciclo de dosis.

Por supues

Leer
El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

La Costa y sus juglares

Un fenómeno popular fue el de los juglares que deambulaban por los pueblos del sur de Europa en la Edad Media. Iban cantando sus canciones. La gente salía a las caminos, se apiñaba para escucharlos, les daba comida para alimentarlos y también

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web